UNAM
18 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 96 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Julio Estrada
Foto: Adrián Bodek

No. 96 Julio Estrada

Explorador de la ciencia, la tecnología y el arte

El placer que sentía ante el arte sonoro lo llevó a fabricarse un piano con tenedores y cuchillos —con la oposición de su familia— y a los 10 años ya escuchaba interiormente la música creada por su mente. Su recuerdo más grato de la primaria es haber tocado los platillos, “aunque luego vino la frustración al no seguir haciéndolo porque se acabó la presentación”, cuenta Julio Estrada, especialista del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM. Desde pequeño su ruta estaba marcada y afortunadamente la siguió, hasta llegar, en la actualidad, a ser un compositor de vanguardia, responsable del proyecto Música- Matemáticas-Computación, y coautor de investigaciones como la que se refiere a la música y la teoría de los grupos finitos.

Este investigador, que obtuvo su doctorado en la Universidad de Estrasburgo, Francia, refiere que a los 14 años abandonó su casa para presionar a sus padres y poder estudiar música, primero en México, y luego en Francia, con compositores de la talla de Olivier Messiaen, Iannis Xenakis y Karlheinz Stockhausen. Al regresar, decidió hacer investigación musical en muchas vertientes, porque ese arte “no está aislado”. Para explicar una de estas vertientes la —que desarrolla con Max Díaz, Víctor Adán y Eric Shwarz—, Julio tocó diferentes escalas en un piano ubicado en un salón de la Escuela Nacional de Música, donde se realizó esta entrevista. Puntualizó que su investigación, expresada en un programa computacional, permite obtener todas las combinaciones posibles de escalas, “lo cual abre puertas a la concepción armónica, melódica y contrapuntística”, que se traduce en un espacio de mayor libertad para la creación musical.

Otra línea de este especialista, que en 2000 y 2001 fue director de investigaciones del Centro de Estudios en Matemáticas y Automatización Musicales de París, se orienta a “dibujar y analizar la música”. Estrada explica que con este sistema, el proceso creativo empieza a partir de los trazos que un artista realiza, por ejemplo, un círculo, una espiral u otras formas libres; el programa computacional le permite escuchar el producto sonoro de su dibujo, además de observar las notas correspondientes en una partitura. Para la composición de su ópera Murmullos del páramo, primero hizo los dibujos. El doctor Estrada no duda en subrayar que se requiere del apoyo de la ciencia y la tecnología para proyectar la forma como el arte interpreta al mundo.

Vivir en Cuernavaca le permite practicar al aire libre la natación y el frontenis, deportes que lo mantienen activo y con buen estado de salud. Asimismo, la lectura de escritores como Vallejo, Neruda, Baricco y Rorty lo transporta a otros espacios cuando desea descansar de sus tareas como compositor, director, investigador y hasta cantante de ópera.

El mar lo atrapa, resultado de haber residido cuando era niño en Veracruz, y por la influencia de sus familiares dedicados a la marina —uno de ellos, comandante de submarino— con quienes comparte el espíritu de explorador, que se refleja no sólo en sus viajes de placer, sino en sus investigaciones.

Si pudiera viajar...

En el tiempo, ¿a dónde iría? Al año 3000 para escuchar la música de esa época, o a Babilonia o a la Grecia antigua, con el mismo fin.

En el Universo, ¿a dónde iría? Al fondo del mar terrícola, en submarino.

A cualquier lugar de la Tierra, ¿cuál elegiría? A China e Indonesia, pero cerca del mar.

Norma Ávila Jiménez

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir