UNAM
01 de noviembre de 2014
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 72 » Vida de insecto
imprimirpdfmenosmas

Vida de insecto
Foto: Rafael Salazar H.

Vida de insecto

Renato Gómez Herrera

Como el agua, la vida busca su camino y ha logrado deslizarse por innumerables veredas. Sin duda los insectos son una de las formas de vida más exitosas de la Tierra. Conocemos, por ejemplo, unas 4,500 especies de mamíferos, 9,000 de aves, 8,000 de reptiles, 24,500 de peces y un millón de especies de insectos agrupadas en cerca de 30 órdenes y casi mil familias. Cada año se clasifican cientos de especies nuevas; los entomólogos calculan que podría haber de cinco a nueve millones de especies de insectos aún por descubrir: una riqueza que aguarda pacientemente.

Los insectos han colonizado prácticamente todos los ambientes de la Tierra: viven en las selvas, los desiertos, las zonas frías, en ambientes de agua dulce y en convivencia íntima con los seres humanos y muchos otros seres vivos... y muertos. El único hábitat donde la cantidad de especies de insectos es casi nula es el marino, lo que resulta curioso porque los insectos se originaron en el mar y pertenecen al género de los artrópodos, que tienen una fuerte presencia y un papel fundamental en el ambiente marino.

Diestros pilotos

Los insectos, además de ser los únicos artrópodos que pueden volar, son los primeros seres vivos que conquistaron el medio aéreo. Los fósiles de las primeras libélulas datan del Carbonífero, hace 360 millones de años. Los primeros pterosaurios (reptiles voladores) aparecieron en el Triásico, unos 200 millones de años después, y luego, en el Jurásico, a inicios del Cenozoico, hace 65 millones de años, surgieron las aves y los murciélagos (mamíferos voladores).

La mayoría de los insectos están adaptados para efectuar vuelos cortos. Por ejemplo, las abejas, que invierten mucho tiempo para obtener polen, se paran a descansar muchas veces y los grandes coleópteros, como el escarabajo rinoceronte, proporcionalmente muy pesados, sólo pueden realizar vuelos cortos. Pero, por supuesto, hay insectos que realizan vuelos prolongados; existe una especie de langosta migratoria que puede volar miles de kilómetros en busca de alimento, yla mariposa monarca recorre 4,000 kilómetros en su travesía desde Canadá a los bosques del centro de México.

Tratándose de precisión en el vuelo, habría que mencionar a la libélula, el único insecto que puede mover las alas en forma alternada y no simétricamente como todos los demás. Esto les permite una maniobrabilidad perfecta y la posibilidad de mantenerse suspendidas sin perder el control. Las molestas moscas también tienen sus habilidades: son muy ágiles, sólo ellas pueden volar hacia atrás e incluso panza arriba, como pequeños aviones acrobáticos.

¿Qué es un insecto?

• Artrópodos pequeños. Los hay desde invisibles a simple vista hasta los que alcanzan 30 centímetros.

• Son hexápodos. Todos los insectos tienen seis patas, pero hay contados casos de artrópodos de seis patas que no son insectos.

• Tienen simetría bilateral. La cabeza indica la dirección del movimiento.

• Tienen un exoesqueleto de quitina que protege su cuerpo y extremidades.

• Sus patas también son rígidas, segmentadas y articuladas.

• Su cuerpo está dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen. Este último suele estar subdivido hasta en once segmentos.

• Generalmente nacen después de incubarse en un huevo (ovíparos), pero también los hay que salen del huevo casi inmediatamente después de la puesta (ovovivíparos). En algunas especies las crías nacen dotadas de completa movilidad (vivíparos).

• Algunas especies forman vastísimas colonias bien organizadas, como las hormigas, las termitas, las avispas y las abejas.

• La mayoría de los insectos abandonan los huevos y las crías quedan a su suerte, sin embargo hay especies que cuidan de su descendencia y es sorprendente que haya una especie de mosca que “amamanta” a sus crías.

• Muchas especies de insectos pueden volar. Son los únicos artrópodos que han podido conquistar el aire. La mayoría de los insectos voladores tienen sólo dos alas, las libélulas poseen cuatro.

• Cinco sextas partes de todas las especies de seres vivos conocidas pertenecen a la clase Insecta.

• Hasta ahora se han clasificado más de un millón de especies en cerca de 30 órdenes y casi mil familias, pero cada año se clasifican miles más.

¿Todos chiquitos?

Los insectos son un grupo extraordinariamente diverso. Presentan tamaños, colores, formas y conductas muy distintas. Estamos acostumbrados a que sean bastantes pequeños y la mayoría lo son. Por ejemplo, muchos escarabajos miden menos de un milímetro de longitud, pero en las zonas tropicales pueden alcanzar tamaños sorprendentes. Hay escarabajos que miden 17 centímetros y algunos insectos palo llegan a los 30 centímetros de longitud.

Hay insectos que pueden considerarse joyas vivientes por su aspecto deslumbrante y colorido. En Sudamérica vive un escarabajo de gran tamaño cuya superficie es de un color dorado espectacular, por lo que se le considera una mascota exótica y desgraciadamente está en peligro de extinción.

Todos los insectos cuentan con un fuerte esqueleto externo de quitina que les da forma, sostén y protección, pero también con un sistema esquelético interno compuesto de cámaras (invaginaciones) llenas de fluidos a presión que dan soporte a órganos y músculos. Los órganos de los sentidos de los insectos, para percibir la luz, la presión, el sonido, la temperatura y los olores, están casi en cualquier parte de su exoesqueleto, no sólo en la cabeza. Las cigarras, por ejemplo, tienen los oídos en el abdomen. Hay otros insectos que escuchan o huelen con las antenas (como las mariposas nocturnas), y las moscas tienen el sentido del gusto en las patas, así que pueden saber si algo es apetitoso con sólo parársele encima.

El cuerpo de los insectos está dividido en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza, que es la unidad central de procesamiento de la información, se localizan los ojos, las antenas y los aparatos bucales. Las partes de la boca de las diversas especies son muy distintas según la acción específica que desempeñen: mascar, cortar, chupar, absorber, perforar, raspar, lamer, engullir o cualquier combinación de éstas.

Todos los insectos tienen algún tipo de órgano especializado para captar la luz, aunque no todos cuentan con la misma capacidad de visión. Es probable que las libélulas sean las que tienen el sistema visual más desarrollado entre todos los insectos, pues su condición de cazadoras así lo exige. Además de sus dos enormes ojos compuestos, tienen otros, llamados ocelos, en distintas zonas de la cabeza. Otros hábiles depredadores con ojos grandes y prominentes son las mantis, no comen carroña sino insectos vivos, capturan a sus presas con sus patas delanteras y las matan y devoran con sus poderosas mandíbulas. Empiezan por la cabeza para nulificar toda posible resistencia. En cambio, los mansos y pesados escarabajos son herbívoros y tienen ojos poco desarrollados y pequeños; algunos incluso son casi ciegos.

Los insectos también aspiran aire para incorporar oxígeno a su metabolismo, pero no tienen pulmones. El aire entra a su cuerpo, gracias a la presión atmosférica, por una serie de orificios llamados espiráculos o estigmas, ubicados generalmente en los costados del abdomen.

Su sistema circulatorio es bastante sencillo. No tienen sangre ni venas, ni conductos por donde se desplacen fluidos. El interior de sus cuerpos se encuentra lleno de un fluido llamado hemolinfa que circula abierta y libremente llevando nutrientes a los distintos órganos.

Se presume que podría haber hasta 10 millones de especies de insectos.

Muchos insectos se ven mucho más peligrosos de lo que son y ésta es una defensa efectiva, pues los depredadores prefieren no enfrentarse con un bicho de aspecto muy amenazante. Cuando la molestan, la mantis religiosa puede adoptar, por ejemplo, una posición que la hace parecer enorme y sumamente agresiva: se yergue, despliega sus brillantes alas y dispone sus patas delanteras como si fueran terribles aguijones, aunque el daño que puede causar a un animal grande es insignificante. A la mayoría de las personas les horrorizan unos ortópteros llamados grillos topo, más conocidos en México como “cara de niño”; que pese a su desagradable aspecto, son absolutamente inofensivos.

El éxito de la paternidad

El éxito evolutivo de los insectos radica en su gran capacidad para reproducirse; forman grandes poblaciones en tiempos cortos. Este comportamiento ha llevado a una gran variabilidad genética, la cual a su vez ha dado lugar a una gran diversificación en las especies y a la conquista de casi todos los nichos, y la adaptación a éstos.

Entre los insectos hay una gama muy diversa de formas de reproducirse. Algunas especies se desarrollan a partir de huevecillos fuera de la madre, otras lo hacen dentro de ella y algunas más se desarrollan dentro de la madre sin que provengan de un huevecillo: la larva se desarrolla hasta su madurez en un oviducto modificado que funciona como una especie de útero. Esta viviparidad se da principalmente en los dípteros hematófagos. En la mosca tse-tsé, mientras la larva completa su desarrollo en este útero primitivo, es alimentada por la madre a través de unas glándulas que segregan una sustancia proteínica equivalente a la leche de los mamíferos.

La mayoría de los insectos son machos o hembras y se reproducen sexualmente, pero no todos. En algunos casos los machos son escasos o los hay sólo en algunas épocas del año; las hembras pueden entonces reproducirse solas, como es el caso de los áfidos o pulgones, pequeños insectos que viven en las plantas ornamentales y que comúnmente son plaga.

En su etapa juvenil los insectos casi siempre tienen un aspecto y una forma de vida muy diferentes a los que tienen de adultos. Para alcanzar la madurez pasan por un proceso profundo llamado metamorfosis. Sólo las especies más primitivas no sufren metamorfosis y salen del huevo casi con forma adulta, aunque de menor tamaño.

Exposición InSecta

Por primera vez el público podrá apreciar una parte de la Colección Nacional de Insectos “Dr. Alfredo Barrera Marín”, que es muy valiosa por contener especímenes que se consideran extintos o que no existen en ninguna otra colección. La exposición será inaugurada el jueves 18 de noviembre a las 18:00 hrs. en el Museo de Historia Natural, en la Ciudad de México, y estará abierta durante seis meses de martes a domingo.

museodehistorianatural@yahoo.com.mx

Comunicación entre insectos

Hay muchas especies de insectos que producen ruidos. El escarabajo “clic” ganó su nombre por el sonido que produce cuando salta de rama en rama. Los grillos son famosos por el peculiar cri-cri que inunda el campo en las noches. Pero el insecto más ruidoso del mundo es la chicharra macho, cuyo chirrido puede escucharse a casi dos kilómetros de distancia. Algunas especies de chicharras pueden vivir hasta 17 años. El insecto más longevo es una especie de hormiga reina que llega a vivir 50 años.

Los insectos no sólo se comunican por medio de sonidos: las formas y los colores son muy importantes. No es casual que, por ejemplo, en cada especie de mariposa se hayan desarrollado patrones únicos de colores y de formas. Y otra forma fundamental de comunicación entre los insectos son los olores. Los insectos poseen un sentido del olfato muy desarrollado en las antenas. Por ejemplo, las hembras de muchas especies de mariposas nocturnas dejan rastros de feromonas en la oscuridad que los machos pueden seguir a lo largo de kilómetros gracias a espectaculares antenas que filtran el aire nocturno. Cuando una abeja pica, su aguijón no sólo inocula un doloroso veneno, sino que libera feromonas que atraen y excitan a muchas otras abejas para que se lancen contra el enemigo y esto puede desencadenar un furioso ataque.

Grandes ciudades

Los insectos constituyen la mayor parte de la masa viva del planeta. Esto, desde luego, no se debe a su tamaño individual, sino a que son muy numerosos. Además, pueden vivir en grupos formando colonias más grandes y complejas en proporción que las ciudades humanas.

Las termitas, las avispas, las abejas y las hormigas tienen un comportamiento social muy definido. No obstante que llegan a ser millones, tienen tareas perfectamente asignadas. Entre las abejas melíferas sólo la reina es capaz de poner huevos; toda la población desciende de la misma madre y las demás hembras son estériles y se les llama obreras. Unos cuantos machos completan la colonia. Las colonias de hormigas y termitas pueden durar décadas, mientras que las de avispas se reinician cada año.

En las hormigas y las abejas hay dos segmentos de población distintos: uno poco numeroso que puede tener descendencia y otro estéril, que constituye la inmensa mayoría. Si todos son hijos de la misma reina, ¿cómo es que hay dos tipos diferentes de crías?. Esto depende de la alimentación de las crías, las destinadas al trabajo reciben una alimentación que no permite el desarrollo de las glándulas que hacen madurar su aparato reproductor (a esto también se le conoce como “castración fisiológica”) y una minoría de larvas son alimentadas y estimuladas hormonalmente, desde sus primeras etapas, para que puedan engendrar una nueva generación.

Pequeños pero importantes

Los insectos participan en todos los procesos que tienen que ver con la vida. Son al mismo tiempo consumidores y degradadores de toda la materia viva. Donde se puede apreciar mejor el papel que los insectos tienen en los equilibrios ecológicos es en la degradación de un cadáver. Según la etapa de la degradación, se van incorporando en ella secuencias precisas de especies de insectos. Un cadáver que se descompone es un ambiente lleno de vida.

Pero los insectos también pueden llegar a convertirse en plagas. Si, por ejemplo, una especie de langostas quedara de pronto libre de depredadores que regulen su población, se multiplicaría explosivamente con el consiguiente problema para la industria agroalimentaria. El propio desarrollo humano conlleva el desarrollo de otras plagas, ¿dónde pueden estar mejor las cucarachas que conviviendo con nosotros, que las dotamos de abundante comida y un hábitat ideal?

Hay muchísimos datos sorprendentes acerca de los insectos. Esperamos que estas líneas piquen como aguijones tu curiosidad sobre estos bellos animales, de los cuales apenas 1% son considerados una plaga y el resto cumple una importantísima función dentro de la naturaleza.

Renato Gómez Herrera es escritor y dramaturgo. Ha hecho divulgación de la ciencia en televisión y prensa escrita. Actualmente es subdirector del Museo de Historia Natural de la Ciudad de México.

 
Subir