UNAM
16 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 81 » Aquí estamos
imprimirpdfmenosmas

Aquí estamos

No. 81 El jet lag o síndrome del viajero moderno

Los viajeros frecuentes están familiarizados con los molestos síntomas del jet lag, pero poco se sabe acerca de su origen. Jet lag es la expresión común para referirnos al síndrome de desincronización por cambios de horario, que normalmente se produce al viajar a otras latitudes. En otras palabras, es el desajuste del organismo ante cambios de horario de más de tres horas. Éste incluye síntomas que van desde fatiga, insomnio, irritabilidad, ansiedad, desorientación, falta de concentración y motivación hasta mala digestión, falta de apetito, deshidratación, dolor de cabeza y muscular. La intensidad y duración de los síntomas varían de acuerdo a la persona, el número de husos horarios que se atraviesan y la dirección del vuelo.

Se ha comprobado que gran parte de nuestra actividad diaria está regida por un reloj biológico interno que actúa como un “reloj despertador” que inicia cualquier proceso biológico en el momento apropiado del horario ambiental y permite medir adecuadamente el transcurso del día y estimar su duración. Cuando viajamos, ese reloj interno pierde coordinación con el ambiente, por lo que nuestro cuerpo necesita un periodo de reajuste.

El tiempo de reajuste está normalmente dado en función del número de husos horarios atravesados y varía en cada persona. En recientes investigaciones se ha encontrado que la adaptación es más rápida cuando se viaja hacia el oeste que hacia el este, ya que se necesita aproximadamente de un día para adaptarse por cada hora y media de diferencia con el horario anterior si se viaja hacia el oeste y de un día por cada hora para un vuelo hacia el este.

Pero no hay de que preocuparse, aunque no puede evitarse, el jet lag puede controlarse. Existe una serie de métodos naturales que aminoran los síntomas y pueden aplicarse antes, durante y después del vuelo. Antes de volar es recomendable tratar de adaptarse al horario de destino evitando siestas a deshoras. Durante el vuelo se recomienda evitar la cafeína y las bebidas alcohólicas, así como las pastillas para dormir ya que producen inmovilidad prolongada durante el vuelo y pueden ocasionar efectos adversos; mantenerse hidratado (de preferencia con agua sin sabor) y masajear piernas y pies. Ya en el destino, exponerse a la luz solar y tratar de dormir y comer de acuerdo al nuevo horario.

Así, si los viajeros modernos queremos disfrutar de las vacaciones o viajes de trabajo, no hay que olvidar que al llegar a nuestro destino además de ajustar la hora de nuestro reloj, también hay que ajustar el interno. ¡Feliz viaje!

Jazmín Carrillo y Kristel Gopar

 

Este espacio es tuyo: aquí puedes publicar tus comentarios, reflexiones y experiencias en torno a la ciencia. Envíanos un texto breve y adjunta tu nombre, dirección, teléfono y el nombre de la escuela a la que asistes. Manda tus colaboraciones.

Fax: 5665-2207

Correo electrónico: comoves@dgdc.unam.mx

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir