UNAM
18 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 164 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Enrique Gómez Morales
Foto: Ernesto Navarrete

No. 164 Enrique Gómez Morales

Buscador de respuestas

La motivación principal de Enrique Gómez Morales es la gente. Estudió medicina porque quería saber las causas de las enfermedades y ayudar a las personas a recuperar la salud. Él pensaba dedicarse a la cardiología, pero cuando cursaba la especialidad en medicina interna descubrió que los pacientes con cáncer no recibían una atención adecuada, por lo que cambió de rumbo. Para ayudar a estos pacientes desamparados se interesó en la hematología.

La entrevista se lleva a cabo en la sala de profesores del Laboratorio de Farmacología de la Facultad de Medicina, donde Enrique imparte el seminario clínico. El doctor Gómez Morales es una persona de sonrisa franca, amable y conversador. Se define como idealista, pero es sobre todo un buscador de respuestas. "Quería saber el porqué, entender cómo funcionaba el cuerpo humano; se despertó en mí la curiosidad de saber qué hay detrás". Enrique Gómez Morales recuerda que mientras estudiaba medicina en las mañanas, en las tardes tomaba un curso de medicina tradicional china. "Aprendí a ver de una manera diferente al paciente. La medicina tradicional me enseñó a escuchar y entender al paciente para poder ayudarlo".

Su grupo de amigos de la Facultad de Medicina tenía una filosofía: fusionar lo académico con el deporte y el arte. "Fue una época maravillosa, teníamos un grupo de danza, asistíamos a los conciertos de la sala Nezahualcóyotl, corríamos, jugábamos squash". Esta visión es la misma que transmite a sus alumnos, a quienes brinda una educación integral y multidisciplinaria. "Me gusta que los alumnos aprendan a aprender", señala.

El doctor Gómez ha dedicado su investigación y práctica clínica a desentrañar los mecanismos de la leucemia. Cursó la especialidad de hematología en el Centro Médico La Raza, en la Ciudad de México, y después fue a Estados Unidos a especializarse en un centro dedicado al estudio del cáncer y el desarrollo de trasplantes. El centro se llama City of Hope, que quiere decir "Ciudad de la Esperanza". Respecto a sus investigaciones, Enrique explica que el primer paso fue comprender la conducta biológica de la enfermedad. Luego descubrió que aproximadamente dos terceras partes de sus pacientes mostraban alteraciones genéticas que hacían más agresivo el mal. ¿Cómo remediarlo?

"Encontré que la quimioterapia tenía la limitante de la toxicidad y que las células se volvían resistentes a este tratamiento. Con mi entrenamiento en trasplante de médula ósea me dí cuenta de que las células de un donador podían atacar a las células enfermas, lo que ayudaba a combatir el mal". Hasta hoy Gómez Morales ha realizado 200 trasplantes en niños, jóvenes y personas mayores, que se han reintegrado exitosamente a su vida cotidiana.

A la trayectoria del investigador se suman sus estudios para encontrar fármacos más amigables y menos tóxicos, así como una maestría en administración en sistemas de salud, pues "es necesario hablar el lenguaje de la administración para comprender las necesidades de los pacientes y que los recursos económicos sean aplicados de una manera apropiada y eficiente". Gómez Morales participó en la fundación de la Unidad de Trasplantes de Médula Ósea del Centro Médico Nacional Siglo XXI y creó el Programa de Trasplantes del Centro Médico ABC.

Actualmente investiga sobre la capacidad de las células de la médula ósea de regenerar otros tejidos. El resultado de la investigación celular ha mostrado importantes avances para estabilizar enfermedades crónicas como la arteriosclerosis y la esclerosis lateral amiotrófica, que afectan a muchas personas.

Además de la investigación, la docencia y la práctica clínica, Enrique Gómez disfruta de la música clásica y es un asiduo asistente de los conciertos de la Orquesta Filarmónica de la UNAM. Hace poco volvió a tocar guitarra. "Desde los años 70 no la tocaba. Recuperé mucho de la música que me gustaba en aquella época: trova, folclor latinoamericano; lo malo es que te duelen los dedos", relata mientras hace movimientos con las manos, las mismas que han dado una oportunidad de vida a cientos de pacientes.

Personalmente

Si pudiera…

Ser una parte del cuerpo humano. Sería el corazón desde el punto de vista idealista.

Ser un objeto. Un lápiz para que la gente expresara sus pensamientos, emociones y sueños.

Ser un color. El azul porque define algo muy firme y te hace visible en este planeta y disponible para ayudar.

Guardar para siempre una imagen y un sonido. El viento y la lluvia, y los cantos de mi mamá cuando era niño, ya que me dan la tranquilidad y la paz de saber que alguien está conmigo.

Laura Canales

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir