UNAM
25 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 98 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Jordi Austrich
Foto: Adrián Bodek

No. 98 Jordi Austrich

Pensar en grande a partir de lo pequeño

Imaginación, tecnología y experimentación son los ingredientes que mezclan el maestro Jordi Iñaki Austrich Senosiain y sus ingeniosos alumnos en la creación de diversos modelos robóticos: submarinos, escaladores, imitadores de insectos y muchos más.

El maestro Austrich es coordinador del Laboratorio de Cibernética Alejandro Medina de la carrera de física de la Facultad de Ciencias de la UNAM. “En este laboratorio estamos trabajando en diversas líneas de investigación en robótica; en especial la nanorrobótica, que es un campo prometedor y fascinante”, comenta.

“Pronto veremos robots microscópicos que la medicina podría utilizar para administrar medicamentos a los órganos del cuerpo afectados, o robots que contribuirían a detectar fisuras microscópicas en los buques petroleros. Con la ayuda de la mecánica cuántica y la nanociencia se desarrollarán las nanocomputadoras que podrán resolver más rápidamente los problemas que las supercomputadoras”. Desde hace tres años Jordi trabaja en la Facultad con el grupo del doctor Alipio Calles, en un proyecto de nanociencia que busca construir un nuevo tipo de transistores.

Jordi Austrich es de origen vasco-catalán, nacido en México y ha sabido integrar esa triple riqueza cultural de la que proviene. Desde niño jugó apasionadamente con el mecano y al futbol, pero en la preparatoria tuvo que decidir entre la ciencia y el deporte. En los años 70, ingresó a la carrera de física en la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde descubrió su entusiasmo por la cibernética y la robótica, gracias a la maestra Gertrudis Kurtz, quien le enseñó sobre circuitos, electrónica digital y programación.

Enriquece cotidianamente su vida con música clásica, en especial con la de Tchaikovsky y con lecturas de la obra de Isaac Asimov y de J. R. R. Tolkien, autor del Señor de los anillos. Confiesa que no ha querido especializarse en un solo campo de la cibernética, de tal suerte que desde la década de los 70 se ha venido formando en áreas como la programación, los sistemas operativos, las minicomputadoras, la inteligencia artificial, los lenguajes de programación, el diseño de modelos robóticos, los sistemas complejos y las redes neuronales. Algunas de esas especialidades las estudió en la UNAM, en la Universidad de Stanford, California, EUA, y en el Colegio Universitario de las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias, España. En 1992 se graduó de la Maestría en Ciencias y la UNAM le otorgó la Medalla Gabino Barreda.

En 1975 se convirtió en maestro de la Facultad de Ciencias, vocación que reafirma día con día; ha impartido más de 20 asignaturas relacionadas con la cibernética, tanto en la UNAM como en la Universidad Anáhuac del Sur.

Es un placer observar la camaradería, el empeño y la actitud lúdica y creativa que ha fomentado el maestro Austrich en sus alumnos cuando realizan sus practicas para desarrollar un proyecto; en este caso, la física aplicada en los diseños, desarrollo e implantaciones de modelos robóticos. Este proyecto se orienta a través de ocho líneas de investigación en la construcción de los robots: go-bot, un robot capaz de jugar al Go por Internet; robots seguidores de líneas; robots escaladores de paredes y ventanas; robots que solucionan laberintos; robots teledirigidos por computadora; sub-bot, un robot submarino, auxiliar de investigación; el robot exápodo, imitador de insectos y para control y automatización de un helicóptero capaz de volar sin la intervención humana.

El eje de la vida académica de Jordi está en la ilusión de contribuir a formar a algunos de los futuros miembros de la comunidad científica. “Les enseño que la ciencia es un juego maravilloso a generar una nube de ideas y plasmar los resultados en modelos robóticos pues así es la física aplicada. Trato de motivarlos con la idea de que lo hermoso de la ciencia es que nunca termina, siempre estamos aprendiendo y emprendiendo nuevos retos”.

Mientras tanto, Jordi alimenta un anhelo: “Yo sueño que así como un mago saca de la nada las cosas, algún día, por los avances de la nanociencia, vamos a poder formar una manzana, agrupando las moléculas y los elementos que la conforman”.

Personalmente

Autorretrato. Soy alegre aunque a veces tengo mal genio.

Arte. Admiro profundamente la genialidad y la creatividad del ser humano plasmadas en una obra de arte.

Valores. El ser humano es lo más importante, por eso me indignan la pobreza y la desigualdad social.

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir