UNAM
23 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 136 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 136

Encuentran sarcófago milenario en Toniná

El 20 de diciembre pasado Juan Yadeun Angulo, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y un equipo de arqueólogos encontraron en Toniná un sarcófago de más de 1 000 años de antigüedad.

Toniná, que en tzeltal significa "casa de piedra", fue una impresionante ciudad maya ubicada al norte del valle de Ocosingo, en el estado de Chiapas, que tuvo su apogeo entre finales del siglo VI y principios del X. Se trata de una enorme montaña artificial edificada sobre una pequeña cordillera natural, donde se localizan siete plataformas de piedra que desde su base alcanzan una altura de 70 metros. Aquí, arquitectos y artistas mayas construyeron durante más de 1 000 años una acrópolis con laberintos, templos, palacios, escalinatas, murales y esculturas.

De las plataformas sobresalen, en la tercera, el Palacio del Inframundo; en la cuarta, el Palacio de las Grecas y la Guerra, y en la sexta, un mural que recuerda un códice abierto hecho de estuco de 12 metros de ancho por cuatro de altura y que representa el mito de los soles cosmogónicos. Toniná, a diferencia de otras ciudades mayas, fue una potencia militar y en sus muros pueden verse diversas representaciones de prisioneros, guerreros y calaveras en piedra y estuco.

El hallazgo se registró durante los trabajos de la última temporada de campo en el sitio, los cuales concluyeron a finales de 2009. Cuando los arqueólogos realizaban labores de nivelación del piso, detectaron una alteración en la quinta plataforma, por lo que decidieron excavar en el lugar. Ahí encontraron el sarcófago de piedra que data de entre el 840 y el 900 d. C. Tiene dos metros de largo, 70 centímetros de ancho y 60 de profundidad. En cada una de sus esquinas tiene soportes en forma de botón y su lápida, con las mismas dimensiones, tiene un espesor de 15 centímetros. En el interior del ataúd había una olla y un cráneo con huellas de deformación y fracturado en varias partes, y a un lado, unos huesos largos colocados en forma de cruz. La tumba presentaba alteraciones, lo que hace suponer que fue abierta, quizá alrededor de 1490. El investigador afirma que los restos óseos podrían pertenecer a una mujer o a un menor, posiblemente de origen distinto al maya.

Yadeun Angulo señaló que este tipo de sarcófago es único en el México antiguo, y en cierto sentido es parecido al de la Reina Roja —descubierto en 1994 en Palenque—, tanto por su tamaño como por carecer de inscripciones.

El sarcófago y las piezas de cerámica halladas en ella podrían ser elementos clave para entender el enigma del colapso de la cultura maya. Muchos expertos han apuntado a guerras internas entre ciudades estado mayas, o degradación ambiental, como causas posibles de la declinación maya a partir del año 820 d. C.

Pilas pirata, residuos peligrosos

Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) aseguraron que las pilas alcalinas y de zinc-carbono de marcas registradas no contaminan el ambiente ni causan daños a la salud, ya que no contienen cadmio, mercurio ni plomo. Son las baterías que se venden en el mercado informal las que son altamente contaminantes.

Benjamín Ruiz, de la Facultad de Química de la UNAM, y Guillermo Román, del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo del IPN, concluyeron que los niveles de sustancias potencialmente dañinas de las pilas que se distribuyen en el mercado formal se encuentran dentro de lo que establece la norma oficial, que elabora la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales. Esta norma establece que las baterías alcalinas o de zinc-carbón no pueden contener más de cinco partes por millón de mercurio, plomo u otros materiales contaminantes, lo que cumplen las pilas legales.

Los investigadores encontraron que las baterías piratas tenían en promedio 300 partes por millón de estas sustancias, por lo que recomendaron no adquirir esos productos, aún cuando sean más económicos.

El investigador de la UNAM también estudió la resistencia de las pilas formales, y encontró que el material con el que están fabricadas no se derrama, además de que aun cuando fueron sometidas a grandes presiones, el cuerpo de las baterías no se deformó. El especialista comentó que incluso si el contenido se derrama, "el material más agresivo que contienen es hidróxido de potasio que, al ser parecido a la sosa cáustica, puede causar quemaduras. En ese caso sólo hay que lavar el área, mantenerla ventilada y no es necesario usar ningún tipo de medicamento".

Pero sucedió lo contrario con las pilas de marcas desconocidas, "ya que la mayoría no tienen cuerpo de metal, sino de cartón e inclusive de papel periódico", aseguró el investigador.

En México esta industria registra ventas de 500 millones de dólares anuales, pero en los últimos años, entre 175 y 200 millones se han ido al mercado de productos provenientes de mercados informales, principalmente de China, país que comercializa alrededor de 30 marcas ilegales.

Transforman células de la piel en neuronas

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford lograron transformar células epiteliales de ratón en células nerviosas introduciendo tres genes. Las células se modificaron sin antes convertirse en células pluripotenciales, un paso que se pensaba era indispensable para que pudieran adquirir nuevas funciones.

Hasta hace poco, se creía que la especialización celular era un camino de un solo sentido: las células embrionarias pluripotenciales se transforman en los distintos tipos celulares de un organismo, pero estas células hijas ya especializadas no podían dar marcha atrás y revertir el proceso.

Entonces llegó Dolly, la oveja que en 1997 fue clonada de una célula adulta, lo que demostró que, en ciertas condiciones, una célula especializada podía funcionar como una embrionaria.

En 2007, un equipo de investigadores pudo crear células madre pluripotenciales inducidas, IPS, a partir de células epiteliales humanas introduciendo en su ADN cuatro proteínas. Posteriormente, las IPS fueron transformadas en diferentes tipos celulares.

Marius Wernig, director del equipo que realizó el hallazgo reciente, se preguntó si la fase IPS era imprescindible. Él y un grupo de científicos detectaron 19 genes implicados en la reprogramación celular y en el desarrollo y funcionamiento de las neuronas. Introdujeron estos genes en células epiteliales de embriones de ratón y observaron la respuesta celular. Después de 32 días las células epiteliales parecían células nerviosas y realizaban algunas de las funciones de éstas. El siguiente paso fue reducir el grupo original de 19 genes con el que habían iniciado esta fase del estudio a sólo tres. Y en vez de tomar las células de la piel de embriones de ratón, utilizaron células de la cola de ratones adultos. Pasados 32 días, encontraron que 20% de las células se habían transformado en neuronas. Con el método anterior sólo lo hacían entre 1 y 2% de las células originales. Las células transformadas no sólo parecen neuronas, también producen las mismas proteínas que éstas y construyen sinapsis como cualquier neurona.

Este hallazgo podrá sentar las bases para investigar una serie de enfermedades neurológicas heredadas, así como los males de Alzheimer y Parkinson, aseguró Werning. El resultado de la investigación se dio a conocer en la revista Nature.

Colisiones galácticas y cuasares

Un grupo de atrónomos encontrarón las primeras pruebas contundentes de la existencia de un cuasar binario en el centro de un par de galaxias en colisión. Un cuasar se forma cuando el hoyo negro central de una galaxia absorbe grandes cantidades del material que lo rodea. En esas condiciones, el material emite muchísima energía. Un cuasar binario está formado por dos cuasares muy cercanos. Se piensa que los cuasares (tanto sencillos como binarios) se forman durante el choque de dos galaxias.

En un artículo publicado el 3 de febrero en la revista Astrophysical Journal un equipo de astrónomos dirigidos por Paul Green, del Centro de Astrofísica Harvard- Smithsonian, identifica por primera vez un cuasar binario en dos galaxias en franca e indudable colisión.

El objeto al que se refiere el artículo de Green y sus colaboradores ya estaba identificado como cuasar en el Catálogo Digital Sloan. Green y su equipo analizaron imágenes de la misma región tomadas con el Observatorio Espacial Chandra de Rayos X y los telescopios de los observatorios de Kitt Peak y Monte Palomar. Las imágenes indicaban que se trataba de un cuasar doble, o binario. John Mulchaey, otro miembro del equipo, usó los telescopios Magallanes del Observatorio de Las Campanas, Chile, para obtener imágenes más detalladas de las galaxias en las que estaban alojados los cuasares. Las imágenes no dejaron duda de que las galaxias están en proceso de fusionarse. Para afirmar la conclusión, el equipo llevó a cabo simulaciones computarizadas de choques de galaxias que arrojaron resultados muy parecidos a las imágenes de Mulchaey, quien dice: "Esto sugiere que este tipo de interacción entre galaxias es fundamental para generar hoyos negros supermasivos y cuasares".

China: superpotencia científica

De acuerdo con un artículo que publica Jonathan Adams, director de evaluación de investigaciones de la compañía Thomson Reuters, en la revista New Scientist, China es actualmente el segundo generador de conocimiento científico del mundo, superado sólo por Estados Unidos. De continuar su trayectoria actual, ocupará el primer lugar antes del año 2020.

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, entre 1995 y 2006 la inversión en investigación y desarrollo en China creció a un ritmo anual de 18%, sólo debajo de Estados Unidos y Japón, y arriba de cualquier país europeo.

La educación también ha recibido importantes apoyos del Estado: actualmente la población de estudiantes universitarios es de 25 millones, pero hace nueve años era de cinco millones. En 1998, China producía 20 000 artículos científicos por año; en 2006 fueron 83 000, más que Japón, Alemania y el Reino Unido. Y en 2009 el número llegó a 120 000 artículos; en Estados Unidos se publicaron 350 000.

China también ha diversificado las áreas científicas y tecnológicas donde tradicionalmente se había concentrado: ingeniería, ciencias informáticas y de la Tierra. Hoy en día los científicos de ese país producen el 20% de las investigaciones en ciencias de materiales y son líderes en cerámicas y polímeros, ingeniería metalúrgica y cristalografía, además de contribuir de manera importante en las ciencias agronómicas y las biomédicas. Esto ha tenido como consecuencia que China transite de una economía de manufactura a una del conocimiento, que emerge de sus propias instituciones.

De acuerdo con Adams, ya no existe ninguna duda de que China será líder mundial en producción de conocimiento científico.

Esta realidad resulta asombrosa si pensamos que en la primera mitad del siglo pasado el desarrollo científico y tecnológico de China era prácticamente inexistente. Pero tomó la decisión de apoyar decididamente a la educación y al desarrollo científico y tecnológico, con los resultados que ahora vemos.

En México, pese a que la Ley de Ciencia y Tecnología obliga a destinar por lo menos 1 % del Producto Interno Bruto a la ciencia, el presupuesto no ha rebasado el 0.46% en la última década.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir