UNAM
12 de agosto de 2020
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 257 » Moda rápida: la industria que desviste al planeta
imprimirpdfmenosmas

Moda rápida: la industria que desviste al planeta
Ilustración: Eva Lobatón

Moda rápida: la industria que desviste al planeta

Claudia Hernández

La moda rápida tiene presencia en prácticamente cualquier centro comercial y nos cautiva porque con ella podemos lucir una apariencia moderna a precios accesibles. Sin embargo, se trata de un modelo de negocios altamente contaminante y controvertido.

Nuestra manera de vestir influye en cómo nos relacionamos con las personas, nos da sentido de pertenencia y nos ubica en un determinado estrato social, queramos o no. En diferentes lugares y momentos de la historia se promulgaron leyes que dictaban los tipos, colores y materiales de las prendas que se podían usar. El objetivo, de acuerdo con la historiadora inglesa Aileen Ribeiro, era que nadie se vistieran por encima de su clase social. Aunque hoy en día sigue habiendo códigos de vestimenta, lo que escogemos para ponernos ahora depende más bien de las tendencias de la moda y de nuestro presupuesto. Durante la segunda mitad del siglo XX el precio de la ropa aumentó a un ritmo menor que el de otros productos por el consumismo en este sector.

El Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés) estima que hoy en día compramos 60 % más ropa que en el año 2000. En 2017 la distribuidora Grupo AXO reportó un aumento de las ventas del 75 % en México en comparación con 2013. Este aumento también obedece a que hay más disponibilidad. Otro de los cálculos del WRI es que el volumen de ropa que se produce anualmente alcanza para que todas las personas del mundo compremos al menos 20 prendas cada año, más o menos a razón de una prenda cada tres semanas.

Pero el ensueño de la ropa disponible y asequible se transforma en pesadilla cuando echamos un ojo al panorama completo: desde lo que tiene que suceder para que las prendas lleguen a las tiendas hasta lo que hacemos con ellas después de que las compramos.

El impacto de la moda rápida

La moda rápida es un modelo de negocios acelerado que impulsa a la gente a comprar más ropa motivada por precios bajos y múltiples microtemporadas por año. Se estima que la industria de la moda rápida aumentará 50 % para el año 2030, no obstante la creciente demanda de prendas ya tiene un fuerte impacto en el medioambiente.

  • La industria de la moda rápida es responsable del 10% de las emisiones globales y de la producción del 20% de agua residual a nivel mundial.
  • Al lavar la ropa sintética se desprenden micropartículas; es así que 30% de los desechos plásticos en el océano son microfibras textiles.
  • A escala mundial la siembra de algodón ocupa solo 2.4 % de la tierra cultivada pero consume 6 % de los pesticidas y 16 % de los insecticidas; actualmente menos del 1% es algodón orgánico.
  • En 2015 la industria de la moda rápida produjo 92 millones de toneladas de desechos.

Reciclaje y uso

El proceso de reciclaje daña a las fibras textiles lo cual reduce sus usos (más que para prendas nuevas se emplean para aislantes, etc.); es más barato confeccionar prendas nuevas con fibras nuevas que reciclar ropa vieja.

  • 12 años nos tardaríamos en reciclar 48 horas de producción de moda rápida.
  • 1 % de los textiles se recicla.
  • 73 % de la ropa que reciben las organizaciones caritativas y los pepenadores textiles del mundo se quema o entierra.

Utilidad fugaz

Para hacer una prenda artesanalmente, primero hay que ir a la toma de medidas, luego hay que hacer o escoger un diseño, después hay que elegir la tela y finalmente esperar a que la prenda esté lista para probárnosla y enamorarnos de ella o hacer los ajustes pertinentes. Podríamos decir que esta forma individualizada de producción constituye una especie de moda lenta. Hoy en día, la ropa prácticamente ya no se elabora así, sino bajo el esquema de ropa producida con medidas estándar que espera en anaqueles a que vayamos a comprarla. La idea de la rapidez en la moda rápida o fast fashion no se refiere solo a la velocidad de los procesos de producción y venta de la ropa, sino también a la brevedad del tiempo que la usamos. Este tipo de ropa suele hacerse con materiales de mala calidad y con acabados pobres, así que muy pronto se desgasta o se rompe. Aunque podríamos usarla por más tiempo si hacemos algunas composturas, hay una segunda razón que nos decide a desecharla: pasa de moda.

Las prendas, así como los zapatos, los accesorios, el estilo del pelo y el maquillaje que complementan nuestra imagen, estarán a la moda o se considerarán anticuadas en función de las tendencias de temporada. Las tendencias siempre han cambiado, solo que hoy en día lo hacen a un ritmo sin precedentes. Hasta hace unos 30 años la industria de la moda se desarrollaba alrededor de dos grandes temporadas: primavera-verano y otoño-invierno. Hoy, en cambio, el WRI ha llegado a contabilizar más de 50 micro-temporadas al año, además de nuevos ciclos como el regreso a clases y las graduaciones. Si no quieren rezagarse, las tiendas tendrían que cambiar su surtido de ropa cada semana.

Como otra característica de la moda rápida es que cuesta poco; para mantener un buen margen de ganancia tiene que haber un volumen de ventas muy alto todo el tiempo. Para conseguir esta meta, las campañas de publicidad utilizan estrategias psicológicas para convencernos de comprar ropa que no necesitamos: prendas preciosas a precios increíbles que nos abren la puerta al mundo de la popularidad o al de la clase social a la que aspiramos. Si el precio no fue gancho suficiente, entonces utilizan la carta del descuento: ofertas inigualables que nos brindan una segunda oportunidad de entrar en ese mundo. La realidad es que su intención es sacar toda esa ropa para hacer lugar a la nueva colección. Desde hace décadas, el modelo de negocios de la moda pasó de “producir lo que se pueda vender” a “vender lo que se produce”.

El lado inhumano de la moda

La industria manufacturera emplea aproximadamente a 75 millones de personas en todo el mundo, medio millón en México. Aunque en su mayoría son mujeres de entre 18 y 24 años, esta industria ha protagonizado múltiples escándalos por emplear a niñas y niños. Tampoco es secreto para nadie que a estas personas se les explota con largas jornadas de trabajo y malas condiciones laborales.

Uno de los eventos más infames ocurrió el 23 de abril de 2013 cuando el edificio Rana Plaza en Bangladesh se desplomó, matando a más de 1 100 personas e hiriendo a otras 2 500. Durante los dos sismos del 19 de septiembre en la Ciudad de México, cientos de costureras perecieron cuando sus edificios de trabajo se desplomaron. A diferencia del derrumbe de Bangladesh, aquí no sabemos con certeza quiénes ni cuántas eran.

Por si esto fuera poco, está el tema de los salarios. Dana Thomas, periodista estadounidense especializada en moda y cultura, estima que a una persona se le pagan apenas unos cuatro pesos por confeccionar una prenda de $400. La moda rápida es una industria de 35 000 millones de dólares anuales que se reparte de manera escandalosamente inequitativa: en 2017 la revista Forbes estimó que una costurera tarda casi dos años en ganar lo que un director gana en dos horas.

Emisiones de miedo

Es muy difícil tener cifras precisas del impacto ambiental de la moda rápida porque se trata de una industria global cuyos procesos ocurren en países diferentes. Aun así, se pueden hacer estimaciones. En 2017 el foro para la sustentabilidad en la moda Global Fashion Agenda y la consultoría estadounidense The Boston Consulting Group, publicaron un reporte en el que estiman que en 2015 la industria de la moda fue responsable de la generación de 1 715 millones de toneladas de emisiones de CO2 equivalente, del consumo de 79 000 millones de metros cúbicos de agua y de la producción de 92 millones de toneladas de desechos. También estimaron que, si la industria de la moda no cambia sus procesos, estos números aumentarían en un 50 % para 2030.

El CO2 equivalente es una medida de la emisión total de gases de efecto invernadero y se calcula a partir de la producción directa o indirecta de las emisiones. En el caso de las fibras naturales, se contabilizan las emisiones de los combustibles fósiles que usan la maquinaria y los sistemas de riego, así como las de los fertilizantes, las de las heces de los animales y las de las quemas. Para las fibras sintéticas, que son derivadas del petróleo, el contador de emisiones arranca desde la búsqueda de depósitos de crudo.

Antes de continuar vale la pena recordar que nuestro sistema económico es capitalista y, en consecuencia, las empresas se instalarán en lugares donde los costos de producción se mantengan al mínimo para poder maximizar la ganancia. En el caso de la industria de la moda, los principales productores son China, Bangladesh, India, Vietnam, Indonesia y Turquía; México aparece un poco más abajo en esta lista del Banco Mundial de Datos. Los principales consumidores son Estados Unidos, los países de la Unión Europea, China y Japón. No es nada descabellado imaginar un escenario en el que una prenda que se vende en Estados Unidos se haya hecho en China con algodón cultivado en Egipto. Esto quiere decir que se necesitarán cientos de vehículos terrestres, aéreos y marítimos para trasladar los insumos a todos estos lugares, lo que representa otro montón de emisiones que contabilizar. Y no hay que olvidar las emisiones generadas por los combustibles necesarios para operar herramientas y máquinas de toda la cadena de producción, y para generar la electricidad que ilumina las fábricas y los puntos de venta. Un grupo de investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts estimó en 2015 que la fabricación de una sola playera de poliéster emite un aproximado de 5.5 kg de CO2 equivalente. A este acumulado todavía hay que agregar las emisiones que se generan cuando tiramos las prendas. La fundación Ellen MacArthur propone esta imagen para poner el desecho mundial de ropa en perspectiva: cada segundo se desecha o incinera un camión de textiles. Sí: mucha de la ropa que no se vende se incinera para reducir el volumen de basura en los tiraderos o para evitar que caiga en las manos equivocadas, como declaró una marca de lujo en 2018 después de quemar mercancía valorada en más de 38 millones de dólares. Las prácticas suntuarias ya no son ley, pero las marcas de lujo prefieren quemar su inventario que correr el riesgo de que sus productos se vulgaricen.

El asunto del agua

Los países más atractivos para las empresas de moda rápida son aquellos en donde las normas sociales, ambientales y económicas son menos estrictas.

La ropa requiere de agua en varios momentos de la cadena de producción. Para estimar con mayor fidelidad cuánta, no hay que dejar de considerar el agua con la que se regaron las plantas o la que se dio a beber a los animales de los que se extrajeron las fibras. Para producir un kilo de algodón, por ejemplo, se necesitan aproximadamente 10 000 litros de agua (suficientes para que una persona se mantenga hidratada durante 13 años), y con esta cantidad de algodón apenas alcanza para una playera y un pantalón de mezclilla. Las telas luego se sumergen en baños de agua mezclada con diferentes productos químicos para blanquearlas, hacerlas más maleables, dispersar y fijar los pigmentos y, finalmente, lavarlas. Tan solo en India, en donde el agua potable es un lujo, estos procesos húmedos requieren de 1 600 millones de litros de agua diariamente.

Todos esos residuos acuosos se vierten en los ríos locales sin ningún miramiento. En Indonesia, por ejemplo, unas 200 fábricas textiles vierten sus aguas residuales en el río Citarum, considerado el más contaminado del mundo. México no está exento de esta sucia realidad: en 2012 Greenpeace denunció que las empresas fabricantes de mezclilla Kaltex y Lavamex han contaminado los ríos San Juan en Querétaro y San Pedro en Aguascalientes durante años. Mientras que en los países desarrollados la contaminación del agua se considera un delito, en los países en vías de desarrollo esta actividad parece pasar inadvertida.

El asunto de la contaminación del agua no acaba ahí, pues a los océanos llega medio millón de toneladas de microfibras cada año, más o menos lo equivalente a más de 50 000 millones de botellas de plástico. Estas microfibras son prácticamente imposibles de limpiar y muy probablemente entrarán en la cadena alimenticia, pues serán ingeridas por los peces que luego comeremos.

Prácticas alternativas

Según la Organización de las Naciones Unidas, la industria de la moda rápida es responsable del 1012 % de las emisiones globales y de la producción del 20 % de agua residual a nivel mundial. Es una de las más contaminantes y el reciclaje aún no es una alternativa real. De acuerdo con la fundación Ellen MacAr- thur, el 60 % de la ropa que se produce termina en los basureros o se incinera. Menos del 1 % de los materiales que se usan en la ropa se reciclan para fabricar otras prendas y menos del 13 % se utiliza para hacer otros productos. En diciembre de 2019, en un artículo en la Revista del Consumidor, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) estimó que en México apenas se recicla el 0.5 % de los textiles que se tiran al año. Estos bajos porcentajes se deben, en parte, a que no hay muchas opciones para recuperar fibras reutilizables.

¿Qué hacer entonces? Dado que la dinámica de la moda rápida consiste en comprar más y usar menos, algo que podemos hacer para frenar esta tendencia es exactamente lo contrario: comprar menos y usar más. Así que lo inmediato es evitar comprar ropa que no necesites. Usa la ropa lo más que puedas y, cuando ya de plano no la quieras, considera dársela a otras personas que puedan aprovecharla más tiempo o busca un mercado de trueque. En la Ciudad de México existen varios bazares en donde reciben prendas en buenas condiciones y, a cambio, recibes créditos para comprar otras prendas en buenas condiciones. Si necesitas comprar ropa que sabes que solo usarás una vez, como un vestido de etiqueta o un esmoquin, considera que no necesitas comprarla, pues en México existen varias empresas dedicadas a la renta de ropa.

Apoya a las empresas locales, a las que tienen estándares éticos, a las que utilizan materiales sustentables y a las que producen prendas con materiales compostables. Evita comprar en tiendas de marcas que perpetúan este modelo de negocios insostenible: Bershka, C&A, Calvin Klein, Espirit, Forever 21, Gap, Guess, H&M, Lefties, Levi’s, Old Navy, Mango, Nike, Oysho, Pull & Bear, Shasa, Stradivarius, Benetton, Uterqüe, Urban Outfitters, Victoria’s Secret y Zara, entre otras señaladas por la PROFECO. Aunque la ropa sea hermosa, no olvides que las etiquetas no reflejan su costo ambiental ni el impacto negativo que dejan en las poblaciones donde se producen.

Más información

Claudia Hernández García estudió matemáticas y filosofía de la ciencia en la UNAM. Se dedica a la comunicación de la ciencia y desde 2015 es parte del equipo de ¿Cómo ves?

En ediciones anteriores

Facebook Twitter YouTube

Banner descarga marzo y abril concurso suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir