UNAM
19 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 2 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Vicente Talanquer
Foto:

No. 2 Vicente Talanquer

Si se pidiera a sus alumnos describirlo como profesor, dirían: “Es perro”, pues les exige pensar. Pero añadirían: “Si quieres aprender, ve con él; si quieres pasar, búscate otro”. Tres veces ganador de la Medalla “Gabino Barreda” al más alto promedio final de su generación —en la licenciatura, la maestría y el doctorado—, Vicente Augusto Talanquer Artigas especula con modestia sobre los méritos que le valieron la Distinción Universidad Nacional 1998, para jóvenes académicos, en el área de docencia en ciencias exactas. “Soy un docente que hace investigación y he escrito algunos libros de texto y unas pocas cosas de divulgación”.

Arrellanado en su silla reclinable, en el cubículo 106 de la cuarentona Facultad de Química, explica que sus cursos —física y termodinámica— buscan “despertar el interés por el estudio científico de la naturaleza; desarrollar habilidades como observar, inferir, predecir o estimar, que hacen al individuo capaz de analizar al mundo y tomar sus propias decisiones”.

No es tarea fácil. Pocos estudiantes llegan bien preparados a la universidad. “La mayoría carece de los conocimientos básicos y no ha desarrollado las habilidades y la actitud necesarias para adquirirlos en forma eficiente y rápida”, declara con vehemencia.

Hijo de exiliados españoles y alumno del Colegio Madrid, heredó de ambos una cultura transformadora e igualitaria. “Me convencieron —reconoce agradecido— de que analizar críticamente al mundo era fundamental para formarme como persona y para ser feliz”. Al ingresar a la UNAM, adquirió una segunda convicción: “El proceso que más iguala a los seres humanos consiste en ofrecerles las mismas oportunidades de educación”. Por ello decidió dedicarse a la docencia.

Pero, ¿qué llevó a la investigación a este hombre de 36 años, complexión atlética —ganada cuando estuvo en el equipo de remo de la UNAM— y aspecto juvenil? “Mis profesores de química de la Preparatoria, César Bárzana y José Antonio Chamizo, y maestros de esta Facultad, como Andoni Garritz y Diana Cruz, para quienes educar siempre fue muy importante”.

En 1992, al concluir con las mejores calificaciones su doctorado en ciencias químicas, Vicente Talanquer decidió “medirse” en el extranjero: realizó una estancia posdoctoral de tres años en el Instituto James Franck, de la Universidad de Chicago. “Vi que sí la hacía —se sonroja—, que estaba bien formado y que mi universidad contaba esencialmente con los mismos recursos que las del extranjero, sólo que en aquéllas funcionaban de manera más eficiente”.

Dedicado a la investigación teórica en mecánica estadística, especialmente al estudio del comportamiento de fluidos “desde agua hasta mezclas más complicadas”, acota: “Soy un investigador convencional, hago talacha científica; mi interés siempre ha sido usar la investigación para formar recursos humanos”.

Con ese mismo ánimo formativo, el doctor Talanquer ha publicado 18 artículos educativos, así como un libro de divulgación —Fractus, fracta, fractal, editado por el FCE—, y ha colaborado en la redacción de seis libros de texto para primaria y secundaria. De esta última experiencia rescata: “Es el mayor reto que me han planteado en el terreno educativo y una de las experiencias que más me ha enseñado”.

¿Qué diría a un joven que deseara ser como usted? “Que haga lo que cree que tiene que hacer, pero con gusto y pasión. Eso lo hará feliz”.

Personalmente

• Aficiones: El cine, la lectura y el baile. Me gusta todo tipo de cine, desde Terminator hasta el de arte, pero no soy experto. La última película que me pareció buena fue El show de Truman, de Peter Weir, mi director favorito. En cuanto a la lectura, me gustan Marguerite Yourcenar, Francisco Rojas, García Márquez, Cortázar, Vargas Llosa, y también lo que agarro; no soy un lector culto. Hace una semana terminé la novela de Susana Tamaro Ve a donde el corazón te lleve. Por otra parte, me encanta el baile de salón —danzón, salsa, rock—, tomé clases un par de años aquí en la UNAM. Antes iba mucho al salón Riviera; también he ido al California y a Los Ángeles. El problema es que no me gusta beber y ahora en muchos sitios te obligan.

• Vicios: Ninguno. Mi mamá hizo una buena labor.

• Mayor defecto: Mi introversión. Tengo terror a la interacción en grupo, me vuelvo mudo. En cambio, no tengo ningún problema con la interacción personal.

• Mayor virtud: Cuando decido hacer algo, me comprometo de veras.

• Manías: El orden.

• Deportes que practica: Corro regularmente y voy al gimnasio.

• ¿Y la política? Supongo que soy de izquierda, pero con conflicto. Porque, sí, todos somos iguales pero yo no renuncio a mis privilegios.

 

Miguel Ángel Rivera Ávila

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir