UNAM
24 de mayo de 2017
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 32 » Ojo de mosca
imprimirpdfmenosmas

Ojo de mosca

No. 32 ¿El agua es vida?

Para los astrónomos, el agua es noticia... y curiosamente, por razones que en el fondo tienen más que ver con la biología que con los cuerpos celestes.

Hace poco los titulares de las secciones de ciencia de los periódicos fueron acaparados por la noticia del descubrimiento de una “burbuja” de agua, emitida por una estrella joven a más de dos mil años luz de la Tierra (véase página 8 de esta revista). En realidad, más que de una burbuja se trata de una ráfaga de moléculas de agua emitida hacia el espacio, en forma curiosamente esférica.

Aparte del hecho de que los modelos que los astrónomos tienen del comportamiento de este tipo de estrellas no permiten explicar cómo la estrella podría haber emitido esta “burbuja” esférica, llaman la atención dos cosas: uno, que haya agua en el espacio, emitida por una estrella, y dos, que la presencia de agua sea tan importante para los astrónomos.

En realidad, se sabe desde hace mucho que es común encontrar agua tanto en los cuerpos celestes (planetas, asteroides, cometas) como en el espacio interestelar. Como el hidrógeno es el elemento más abundante en el Universo y el oxígeno es bastante común, es fácil que se forme H2O. De hecho, muchos planetas contienen cantidades apreciables de agua.

¿Por qué entonces se emocionan tanto los astrónomos cuando surge la posibilidad de que haya agua, digamos, en Marte o en la Luna? La clave se encuentra en las propiedades químicas de esta molécula, que la hacen única. Hasta ahora, todas las formas de vida que conocemos están formadas por moléculas basadas en el carbono, disueltas en agua. Se piensa que sólo en un medio acuoso pueden darse las condiciones para que las moléculas de la vida se formen e interactúen para reproducirse y evolucionar. De modo que, hasta donde sabemos, no puede haber vida sin agua.

¿Y de dónde viene el agua que puede encontrarse en algunos planetas, y que permitió la aparición y desarrollo de la vida en el nuestro? No se sabe a ciencia cierta, pero hay varias posibilidades: una es que el agua haya caído en forma de cometas, formados básicamente por hielo. Otra es que el agua haya formado parte del material original a partir del cual se condensó la Tierra. El descubrimiento de la “burbuja” espacial abre nuevas posibilidades acerca de la forma en que esta sustancia vital puede ser impulsada a través del espacio interestelar... Pero recordemos que la simple presencia de agua en un sitio no quiere decir, ni con mucho, que ahí haya necesariamente vida.

Comentarios: mbonfil@servidor.unam.mx

 

Martín Bonfil Olivera

En ediciones anteriores
Slide 1

Dinosaurios con plumas*

Slide 2

Internet cuántico

Slide 3

El cerebro adicto

Facebook Twitter Google+ YouTube

promociones2 promociones1 promociones3
suscripción Antología Nuestro canal en Youtube Evita el ciberbullying Nutilus Valor UNAM
Subir