UNAM
20 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 12 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 12

Jóvenes galardonados

La delegación de estudiantes de preparatoria que representó a México en la V Olimpiada Iberoamericana de Química, celebrada del 20 al 27 de septiembre en Santiago de Compostela, España, obtuvo los más altos reconocimientos en el certamen, al conseguir tres medallas de oro y una de plata. La delegación estuvo conformada por Gautham Nair, del estado de Morelos, que obtuvo la medalla de oro con la mejor calificación de la olimpiada; Carlos Wiechers, del estado de Guanajuato, que ganó la segunda medalla de oro mejor calificada de este certamen; Rubén Muñoz, del estado de Jalisco, también medalla de oro y Ricardo Falcón, del estado de Morelos, ganador de medalla de plata. Los estudiantes que representaron a México estuvieron acompañados por los profesores Antonia Dosal y Mauricio Castro. La Olimpiada Iberoamericana de Química es convocada por la Organización de Estados Americanos (OEA) y en esta quinta edición contó con la participación de once países latinoamericanos y de España, cada uno con una delegación de cuatro estudiantes en nivel preuniversitario.

Por otra parte, Jorge Enrico Ramírez Ruiz, egresado de la licenciatura en física por la Universidad Nacional Autónoma de México y Alfredo Quinto Hernández, estudiante de la maestría en Ciencias Químicas, también de la UNAM, recibieron este año el Pre Premio Nacional de la Juventud en el área de Actividades Académicas.

Autor de diversos artículos publicados en revistas especializadas en astrofísica, Ramírez Ruiz obtuvo en junio pasado la licenciatura en física con mención honorífica y la medalla Gabino Barreda, el máximo galardón que la UNAM otorga a un estudiante. Además, obtuvo el segundo lugar en el Premio León Lederman, lo cual le valió una estancia, durante 1998, en el National Laboratory de Los Alamos, en Estados Unidos. Ahí trabajó en el campo de los rayos gamma y fue reconocido como uno de los mejores investigadores jóvenes del mundo, por sus contribuciones en dicha área. Este mes viajará a la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, para cursar el doctorado.

Por su parte, Alfredo Quinto Hernández hizo la licenciatura en el Instituto Tecnológico de Zacatepec, en Morelos y, actualmente, cursa la maestría en Ciencias Químicas en la UNAM. Ha publicado artículos sobre reactores químicos, tema con el cual se tituló. Asimismo, ha cosechado reconocimientos como la medalla Tecnológico de Zacatepec, el Premio Nacional de Excelencia Académica 1997, de la Sociedad Nacional de Escuelas de Ingeniería, y en 1998 obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Estudios Extranjeros de Osaka, Japón.

El océano tiene la Respuesta

Investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos trabajan ya en la que se ha dado en llamar la próxima revolución biomédica; se trata de intensificar la búsqueda de nuevos compuestos farmacológicos en la flora y fauna marinas. Ante la alarmante emergencia de microorganismos causantes de enfermedades que son resistentes a los antibióticos conocidos, la ciencia médica requiere de nuevos fármacos y el océano puede ser la respuesta. Poco exploradas, las profundidades marinas esconden secretos que en los próximos años podrían ser develados en favor de nuevas estrategias terapéuticas contra el cáncer, las enfermedades neurodegenerativas y aún padecimientos tan graves como el sida. Actualmente se encuentran en fase de prueba en laboratorios estadounidenses cerca de 30 compuestos extraídos de corales, bacterias submarinas, algas y otros organismos acuáticos.

Peligro en el aire

Un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que en grandes ciudades europeas la contaminación atmosférica generada por el transporte a gasolina o diesel causa más víctimas que los propios choques o atropellamientos en la vía pública. El estudio de la OMS se realizó en Francia, Suiza y Austria. Los investigadores encontraron que anualmente se presentan en esos países 21 mil muertes asociadas con males respiratorios atribuibles a la contaminación, contra 9 947 por accidentes de tránsito; además, se registran 300 mil casos de bronquitis infantiles, 150 mil casos de infarto y 500 mil urgencias por asma, en el mismo periodo. Haciendo una proyección estadística al resto de Europa, la OMS calcula que alrededor de 80 mil europeos mueren al año por causas derivadas de la contaminación del aire en las grandes urbes del viejo continente. ¿Podemos imaginar cuáles serían las cifras si se hiciera un estudio similar, por ejemplo, en la Ciudad de México?

EL DDT, una amenaza vigente

De acuerdo con un informe de la Fundación Mundial para la Vida Silvestre, el plaguicida conocido como DDT (siglas de su nombre químico: dicloro-difenil-tricloroetano) sigue empleándose ampliamente en muchos países no industrializados, especialmente para combatir al mosquito portador del paludismo o malaria. Prohibido desde la década de los setenta en los Estados Unidos, donde estuvo cerca de causar la extinción del águila calva, y en otros países desarrollados, el DDT puede permanecer inalterable durante años: por lo general se evapora a la atmósfera donde es transportado por lo vientos alrededor del mundo, luego se condensa y vuelve a caer a la tierra en gotas de lluvia fría, por lo que su nociva presencia tiende a registrarse en las altas latitudes del planeta. Algunas de las mayores concentraciones de DDT se han encontrado en osos polares, pingüinos y personas que habitan en el norte de Canadá. El DDT se aloja en el tejido graso del organismo humano e interfiere con procesos hormonales así como con el funcionamiento del sistema inmunológico. La Organización de las Naciones Unidas busca instrumentar un acuerdo global que proscriba de una vez por todas y para siempre el uso de DDT, junto con otros once pesticidas sumamente tóxicos como el aldrin, el clordano, el dieldrin, el endrin, el heptaclorano, el mirex y el toxapeno, que junto con el DDT forman lo que ya se conoce como los “doce malditos”.

Biblioteca sin libros

Una de las mayores bases o “bibliotecas” genéticas de plantas de cultivo está aumentando su acervo: los compartimentos congelados del Instituto de Genética Vegetal y Plantas de Cultivo de Gatersleben, en Alemania, conservan cerca de 100 mil muestras de semillas de diversas especies. Recientemente, el Instituto adquirió la Base Genética de Braunschweig, que agrega 55 mil muestras más. La tarea del Instituto es estudiar y preservar la diversidad genética de las plantas de cultivo. Ahí, los científicos realizan complejos experimentos, y cada año recogen semillas de cerca de 8 mil especies. Esta base genética ofrece anualmente alrededor de 15 mil muestras para fines científicos y de cultivo, por ejemplo en jardines botánicos, tanto alemanes como extranjeros.

Dolly envejece prematuramente

Las células de la oveja Dolly parecen ser más viejas que la misma Dolly. Los investigadores que clonaron al animal informaron en un artículo aparecido en la revista Nature, que los telómeros de su material celular son más pequeños de lo esperado. Los telómeros son los extremos finales de los cromosomas (dentro de los cuales se aloja el material genético de la célula) y se acortan gradualmente después de cada división celular, por lo que son un indicador de la edad de la célula. Los telómeros prematuramente cortos de Dolly tal vez reflejen el hecho de que la famosa oveja fue creada a partir de la célula mamaria de un animal de seis años de edad (que significa la madurez en esta especie). Sin embargo, algunos biólogos no están plenamente convencidos de este hallaz go porque la diferencia de longitud en los telómeros de Dolly es de menos del 20% y esto, dicen, bien podría representar una variación normal.

Ver para creer

No cabe duda que el negocio de hacer pasar por ciencia cosas que no lo son, sigue ganando adeptos. Tal es el caso de la “empresa” canadiense Clonaid, que se presenta como “la primera compañía en el mundo que ofrece clonación de humanos”. Fundada en 1997 por Claude Vorilhon, ex cronista deportivo y hoy líder de la secta de los Raëlianos, que creen que la vida en la Tierra fue creada “en laboratorios extraterrestres”, Clonaid cuenta con un “director científico” y aunque todavía busca atraer inversionistas para contar con el capital necesario para sus dudosos propósitos, ya ofrece “clonación de mascotas” en atención a las muchas cartas que se reciben de afligidos propietarios de animales caseros fallecidos, quienes preguntan si pueden enviar células de las mascotas para “obtener una copia”. En su página de Internet, Clonaid asegura, desde luego sin ninguna garantía, que la clonación permitirá a las personas “brincar” de un cuerpo a otro cuando mueran y alcanzar “la vida eterna”.

Retos de la biotecnología en México

La biotecnología, definida esencialmente como el uso de agentes biológicos en la producción de bienes y servicios, ha sido reconocida como una de las disciplinas con mayor influencia en la solución de problemas en las áreas de alimentación, salud y protección del ambiente. Se aplica, por ejemplo, en el control de plagas, la identificación de microorganismos, el tratamiento de residuos tóxicos y el desarrollo de variedades vegetales y de nuevos fármacos y vacunas. Así lo señalaron los especialistas en biotecnología que participaron en el Foro Retos y Oportunidades de la Biotecnología en México, que tuvo lugar en Bahías de Huatulco, Oaxaca, del 17 al 18 de septiembre pasado.

Los investigadores asistentes coincidieron en que no sólo debe fortalecerse la investigación en No cabe duda que el negocio de hacer pasar por ciencia cosas que no lo son, sigue ganando adeptos. Tal es el caso de la “empresa” canadiense Clonaid, que se presenta como “la primera compañía en el mundo que ofrece clonación de humanos”. Fundada en 1997 por Claude Vorilhon, ex cronista deportivo y hoy líder de la secta de los Raëlianos, que creen que la vida en la Tierra fue creada “en laboratorios extraterrestres”, Clonaid cuenta con un “director científico” y aunque todavía busca atraer inversionistas para contar con el capital necesario para sus dudosos propósitos, ya ofrece “clonación de mascotas” en atención a las muchas cartas que se reciben de afligidos propietarios de animales caseros fallecidos, quienes preguntan si pueden enviar células de las mascotas para “obtener una copia”. En su página de Internet, Clonaid asegura, desde luego sin ninguna garantía, que la clonación permitirá a las personas “brincar” de un cuerpo a otro cuando mueran y alcanzar “la vida eterna”. este campo, sino también definir un marco regulatorio que comprenda la experimentación, la liberación de productos al medio ambiente y su comercialización. Con respecto a la seguridad, se destacó que en México sólo se cuenta con la experiencia del Comité de Bioseguridad Agrícola, que ha trabajado principalmente en el control de la introducción de nuevas variedades de plantas, por lo que debe crearse otra instancia que evalúe los posibles impactos causados al ambiente por la liberación de microorganismos y animales transgénicos. El Foro fue organizado por la Academia Mexicana de Ciencias, el Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir