UNAM
27 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 88 » De entrada
imprimirpdfmenosmas

De entrada

No. 88

Hace casi dos años, el 22 de marzo de 2004, tuvo lugar una ceremonia en la que nuestro país fue nombrado oficial­mente la sede del IV Foro Mundial del Agua, que se celebrará a finales de este mes en la Ciudad de México. En esa ocasión, Koichi Matsuura, director general de la UNESCO, declaró que “De todas las crisis que debemos enfrentar como seres humanos, la del agua tendrá más influencia que cualquier otro problema en nuestra supervivencia en este planeta… Ninguna región de la Tierra escapará a las repercusiones de esta crisis, que afectará cada faceta de la vida, desde la salud de los niños hasta la capacidad de las naciones para alimentar a sus ciudadanos. Las reservas de agua se están reduciendo, mientras que la demanda crece a un ritmo asombroso e insostenible. Se ha calculado que en los próximos 20 años el suministro promedio de agua por habitante se reducirá en un tercio”. Las palabras de Matsuura dan una idea clara de la magnitud del problema. La pregunta es qué se puede hacer para darle so­lución. Y sin duda en el IV Foro se ofrecerán respuestas. En el artículo de portada Verónica Guerrero relata en qué va a consistir este evento; las principales temáticas y actividades, y el que quizá sea el aspecto más importante: el planteamiento de “acciones locales para un reto global”.

Jorge Wagensberg vuelve a estas páginas con un estimulante texto sobre los viajes en el tiempo, donde concluye, entre otras cosas, que en el futuro no saben todavía cómo venir al pasado…

Miguel Rubio escribe en esta ocasión sobre las feromonas; un tema, que cómo él mismo señaló, es muy pertinente ahora que la primavera se acerca. Estas sustancias son protagonistas en la transmisión de señales sexuales en muchas especies; Miguel narra varios ejemplos, para después hacer el recuento de lo que hasta ahora se sabe sobre feromonas y seres humanos.

En la sección “Así fue” María del Carmen Hidalgo hace un recorrido por las expediciones botánicas que en el siglo XVIII España realizó en sus colonias. Pero los papeles centrales no son de los científicos, sino de los dibujantes que iban con ellos. Estos artistas registraron con exqui­sito detalle multitud de plantas, realizando una labor fundamental para el avance de la ciencia.

Daniel Martín Reina completa esta edición con su tercer artículo sobre criptografía. Anteriormente nos contó la historia de los mensajes secretos (Nos. 59 y 69), desde la Antigüedad hasta la era de Inter­net. Ahora nos habla del futuro: los criptógrafos se preparan ya para el reto de seguridad en las comu­nicaciones que van a representar las computadoras cuánticas, si es que algún día se construyen.

 

Estrella Burgos

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir