UNAM
18 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 179 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Citlali Trueta Segovia
Arturo Orta

No. 179 Citlali Trueta Segovia

Estados de ánimo y conexiones neuronales

A veces se llega al conocimiento por casualidad, pero sólo si uno ya tiene la preparación adecuada. Eso le ocurrió a la doctora Citlali Trueta en el Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM. Citlali estaba estudiando cómo, durante la comunicación entre células cerebrales (neuronas) se libera la sustancia llamada serotonina. Para ello, utilizaba un colorante fluorescente que se pega a la membrana de la neurona, y marca los sitios donde se secreta la serotonina. Citlali y su tutor del doctorado en Ciencias Biomédicas, Francisco Fernández de Miguel, observaron "que había puntos fluorescentes en el cuerpo celular"; es decir, que se estaba liberando serotonina no sólo en las sinapsis (uniones entre neuronas), que se hallan al extremo de largas fibras llamadas axones, sino, inesperadamente, en el cuerpo de las neuronas. "Demostramos por primera vez que la serotonina se puede liberar fuera de las sinapsis", explica la investigadora.

Así empezó un largo e interesante desafío para Citlali. El cerebro es un órgano muy complejo: una red de neuronas conectadas cuyo funcionamiento no se puede explicar sólo en términos de conexiones fijas, porque el cerebro se transforma todo el tiempo con las experiencias y el aprendizaje. Esos cambios, añade la doctora Trueta, "se ven reflejados en nuestras emociones ante diferentes circunstancias. Por ejemplo, un pianista mueve los dedos con rapidez y eso está controlado de manera precisa y fina por medio de conexiones sinápticas fijas; pero un día se siente mal y no toca bien, y eso le ocurre porque sus conexiones funcionan de manera diferente y sus sinapsis están siendo moduladas de manera distinta. Creemos que la liberación de neurotransmisores fuera de las sinapsis produce este tipo de modulación".

Durante su infancia Citlali vivió en un ambiente que le estimuló el gusto por la ciencia. Su mamá es física nuclear y su papá veterinario, pero nunca la indujeron a ninguna carrera: le dieron libertad de elegir. Citlali estudió biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM entre 1991 y 1995. Una vez concluido el doctorado en el IFC, en 2003, se integró como jefa del Departamento de Neurofisiología en el Instituto Nacional de Psiquiatría.

La doctora Trueta realizó un posdoctorado en neurofisiología de la retina, y varias estancias de investigación en el laboratorio de Stephen A. Baccus, en la Universidad de Stanford, Estados Unidos. Es tutora del programa de doctorado en ciencias biomédicas de la UNAM. Por su constancia y fascinación por arrancarle algún pequeño secreto al intrincado funcionamiento del cerebro fue reconocida con el Premio L'Oréal-UNESCO para Mujeres Jóvenes en la Ciencia 2012. Años atrás, la UNAM le otorgó cinco diplomas por sus estudios sobresalientes; además obtuvo la prestigiada beca Pew Latin American Fellows para una estancia postdoctoral en Stanford.

La investigadora explica que la serotonina es un neurotransmisor que regula muchas funciones cerebrales, entre las que destaca la modulación de las emociones y las conductas sociales; por ejemplo, la dominancia entre los individuos. Cuando los niveles de serotonina en el sistema nervioso son bajos el individuo presenta depresión; cuando son altos, es activo y optimista. Conocer a nivel celular cómo se regula la liberación de serotonina puede ayudar a entender los estados de ánimo y a tratar trastornos relacionados.

Los estudios se hacen con sanguijuelas, que tienen relativamente pocas neuronas de gran tamaño que se identifican fácilmente y se pueden aislar y cultivar en ambientes controlados. Hoy se sabe que las neuronas codifican la información mediante patrones de actividad eléctrica, y que la frecuencia de sus impulsos nerviosos determina la liberación de neurotransmisores en sitios sinápticos o extrasinápticos. Citlali ha estudiado los estímulos fisiológicos que hacen que las neuronas se activen a diferentes frecuencias al recibir información sensorial por estímulos en la piel.

"Tras 15 años de estudio", señala la investigadora, "se ha podido saber que en las sinapsis las neuronas liberan pequeñas cantidades de serotonina de manera localizada ante impulsos nerviosos a bajas frecuencias; en cambio el soma o cuerpo celular libera (extrasinápticamente) grandes cantidades de serotonina, pero requiere impulsos sucesivos a altas frecuencias, y los mecanismos que regulan cada tipo de liberación son muy diferentes, igual que sus efectos sobre otras neuronas". La doctora Trueta agrega: "también creemos que la liberación extrasináptica de serotonina puede estar produciendo una modulación en todo un circuito neuronal con una duración más larga y efectos difusos sobre las neuronas. Esto puede afectar las emociones y por lo tanto la conducta".

Citlali Trueta se reconoce como una mujer de carácter ambivalente: dulce y fuerte a la vez. Es una madre feliz, y concluye: "He sido afortunada para desarrollarme en el medio científico, pero cuando se tienen hijos se empieza a ver la diferencia de género. Si queremos que la mujeres tengan una mayor participación en la ciencia hay que apoyarlas desde la primaria, y cambiar la normatividad de las evaluaciones".

Personalmente

Habilidad artística
Piano y danza clásica.

Animal favorito
El delfín, por su forma, inteligencia y piel suave.

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir