UNAM
24 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 6 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Jaime Litvak King
Foto: Marco Mijares

No. 6 Jaime Litvak King

Vestigios y luces en la arqueología mexicana

Jaime Litvak King es un hombre de gran versatilidad: arqueólogo, divulgador, maestro y amante de la música y del arte. A fines del milenio está considerado uno de los pilares de la arqueología mexicana. “La arqueología ha permitido entender la cultura en el sentido más amplio y profundo, nos ha ayudado a conocernos y a saber, por ejemplo, que sin el conocimiento de México no se podría entender a Centroamérica o a ciertas regiones del sur de Estados Unidos. Pero —advierte— mañana puede surgir algo nuevo que contradiga algo que ya conocíamos, eso es parte de la dinámica interesante de la arqueología”.

Litvak King transpira libertad, con su estilo antisolemne y su envolvente voz profunda comparte hipótesis pasadas y presentes, así como anécdotas y recuerdos.

¿De dónde proviene esa personalidad tan integral y versátil? “Tiene que ver con la manera y las circunstancias en las que fui educado. Mis papás eran inmigrantes: mamá de Polonia y papá de Ucrania, de la antigua URSS”. La familia Litvak llega a México en pleno cambio interno y mundial: “Mi padre llegó el día que mataron a Obregón”, explica.

El doctor Litvak admite que esa cultura heredada es sólo una parte que influye en su formación, el otro elemento es la educación socialista de la época de Cárdenas. Al respecto recuerda: “Era maravilloso, los maestros nos invitaban a ver cuadros, a oír música y a tener preocupación por los problemas sociales. Yo iba a una escuela donde había una espléndida biblioteca y magníficos maestros cuya convivencia se daba más allá de la aulas”.

¿ Desde entonces concibió su compromiso con la cultura, la ciencia y la sociedad? “Tenemos un país con problemas de verdad. ¿No cree que es una obligación ayudar? Mi manera de hacerlo es investigando, enseñando y divulgando lo que sé y aprendí en esta estupenda Universidad”, dice convencido.

Jaime Litvak nació en el corazón de la Ciudad de México y creció en la esquina de Mesones y Bolívar. “Era imposible que no me interesara en la arqueología, para donde volteaba había una pirámide, un juego de pelota o una iglesia. Además, mis maestros de historia y geografía me habían hecho un adicto a los libros y mi gusto por los textos de aventuras fue vital en mi decisión de dedicarme a este campo. Leía con verdadero gusto a Mark Twain o los libros de Ilia Ilf y Eugene Petrov, como aquél que narraba cómo el hombre llegó a ser gigante, donde hablaban de la vida del hombre primitivo”.

Leer y reflexionar sobre la obra del doctor Litvak es un imperativo hoy en día, sus estudios han dado pistas acerca de las formas de vida y arte en las antiguas culturas de Mesoamérica. Sus hipótesis más controvertidas las encontramos en “Xochicalco, en la caída del clásico” o en su teoría del derrumbe de Teotihuacán, entre muchas más.

Además de la UNAM, ha impartido cursos en una docena de universidades del país y del extranjero, y parte importante de su tiempo lo ha dedicado a escribir libros sobre definiciones de área, procesos y técnicas de estudio; se trata de conocimientos básicos para los estudiosos de la antropología y la arqueología.

Su abundancia creativa ha sido también reconocida profusamente: fue Premio Universidad Nacional en 1996 e investigador emérito por el Sistema Nacional de Investigadores y por el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, del cual fue el primer director de 1973 a 1985.

Como divulgador de las ciencias y las humanidades lleva un largo camino recorrido. Es autor de la sabrosa columna “Ni la menor idea” del periódico Humanidades, y cada lunes, a las 9:30 horas, entrevista a investigadores en su programa “Espacio universitario” que, amenizado con música traída de todos los rincones del mundo, se transmite en Radio UNAM.

Litvak es un intelectual de retos científicos; actualmente participa en la reelaboración de una nueva teoría sobre el origen del hombre americano y prepara su mochila para incursionar otra vez por la Montaña de Guerrero, en la búsqueda de nuevos vestigios y luces de la cultura mexicana.

Personalmente

• Lo que más ama: Depende de la edad; muchas cosas y muy sencillas como un platillo sabroso, una pieza musical, una muchacha inteligente. Pero lo que más amo en la vida son mis nietos.

• Pasiones: Entre muchas otras, la música, las carreras de autos y el fútbol. Soy masoquista, gozo sufriendo. ¿Qué no ve que le voy a los Pumas? Cada 15 días los voy a ver y a sufrir.

• Pasatiempos: Soy “cinero” a morir. Frank Capra es mi director favorito; yo podría contar una a una las escenas de sus películas. La música me gusta; disfruto desde al cilindrero y los boleros hasta una sinfonía. Conozco mucha música porque he viajado y he oído de todo. Lo más importante es que la música es uno de los testigos de la sociedad. También camino mucho, duermo como loco y veo la tele.

• Acierto de personalidad: ¡Soy a todo dar!

• Pensamiento político: La política es una actividad pomposa y ritual y yo no tengo ese estilo. Tengo planteamientos distintos a los en boga. Pero eso sí, cuando en México haya cambios grandes, será la primera revolución en el mundo con sentido del humor. Es que este país es precioso.

 

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir