UNAM
26 de marzo de 2017
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 12 » Ojo de mosca
imprimirpdfmenosmas

Ojo de mosca

No. 12 El gen de la inteligencia

Por fin la ciencia ha producido lo que todos esperábamos: un ratón más inteligente. Puede sonar a broma, pero es cierto. El doctor Joe Tsien, de la Universidad de Princeton, y su grupo de colaboradores mostraron que si se inserta en ratones una copia extra de un gen llamado NR2B (que forma parte de una estructura de la membrana de las neuronas llamada “receptor de NMDA”) se logra que éstos tengan un mejor desempeño en pruebas de aprendizaje (por ejemplo, en recorridos a través de laberintos).

Los medios noticiosos se apresuraron en anunciar la creación de “ratones inteligentes” y a especular sobre lo que pasará cuando se aplique el descubrimiento en humanos. Esto ha ocasionado un intenso debate sobre los problemas éticos que podría plantear dicho “mejoramiento genético”. Se habla, por ejemplo, de lo que sucedería si este recurso estuviera disponible sólo para los ricos, ahondando aún más las diferencias. Estaríamos hablando de la posibilidad de crear una nueva subespecie humana, más inteligente... una verdadera pesadilla.

Pero, ¡alto! ¿No nos estamos dejando llevar por la fantasía? Quizá antes de comenzar a preocuparnos por tales cuestiones, deberíamos analizar los hechos. En primer lugar, habría que ver si efectivamente el gen NR2B o su equivalente existe en humanos y si puede insertarse en dosis extra, como se hizo con los ratones. Esto parece probable. Luego, habría que analizar si los mecanismos que participan en la memoria de los ratones son los mismos en nosotros. Nuevamente, es probable.

De ahí en adelante, todo es menos claro. Se acepta en general que la memoria y el aprendizaje están estrechamente relacionados, pero es muy arriesgado afirmar que una mejor memoria equivale a una mayor inteligencia. En realidad, hablar de un “gen de la inteligencia” es una tontería. Se puede hablar de genes relacionados con características físicas, e incluso con algunos comportamientos, pero pensar que funciones mentales complejas como la inteligencia están determinadas de forma directa por los genes es una tontería.

Otro problema es el concepto mismo de “inteligencia”. ¿Cómo se mide? El famoso IQ (o cociente de inteligencia) ha sido criticado por ser una concepción limitada. Hace años, dos investigadores estadounidenses publicaron un libro en el que afirmaban que ciertas “razas” humanas (¡otro concepto muy discutible!) como los negros y los latinos eran menos inteligentes que los caucásicos. Es decir, trataron de justificar el racismo.

Moraleja: antes de emocionarnos con los nuevos descubrimientos, conviene analizar de qué estamos hablando. De otro modo, podemos acabar diciendo tonterías.

Comentarios: mbonfil@unam.mx

 

Martín Bonfil Olivera

En ediciones anteriores
Slide 1

El agua como recurso*

Slide 2

La vigilancia epidemiológica en México

Slide 3

Clima desbocado*

Facebook Twitter YouTube

promociones2 promociones1 promociones3
suscripción Antología Antología Nuestro canal en Youtube Evita el ciberbullying Nutilus
Subir