UNAM
24 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 166 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Elsa Minerva Arroyo Lemus
Foto: Arturo Orta

No. 166 Elsa Minerva Arroyo Lemus

Puente entre la historia del arte y la ciencia

Elsa Arroyo es maestra en historia del arte y restauradora de bienes mue- bles. Desde 2010 coordina el Laboratorio de Diagnóstico de Obras de Arte del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM. "En este laboratorio se trabaja en continuo diálogo entre disciplinas. Físicos, químicos, historiadores de arte, fotógrafos y conservadores analizamos las pinturas con técnicas de registro de la imagen, métodos de caracterización elemental no destructivos, muestras bajo microscopías óptica y electrónica y otras técnicas de identificación", explica la investigadora. Todo esto se hace para entender de qué están hechas las distintas capas de una pintura: el soporte, los pigmentos, y también cómo interactúan estas capas. La información que se obtiene puede servir para determinar la época de la pintura, su autor, la técnica que empleó y la mejor manera de restaurar la obra.

Los investigadores del Laboratorio de Diagnóstico de Obras de Arte han analizado 173 pinturas mexicanas de alto valor histórico y artístico. La información se conserva en un banco de datos sistematizado, un expediente con los resultados del análisis de materiales y muestras representativas. Dice Elsa: "Hoy tenemos un panorama significativo de cómo se pintaba en México desde el siglo XVI hasta el XX".

Esta joven investigadora pertenece a una familia grande, diversa y unida, oriunda del legendario pueblo de Xochimilco. "De niña era muy traviesa. Me trepaba a los árboles, buscaba animales en las milpas. Recuerdo, durante las lluvias, las calles inundadas y llenas de sapos. Era fascinante ver el paisaje con miles de garzas, y en las noches escuchar el canto de los búhos y las lechuzas blancas". En las tardes, Elsa iba a clases de ballet clásico y en la adolescencia se interesó en la danza contemporánea.

Decidir su vocación fue difícil, pues amaba el ballet. Eran tantas sus inquietudes que estudió al mismo tiempo dos carreras: historia y restauración en bienes muebles, la primera en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y la segunda en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Su gusto e interés académico por las manifestaciones artísticas del arte novohispano se ha reflejado en sus estudios. Su trabajo de tesis obtuvo mención honorífica y en 2006 el INAH le otorgó el Premio Paul Coremans por mejor tesis de licenciatura en restauración de bienes muebles. "La pintura novohispana me interesó desde el principio", dice Elsa Arroyo. Los sucesos históricos del siglo XVI propiciaron la integración cultural de Europa y América. "Eso hace que la creación artística haya sido muy diversa", añade.

En los últimos años, Elsa ha trabajado sobre grandes conjuntos de retablos novohispanos del último tercio del siglo XVI, la pintura mural de los conventos agustinos del Estado de Hidalgo fundados en el siglo XVI y monumentos construidos bajo la monarquía española por las órdenes religiosas.

En el laboratorio, Elsa Arroyo explica que se hacen registros fotográficos de la obra con equipos que captan tanto luz visible, como radiación ultravioleta e infrarroja. La luz ultravioleta revela distintas capas de barnices por las fluorescencias características de los materiales de los que están hechos. El infrarrojo permite ver dibujos subyacentes (las tablas que soportan las obras de arte a veces se reciclaban), la composición y la superposición de capas de color. La luz visible muestra la imagen tal cual la vemos con los ojos. En su laboratorio se toman fotografías con equipos de alta resolución para poder imprimir reproducciones de gran formato y estudiar los detalles de la técnica de un artista. También se aplican rayos X para obtener la imagen de la estructura constructiva de la obra y darse una idea de las posibles restauraciones pasadas.

El análisis químico se realiza con equipos de caracterización no des- tructiva con el apoyo de José Luis Ruvalcaba, del Instituto de Física de la UNAM. Los métodos que permiten saber de qué está hecha una pintura sin tocarla son la fluorescencia de rayos X, la espectroscopía UV-Visible y la espectroscopía Raman. También se preparan en el laboratorio muestras representativas tomadas de la obra para someterlas a análisis con microscopio óptico y microscopio electrónico de barrido con ayuda de otros especialistas, como Manuel Espinosa Pesqueira, del Instituto de Investigaciones Nucleares.

Con su trabajo en el Laboratorio de Diagnóstico de Obras de Arte, Elsa construye puentes entre la historia del arte y la ciencia, forma nuevos especialistas y fortalece el diálogo entre disciplinas.

Personalmente

Autorretrato. Soy hiperactiva, ambiciosa, exigente, perfeccionista.

Fantasía. Mayor igualdad y equilibrio entre los seres humanos.

Obra de arte favorita. El descenso de la Cruz de Roger van der Weyden

Animal preferido. Mis gatos Roger y Tina.

Música. Ópera y rock.

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir