UNAM
21 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 16 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
María Alejandra Bravo de la Peña
Foto: Marco Mijares

No. 16 María Alejandra Bravo de la Peña

Descubrir los finos mecanismos de los genes y las proteínas

Debido a sus aportaciones en el área de los bioinsecticidas, la doctora María Alejandra Bravo de la Parra, investigadora del Instituto de Biotecnología de la UNAM, fue galardonada —la única mujer entre seis varones— con el Premio de Investigación 1998 que otorga la Academia Mexicana de Ciencias a la trayectoria científica. Previo a este reconocimiento, ya había obtenido dos medallas Gabino Barreda (UNAM) por el mejor promedio en la licenciatura y el doctorado en investigación biomédica básica. Estos reconocimientos son el fruto de 15 años de disciplina, entrega y talento que han forjado su carrera. “El premio de la Academia indica que vamos por buen camino en nuestras metas de investigación y lo comparto con mi equipo”.

“Desde los cinco años yo jugaba a curar, quería ser doctora. Me gustaban y se me facilitaban las matemáticas, la biología y la química, y sacaba buenas calificaciones. Leía historias de ciencia ficción, en especial recuerdo Un mundo feliz de Aldous Huxley, en donde vi por primera vez lo que era la manipulación genética, eso era terrible pero interesante”.

A su formación como investigadora contribuyeron con sus enseñanzas destacados científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM. No obstante, quien le ayudó a edificar sus conocimientos en el área de la microbiología fue el doctor Jaime Mora, del Centro de Investigación sobre Fijación del Nitrógeno de la UNAM, quien asesoró sus tesis de licenciatura, maestría y doctorado (1984-1988). Al respecto expresa: “Es un investigador excelente, innovador, que ama su trabajo y eso me lo trasmitió, formarme con él fue importante”.

Otro eslabón fundamental en su carrera fue el doctor Rodolfo Quintero —impulsor de la biotecnología mexicana— quien en 1989 la invitó a trabajar como investigadora asociada en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de la UNAM (hoy Instituto de Biotecnología).

Para María Alejandra—mujer de complexión delgada pero fuerte, mirada profunda y hablar impetuoso— la investigación “es preguntarse cosas con fundamento; contestarlas con creatividad para comprobar hipótesis a través de la experimentación. La ciencia es como hacer arte, tiene el mismo nivel de libertad y creatividad”. Y esos dos ingredientes han sido aplicados por la doctora Bravo y su equipo en el estudio de la bacteria Bacillus thuringiensis, productora de proteínas tóxicas para diferentes tipos de insectos como mariposas, escarabajos, mosquitos, hormigas y algunos protozoarios. Estos insectos se convierten en plagas de cultivos de maíz, frijol, jitomate y otros más, y se vuelven resistentes a los insecticidas artificiales, los cuales son dañinos a la salud y al medio ambiente. Para combatirlos, la doctora Bravo ha desarrollado un bioinsecticida efectivo, no tóxico para humanos, animales y plantas que, además, es biodegradable. En el mediano plazo los estudios genéticos y moleculares de la actividad de la toxina producida por el bacilo mencionado podrían generar bioinsecticidas de acción más amplia. La línea de investigación de los bioinsecticidas a partir del Bacillus thuringiensis está a la vanguardia en el mundo, al igual que una colección de cepas de este bacilo, caracterizada durante años con nuevas metodologías por el equipo de la doctora Bravo.

María Alejandra describe así lo que le ha dado la ciencia: “De mi relación estrecha con el microuniverso he aprendido que la vida es maravillosa: trabajar con genes y proteínas y ver que a partir de 20 aminoácidos se pudo crear la vida; que el mismo código genético está presente —no al azar— en plantas, animales y bacterias, o comprender que hay proteínas que pueden regular a otras, es sorprendente. Hay muchas cosas que desconocemos de la vida, trabajar con ella y descubrirla es una tarea que espera a muchos jóvenes”.

Personalmente

• Autodefinición. Soy muy inquieta, muy activa. Me considero promotora de proyectos e ideas. Tengo siempre una actitud positiva ante todo en la vida.

• Estilo de vida. Mi vida es muy sencilla; estoy dedicada a la ciencia, a mis hijos, a mi esposo.

• Aficiones. Juego tenis, corro en banda de gimnasio todos los días. Con mi hijo Pablo, dibujo y pinto con acuarelas, lo disfruto mucho. Me gusta hacer todo lo que mi mamá me enseñó: tejer, cocinar, coser.

• Valores. La honestidad, la lealtad, la verdad son los valores centrales de mi vida y busco la congruencia entre lo que pienso y hago.

• Pasión. Mis hijos Pablo y Emilio.

• Manías. Me como las uñas y soy obsesiva con los problemas hasta que los resuelvo.

• Arte. En pintura, los impresionistas son mis favoritos; además Matisse, Van Gogh, Klee, Magritte. En música me encanta el rock: Pink Floyd, Janis Joplin, Rolling Stones, Genesis y muchos más.

 

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir