UNAM
23 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 21 » Aquí estamos
imprimirpdfmenosmas

Aquí estamos

No. 21 El conocimiento y más allá

¿Te has preguntado alguna vez qué hay más allá? No me refiero a la muerte sino al Universo. Sabemos, o dicen, que el Universo es muy grande, tanto, que nadie se lo puede imaginar. Pero ¿dónde termina? Y si es que termina, ¿qué hay detrás?, ¿qué hay más allá de este planeta, de este Universo?

Tal vez no viene al caso hacerse esta pregunta si uno tiene los pies bien plantados sobre la Tierra. Pero da la casualidad de que creo que yo no... Yo quiero saber en qué acaba todo esto y cómo empezó. ¿Cómo fue posible que con unos cuantos elementos químicos y un poco de energía se produjera la vida, la muerte; este ciclo que nunca se acaba, o que por lo menos parece no tener un fin. Y creo que de alguna forma he vuelto al punto donde empecé: el planeta en donde todo “esto” (llámese vida) está a mi alcance, la Tierra en donde vivo.

No digo que los genios que se han hecho esas preguntas sean despreciables. Al contrario, fueron brillantes. Entre ellos están Oparin y Haldane, que avanzaron mucho en cuanto al “origen de la vida” (título precisamente del libro de Oparin), o Miller y Fox con sus magníficos experimentos. Pero, ¿cuántos han sido capaces de sintetizar vida tal cual? Ninguno...

Y esto es algo que a veces me deja boquiabierto; no importa qué tan grande sea, el simple hecho de que el Universo haya sintetizado la vida (si así se puede decir) lo hace lo suficientemente fuerte para convencerme de no levantar mucho los pies del suelo y no meterme mucho con él. Efectivamente, quiero dejar en ustedes, los lectores de ¿Cómo ves?, sembrada una semilla y mostrar una teoría que se puede aplicar muy bien a este caso. El conocimiento se lleva dentro y desde ahí se debe empezar. No podrás nunca ver las hojas de un árbol sin antes haber cultivado la semilla adecuadamente.

Así que creo que no tiene caso hacerse preguntas sin respuesta; además, la curiosidad mató al gato. Tampoco estoy en contra de la curiosidad, yo mismo soy un curioso. Pero habría que volvernos más curiosos hacia lo que tenemos aquí para mejorar primero la calidad de vida en nuestro hogar y en nuestro planeta, y luego ponernos a buscar vida en otros planetas y galaxias. Creo que precisamente por eso estoy estudiando medicina.

Daniel Regnier Romero
Estudiante del primer año,
Facultad de Medicina de la UNAM

 

Este espacio es tuyo: aquí puedes publicar tus comentarios, reflexiones y experiencias en torno a la ciencia. Envíanos un texto breve y adjunta tu nombre, dirección, teléfono y el nombre de la escuela a la que asistes. Manda tus colaboraciones.

Fax: 5665-2207

Correo electrónico: comoves@dgdc.unam.mx

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir