UNAM
21 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 2 » Aquí estamos
imprimirpdfmenosmas

Aquí estamos

No. 2 Los électrones y Luis Miguel

Desde que me acuerdo, he tenido contacto con la ciencia y la tecnología, aunque sin saberlo, claro está. Para mí la ciencia es algo muy divertido que, aunque no lo crean, siempre está con nosotros: desde el hecho de que la comida se eche a perder, pasando por prender la tele, hasta los típicos proyectos de ciencias en la escuela.

La semana pasada, en el laboratorio de química, hicimos una práctica en la que vimos y comparamos los distintos componentes de las frutas, las verduras, los jabones, las cremas y más sustancias que podemos encontrar en nuestras casas, así que con esto vi que no se necesita estar en una intensa investigación para “jugar” con sustancias ácidas, básicas o neutras.

Por otro lado, están los famosos exámenes de matemáticas, física, química y biología, a los que todo el mundo teme y que son la razón principal del comedero de uñas.

A mi me parece que la ciencia es algo fácil y no algo que tenemos que aprendernos de memoria, quemándonos las pestañas hasta las cuatro de la mañana un día antes del examen. Creo que si la relacionamos con ideas simples de la vida diaria, podemos comprender mejor. Por ejemplo, me acuerdo que en segundo de secundaria, para biología nos teníamos que aprender todo sobre el origen de los seres vivos y no podía, por más que lo intentaba, aprenderme las teorías. Así que me imaginaba “saboteando” los proyectos de todos los científicos que habían dado las teorías. Por ejemplo, para refutar la generación espontánea, Pasteur utilizó un matraz cuello de cisne, donde las esporas y bacterias se asentaban, así que yo me imaginé entrando en la noche a su laboratorio y soplando por el matraz, logrando así que el caldo nutritivo dentro del matraz se contaminara, por lo que Pasteur nunca se hubiera enterado que la generación espontánea no existe y así no se hubiera creado ninguna otra nueva teoría, como la físicoquímica de Oparin-Halden. De este modo, fue muchísimo más fácil que yo sacara una buena calificación en el examen y hasta ahora no lo he olvidado.

Otro ejemplo, aunque más reciente, me pasó en química. De hecho, fue sobre Planck con los cuantos y los fotones, aunque en éste no le compliqué la vida a nadie. Solamente facilité la mía y, para ser honesta, mi maestra de química inorgánica me ayudó. En este caso, me imaginé que el núcleo era Luis Miguel y el átomo, el Auditorio Nacional. Yo ya tenía boletos de primera fila, pero unas chavitas se morían de ganas de cambiarme el lugar y para lograrlo me ofrecieron mucho dinero (lo que sería la energía); así que al ir a un lugar más alejado del núcleo, el electrón (o sea yo) recibe más energía y, en cambio, si yo hubiera querido llegar a primera fila o al menos acercarme, hubiera tenido que pagar por lo que concluyo que, al acercarse al núcleo, el electrón libera energía y así he hecho con muchas leyes y teorías. No digo que todo funcione para todo el mundo pero a mí sí me ha funcionado imaginarme cosas que me gustan y relacionarlas con la ciencia. Y si con esta carta ayudo a alguien de algo ya ha servido.

¡Suerte con sus exámenes y échenle ganas, así es como se aprenden las cosas!

Gabriela Huerta V.
Segundo de Preparatoria

 

Este espacio es tuyo: aquí puedes publicar tus comentarios, reflexiones y experiencias en torno a la ciencia. Envíanos un texto breve y adjunta tu nombre, dirección, teléfono y el nombre de la escuela a la que asistes. Manda tus colaboraciones.

Fax: 5665-2207

Correo electrónico: comoves@dgdc.unam.mx

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir