UNAM
24 de mayo de 2017
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 60 » Ojo de mosca
imprimirpdfmenosmas

Ojo de mosca

No. 60 Big Brother versus los clones

La palabra utopía significa "en ningún lugar". Se usa para describir una visión optimista del futuro que pa rece irrealizable. Lo contrario de una utopía es una distopía: la visión de un futuro terrible.

El gran poeta y ensayista mexicano Octavio Paz se refirió, en su libro La llama doble, a dos posibles distopías que se cernían sobre la humanidad. "Entre las novelas de predicción del futuro —escribió—, la más actual no es la de Orwell, sino la de Huxley". Se refería a 1984, de George Orwell, y Un mundo feliz, de Aldous Huxley, respectivamente.

Ambas novelas presentan visiones terribles, aunque distintas. En 1984, el autor visualizaba una sociedad dominada por un gobierno totalitario, en la que los individuos carecían de libertad y tenían que obedecer en forma absoluta. La realidad era manipulada por los medios de comunicación, al servicio del Estado. Todas las acciones de los ciudadanos eran vigiladas por un personaje llamado Big Brother (el Hermano Mayor), por medio de las telepantallas, artefactos que se hallaban en todos lados y que servían como cámaras de vigilancia y como pantallas para enviar mensajes a la población. Todo intento de rebeldía era inmediatamente reprimido.

Orwell escribió su novela en 1948, preocupado por el avance del socialismo, que veía como una amenaza a la libertad individual. Aunque la tecnología formaba parte de su sombría visión, la amenaza real era más bien de carácter social. Y, en esa época, parecía bastante real.

Huxley, en cambio, se preocupaba por los avances de la biología. Preveía una sociedad en la que la reproducción era fundamentalmente asexual, mediante una forma burda de clonación, y en la que se manipulaba a los individuos para amoldarlos a las tareas que les tocaba cumplir: obreros con poca inteligencia y mucha fuerza y docilidad; castas superiores con gran belleza e inteligencia. La distopía de Huxley parecía, en la fecha en que fue escrita (1932), mucho más fantástica y lejana que la de Orwell.

Hoy, sin embargo, la perspectiva ha cambiado. El socialismo no fue la amenaza que muchos creyeron ver, y en cambio nuestra capacidad de manipulación biológica ha crecido más allá de lo imaginable. Hoy podemos clonar mamíferos y pronto también humanos, así como modificar la información genética de los organismos. Paz tenía razón: la visión de Orwell ha caducado; la de Huxley es hoy más cercana. Los clones se adelantaron a Big Brother.

Mientras los ciudadanos decidimos informadamente qué queremos permitir que se haga y qué no, nada nos impide disfrutar de las dos excelentes novelas de Orwell y Huxley, obras clásicas de la ciencia ficción.

Comentarios: mbonfil@servidor.unam.mx

 

Martín Bonfil Olivera

En ediciones anteriores
Slide 1

Dinosaurios con plumas*

Slide 2

Internet cuántico

Slide 3

El cerebro adicto

Facebook Twitter Google+ YouTube

promociones2 promociones1 promociones3
suscripción Antología Nuestro canal en Youtube Evita el ciberbullying Nutilus Valor UNAM
Subir