UNAM
22 de noviembre de 2014
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Al día » Cómo cosechar agua de lluvia
imprimirmenosmas

Cómo cosechar agua de lluvia

Elizabeth Pérez

En septiembre de 2010 se publicó en la edición impresa de ¿Cómo ves? un reportaje sobre la cosecha de agua de lluvia como una posibilidad. Hoy esta técnica se ha empezado a aplicar en varias colonias del Distrito Federal, por ejemplo, en Tetacalanco, Xochimilco. En esa zona no hay suministro de agua potable, por eso no es raro ver burros tambaleándose con garrafones de agua que se venden a nueve pesos cada uno.
Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el país la disponibilidad de agua ha ido disminuyendo. Por ejemplo, en 2005 era de 4,573 m3 por habitante al año y para 2010 había bajado a 4,230 m3. En promedio, la población de México dispone de 474, 637 hm3, un índice bajo en comparación con otros países.
Algunos investigadores de la UNAM, como el doctor Luis Marín del Instituto de Geofísica, están perfeccionando un tipo de filtros capaces de limpiar el agua de lluvia para lograr que ésta no sólo sea de uso doméstico sino también para consumo humano.
En la ciudad de México ya se llevan a cabo iniciativas como la de Isla urbana, asociación civil que ha diseñado la infraestructura para utilizar el agua de lluvia en actividades cotidianas y, con el tratamiento adecuado, hacerla potable. Integran la asociación diseñadores, ingenieros y sociólogos cuyo principal compromiso es “integrar conocimiento e investigación con extensa experiencia y diseñar los mejores sistemas de captación pluvial”. De 2010 hasta la fecha esta asociación ha perfeccionado el sistema de captación de agua de lluvia, que hoy es más sencillo, práctico y accesible. Entre sus propósitos se encuentra el combatir la escasez de agua, la sobreexplotación de los ríos y acuíferos, la alta demanda del agua de la red e incluso las inundaciones. El sistema funciona de la siguiente manera:

  1. Alrededor del techo se instalan canaletas para conducir el agua (en el caso de techos de dos aguas o lámina). Es muy importante tenerlo limpio.
  2. Las canaletas desembocan en un “filtro de hojas”, que consiste en una malla de plástico muy fina para impedir el paso de hojas y basura.
  3. El agua que cae en los primeros 5 o 10 minutos de un aguacero no se debe recolectar, ya que es la más sucia por cumplir la función de limpiar el techo. Una vez que pasa por el primer filtro, el agua llega a un “separador de primeras lluvias” llamado Tlaloque, que tiene un sistema de flotador. Cuando el recipiente se llena, el flotador obstruye la salida del agua sucia y permite el paso del agua limpia a la cisterna.
  4. En la cisterna se coloca un “reductor de turbulencia”. Su función es limitar la velocidad de entrada del agua para evitar que los sedimentos se revuelvan.
  5. La cisterna también debe contener una “pichancha flotante”, que permite que la bomba extraiga el agua de las capas superiores, donde el agua está mas limpia.
  6. Después el agua se conduce al “tren de filtrado”. El primer filtro quita sedimentos hasta 50 micras, la mitad del grosor de un cabello. El segundo es de carbón activado y elimina los contaminantes químicos, además de olor, color y sabor. De aquí, el agua puede ser conducida a un tinaco o depósito que alimente toda la casa o del que se pueda extraer el agua con una manguera.

Con un buen mantenimiento de todas las partes de la instalación, el sistema puede durar muchos años. Para instalarlo se requiere que en la casa haya cisterna y bomba de agua. Con apoyo de diversas instituciones, la asociación Isla Urbana aporta los componentes del sistema, con un costo aproximado de $5,500.00 y las familias pagan sólo la mano de obra, como cofinanciamiento.
Este desarrollo también ha impulsado la creación de empresas mexicanas; un ejemplo es Solución pluvial, dedicada a la construcción y venta del sistema para cosecha de lluvia.
Te invitamos a que leas más sobre el problema del agua en el número 142 de la revista ¿Cómo ves?

http://www.islaurbana.org/que_es.htm

Subir