UNAM
31 de octubre de 2014
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 114 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Blanca Estela Buitrón Sánchez
Foto: Adrián Bodek

No. 114 Blanca Estela Buitrón Sánchez

Expedicionaria de reliquias

En la región fosilífera de Tepexi de Rodríguez, Puebla, está la cantera Tlayúa, conocida como “Lugar de oscuridad” o “Crepúsculo”. Paradójicamente esta cantera ha dado luz a la paleontología por su gran diversidad de especies de vertebrados e invertebrados, cuya edad va del Aptiano al Cuaternario. Aquí un grupo de paleontólogos de la Sociedad Nacional de Geografía de Estados Unidos y del Instituto de Geología de la UNAM (IG) redescubrieron en 1981 un tesoro que ha contribuido a revelar el pasado de la vida en la Tierra.

Blanca Estela Buitrón Sánchez, paleontóloga especialista en equinodermos, formó parte del equipo de esa expedición. La conocí entonces, cuando participé en el rodaje de un video documental sobre ese descubrimiento. Nos contagió de su pasión por la historia de la Tierra, enseñándonos el fascinante mundo de los fósiles. Recuerdo el eco de su risa en medio del golpeteo de los cinceles sobre la piedra, como intentando abrir un cofre de viejas reliquias guardadas por millones de años. Y es que Tlayúa escondía celosamente colecciones de caracoles, amonitas, insectos, peces, arañas, lagartos y muchas más.

Doctora en ciencias desde 1964, a lo largo de 46 años de ser investigadora del Departamento de Paleontología del IG, Blanca es autora de más de 100 artículos científicos, fruto de 200 expediciones a muchas regiones de México, entre otras a Huétamo San Lucas y Playa Azul, Michoacán, donde fue tras las huellas de dinosaurios; a la Sierra de Santa Cristina y al cerro de San Antonio en Camacho, Zacatecas; a las lagunas de Montebello en Chiapas, en busca de yacimientos petrolíferos; a la Sierra Agua Verde y Sierra de Santa Teresa en Sonora, donde encontró diversas especies de equinodermos.

Y continúa como el primer día, disfrutando su trabajo de campo y de vez en cuando pintando al óleo paisajes que guarda en la memoria. Trabaja con lilas de mar, equinodermos que abundaban en el paleozoico y datan de hace 340 millones de años. “Para mí es un gran disfrute subir y bajar cerros buscando fósiles. Decía mi papá que las cabras tiran para el monte y yo soy cabra”.

Mujer de anécdotas, podría escribir un libro sobre ellas. Nos regala una: “En Tierra Caliente, Guerrero, se nos atascó el jeep en un vado; al no poder sacarlo, fuimos por ayuda al pueblo más cercano. Y nos dijeron que sí, pero hasta la noche. Llegó todo el pueblo con lámparas y cuerdas y nos miraban con extrañeza. Sacaron el jeep y después nos enteramos que los habitantes del lugar trabajaban en minas clandestinas y pensaron que íbamos a investigarlos, pero al cerciorarse que éramos geólogos de la UNAM nos auxiliaron sin problema”.

Sus expediciones actuales son a Sonora, Guerrero y Puebla como coordinadora del proyecto mexicano-francés ECOS, en colaboración con el doctor Daniel Vachard de la Universidad de Lille, Francia. La finalidad de este proyecto es el estudio de la sistemática, estratigrafía, paleoecología y distribución geográfica de invertebrados del paleozoico superior de México. La Dra. Buitrón explica que los fósiles nos dan la edad relativa de los yacimientos de las rocas donde están depositados; esta información, además de contribuir al conocimiento básico, es aplicada por los geólogos ya sea en prospecciones o yacimientos petrolíferos, minerales u otros recursos no renovables.

Cuando habla de sus alumnos de la carrera de ingeniería geológica, en la Facultad de Ingeniería, los ojos se le iluminan: “Son mis hijos espirituales, me llenan de juventud y de alegría de vivir”. Durante 36 años ha impartido la cátedra de paleontología y dirigido tesis de licenciatura, maestría y doctorado en esa Facultad y en la de Ciencias. Elaboró un libro de texto con el título La paleontología en México, invertebrados fósiles.

 

Convencida de que hay que fomentar la creación de una cultura científica, ha impartido conferencias a niños y jóvenes en el programa “Domingos en la ciencia”, impulsado por la Academia Mexicana de Ciencias, y ha participado en el programa “Jóvenes hacía la investigación científica.

Uno de sus momentos culminantes fue al recibir de la UNAM el Premio Sor Juana Inés de la Cruz en 2007: “Desde niña yo la admiré por su lucha y amor al conocimiento, me gusta recordar sus versos: ‘Imagen del hechizo que más quiero/ Bella ilusión porque dichosa muero/ Dulce ficción por quien penosa vivo’...”. Con el aliento intelectual de la décima musa, Blanca mira hacia el futuro.

Personalmente

Amores.La UNAM y el Güero que fue mi compañerode vida.

Viaje inolvidable. Fui a Australia, porque le prometí a una alumna que la acompañaría cuando iniciara el doctorado. Y le cumplí.

Arte. El cine de arte, el teatro y la música clásica, especialmente Tchaikovsky.

 

Concepción Salcedo Meza

Subir