UNAM
16 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 30 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Teresa Reyna Trujillo
Foto: Ernesto Navarrete

No. 30 Teresa Reyna Trujillo

La energía incontrolable de la naturaleza

Investigadora, maestra y madre, la geógrafa Teresa Reyna nos cuenta: “Mis primeros recuerdos se remontan a la ciudad de Colima, donde tuve una infancia muy feliz. Vivía en una casa enorme rodeada de un espléndido ambiente. Me subía a los árboles a cortar frutos frescos y mientras los disfrutaba plenamente me preguntaba: ¿por qué una hoja tierna se transforma en un delicioso fruto?”. Cuando creció, esta niña observadora se convirtió en bióloga y años más tarde en la primera biogeógrafa del Instituto de Geografía de la UNAM, al que ingresó en 1967.

“Soy mujer de muchas pasiones, no cabe duda. Pero hay acontecimientos que me han marcado: cuando yo tenía nueve meses mi padre murió carbonizado durante una tormenta eléctrica. Ése ha sido el reto más grande de mi vida: entender la energía incontrolable de la naturaleza, contra la que los seres humanos no podemos hacer nada”. Esa irreparable pérdida se convirtió en el transcurso de los años en un caudal de búsqueda científica en el campo de la climatología y, en particular, de la agroclimatología, de tal forma que hoy en día la obra de Teresa Reyna constituye una contribución fundamental en el área de la regionalización agroclimática de México, campo muy útil en el desarrollo de la diversidad de productos agrícolas.

Cuando Teresa tenía siete años, su familia dejó Colima, y aquella gran casona rodeada de verde y vida, para radicar en la Ciudad de México. “Mi maestro de biología de la secundaria, Ulises Moncada, del cual guardo un grato recuerdo, deseaba que yo estudiara biología en el Politécnico, donde él trabajaba, pero mi sueño era cursar la carrera en la UNAM, así que en 1962 ingresé a la Facultad de Ciencias”, recuerda. Como parte de la generación 1962-1965, considera su paso por la Facultad muy afortunado al haber tenido grandes maestros como Teófilo Herrera, Nicolás Aguilera y Mariano Villegas. Después de la licenciatura, decidió continuar sus estudios de maestría y doctorado en la misma Facultad, los que concluyó en 1982.

Teresa Reyna es digna discípula de dos destacados investigadores en el área de climatología y meteorología: el doctor Pedro Mocillo y la maestra Enriqueta García de Miranda, quienes han creado escuela en ese campo. Ambos asesoraron sus trabajos de tesis y de ellos aprendió la entrega a la ciencia. La doctora Reyna ha realizado aportaciones en diversos campos: desde cartas climáticas de la República Mexicana y de Latinoamérica y el Caribe, hasta evaluaciones de riesgos meteorológicos para cultivos como el amaranto, el frijol y distintos frutos, entre otros.

“Mi vida académica ha sido muy rica porque he trabajado con personas valiosas y de diversas áreas de la ciencia: agrónomos, ingenieros, meteorólogos, biólogos. De ellos recuerdo particularmente a los doctores Rzendowski y Elia Bravo y al ingeniero Efraín Hernández Xolocotzin, “el Xolo”, de quien fui ayudante en su clase de botánica de la Escuela de Posgraduados de la Universidad de Chapingo. Un día él me puso el mote de “La rebelde Reyna”; creo que siempre lo he sido”, dice sonriendo.

Uno de sus compromisos personales es contribuir al mejoramiento de la nutrición de los mexicanos. Por ello, brinda asesoría a productores agrícolas de diversas regiones y en particular a grupos indígenas como los tarahumaras. Esta labor de asesoría la hizo merecedora del premio “Valores CONAFRUT, SAG 1974”.

Teresa Reyna participó en la coordinación de las subsecciones de agroclimatología y biogeografía del Atlas Nacional de México (1987-1992), el documento cartográfico más importante del país, y es coautora de 45 cartas agropecuarias y urbanísticas, las primeras en su tipo publicadas en nuestro país.

La doctora Reyna termina la entrevista reiterando su espíritu universitario: “Todas mis satisfacciones se las debo a la UNAM, que es generosa y me ha hecho crecer como académica y como persona.
Ha puesto el universo en mis manos...”

Personalmente

Autorretrato. Me siento contenta conmigo misma. Me gusta mucho la gente y trato de darle lo que sé y lo que soy. Soy una mujer de gran energía.

Valores. Respeto a mí misma y respeto el trabajo y el crecimiento de los demás.

Manía. Desvelarme leyendo hasta que acabo un libro.

Pasión. Amo demasiado la vida.

Arte. Disfruto todos los géneros de música. Cuando me siento nostálgica escucho El Bolero de Ravel. En pintura me gustan todos los impresionistas, especialmente Monet, Manet y Renoir.

 

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir