UNAM
26 de marzo de 2017
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 132 » Ojo de mosca
imprimirpdfmenosmas

Ojo de mosca

No. 132 Darwin y su libro

El 24 de noviembre de 1859 —hace 150 años— se publicó por primera vez uno de los libros que más han cambiado nuestra cosmovisión: Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la existencia, de Charles Robert Darwin, naturalista inglés de buena familia que vivía retirado en su casa en Downe, cerca de Londres.

Demasiadas cosas se han dicho ya sobre el libro que presentó al público, luego de 20 años de cuidadosa reflexión e investigación, la teoría que permite entender cómo la asombrosa complejidad del mundo natural puede surgir a partir de la conjunción entre “el azar y la necesidad” (para usar la afortunada expresión del biólogo francés Jacques Monod, que resume admirablemente el mecanismo propuesto por Darwin).

Es bien sabido que la edición completa del libro de Darwin (1 250 ejemplares) se agotó el primer día de su venta (una segunda edición, de 3 000 ejemplares, apareció menos de dos meses después).

También es bien conocida la anécdota de cómo fue que Darwin se decidió, por fin, a publicar sus ideas. En 1858 había recibido una carta de otro naturalista, el joven y prometedor Alfred Russel Wallace, quien había llegado independientemente a las mismas conclusiones. Luego de muchas dudas, se decidió presentar conjuntamente ambas versiones, la de Darwin y la de Wallace, ante la comunidad científica. Todavía hoy, Wallace sigue siendo el padre ignorado de la teoría de la evolución por selección natural.

Menos conocido es que Darwin escribió muchos otros libros antes y después de El origen… Entre ellos, sus apuntes de naturalista sobre el largo viaje alrededor del mundo que realizó en el velero Beagle, un novedoso libro sobre el origen de los arrecifes de coral, varios sobre geología y sobre cirrípedos (percebes), sobre plantas insectívoras, sobre el papel de las lombrices en la formación del suelo, y por supuesto, sus otros dos libros más famosos: El origen del hombre y la selección en relación con el sexo, y La expresión de las emociones en el hombre y en los animales. Además, por supuesto, de su autobiografía.

Pero fue, sin duda, El origen… lo que cimentó la fama de Darwin. Los efectos de sus ideas, que hoy han sido revisadas, complementadas y ampliadas, siguen despertando polémicas —a veces bastante intensas— en el mundo moderno.

Quizá leer El origen de las especies, algo siempre disfrutable, sea la mejor manera de rendir homenaje a uno de los pensadores más originales e influyentes que ha dado la humanidad.

comentarios: mbonfil@unam.mx

 

Martín Bonfil Olivera

En ediciones anteriores
Slide 1

El agua como recurso*

Slide 2

La vigilancia epidemiológica en México

Slide 3

Clima desbocado*

Facebook Twitter YouTube

promociones2 promociones1 promociones3
suscripción Antología Antología Nuestro canal en Youtube Evita el ciberbullying Nutilus
Subir