UNAM
14 de diciembre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 166 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 166

Curiosity llegó a Marte

Ocho minutos fue el tiempo que le tomó a Curiosity, vehículo todo terreno de casi una tonelada, tres metros de largo, 2.8 de ancho y 2.1 de altura, penetrar la tenue atmósfera de Marte y llegar a posarse en el suelo marciano, específicamente en Gale, un cráter de impacto causado por un meteorito. Los científicos de la NASA hablaban de siete minutos "de terror", aunque sabían que podía existir una variación de un minuto por las condiciones atmosféricas que se encontrara en el aterrizaje (que no "amartizaje", según la Real Academia de la Lengua).

La nave Mars Science Laboratory, donde se alojaba el Curiosity, salió de Cabo Cañaveral el mes de noviembre pasado y viajó ocho meses y medio recorriendo más de 570 millones de kilómetros para llegar a su destino, el planeta Marte, dios de la guerra, la agricultura y el Estado para los romanos.

El aterrizaje fue catalogado como de terror porque la misión, que costó cerca de 2 500 millones de dólares y ocho años de trabajo de más de 100 científicos (entre ellos y muy destacadamente un mexicano, Rafael Navarro González, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM), podría haber fracasado en ese lapso de ocho minutos. Fue un aterrizaje complejo: la nave tuvo que utilizar unos retrocohetes que le permitieron disminuir su velocidad de 21 000 kilómetros por hora a poco más dedos, desplegar un paracaídas de 16 metros de diámetro y por medio de una grúa y varios cables, bajar a Curiosity cerca de ocho metros y colocarlo en el suelo.

"El Curiosity es el vehículo más complejo que haya llegado jamás al suelo de Marte. Nunca se ha hecho algo tan arriesgado y difícil como esta maniobra de aterrizaje", aseguró el director de la NASA, Charles Bolden.

La sonda Mars Express de la Agencia Europea del Espacio, que se encuentra en la órbita de Marte, registró las señales de la nave de la NASA unos 10 minutos antes de que entrara en la atmósfera, así como las de su descenso, separación de la grúa y aterrizaje. Estas señales fueron recibidas en el sala de control del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

Para los terrícolas, Marte, el cuarto planeta desde el Sol, es frecuentemente el tercer objeto celeste mas brillante en nuestro cielo nocturno, después de la Luna y Venus. Tiene un diámetro de 6 780 kilómetros, cer- ca de la mitad del de la Tierra y el doble del de la Luna y su superficie es parecida a un desierto rocoso. Se encuentra 1.5 veces más alejado del Sol que la Tierra y su distancia al Sol varía de 206.7 millones de kilómetros a 154.8. Esto hace que sea un planeta más frío: su temperatura promedio es de –53º C. Su año dura 687 días terrestres y su día 24 horas, 39 minutos y 35 segundos. Cuenta con una atmósfera menos densa que la nuestra, que consiste en dióxido de carbono (95.3%), nitrógeno (2.75%) y argón (1.6%). Existen vientos que recorren su superficie a una velocidad de hasta 40 metros por segundo y con alguna frecuencia se forman tormentas de arena.

La misión Curiosity cuenta con 23 meses para responder algunas de las dudas que tenemos sobre nuestro rojo vecino, entre ellas si en el área del cráter Gale existen evidencias de vida tanto del pasado como actuales. Estos estudios forman parte de investigaciones más generales sobre procesos en la atmósfera y superficie de Marte.

El vehículo explorador Curiosity está diseñado para pasar sobre obstáculos de 65 centímetros de altura y desplazarse hasta 200 metros diarios por la pedregosa superficie de Marte. Va equipado con 17 cámaras, un brazo robótico con un conjunto de herramientas especializadas y un gran número de instrumentos científicos. Es el primer vehículo en el planeta rojo que utiliza energía atómica (los anteriores usaban energía solar), con lo que su vida útil podrá ser de decenas de años, aunque la primera fase de la misión está planeada para concluirse en poco menos de dos. Cuenta con dispositivos como el ChemCam, que emite pulsos de láser para vaporizar finas capas de material de rocas y un espectrómetro para identificar los elementos que las componen.

Curiosity es cerca del doble de tamaño y cinco veces más pesado que los últimos vehículos que se trasladaron por la superficie marciana: el Spirit y el Opportunity, que llegaron allá en enero de 2004.

Una de las novedades de esta nueva misión es que miles de personas pudieron ver en vivo, por medio del Internet, la llegada de la nave a Marte y esperar con los científicos durante los temidos minutos de terror. Pasada la espera, la sala de control estalló en gritos de alegría, abrazos, risas y aplausos: Curiosity había llegado a su destino sano y salvo.

El canto de las aves y el clima

Un estudio reciente revela que las aves canoras de Norteamérica que viven en sitios de clima fluctuante, presentan una mayor variación en sus cantos que las que viven en lugares con climas estables. Esto permite a las aves que sus cantos sean escuchados sin importar los cambios del hábitat donde viven, de acuerdo con un estudio publicado en agosto pasado en la revista Biology Letters.

Los investigadores, de la Universidad Nacional de Australia y el Centro Nacional de Síntesis Evolutiva de Carolina del Norte, Estados Unidos, grabaron los cantos de más de 400 pájaros machos de 44 especies, entre otros orioles, mirlos, currucas, gorriones, cardenales, pinzones, jilgueros, carboneros y zorzales. Después analizaron los cantos utilizando un programa que convertía cada sonido (silbidos, gorjeos, trinos, chirridos) en un espectrograma o gráfica de sonido. Como en una partitura musical, el complejo patrón de líneas resultante de una melodía permite a los científicos analizar sus componentes. Para cada ave, midieron las características de su canto, las notas más altas y más bajas, la cantidad de notas distintas y el espaciamiento entre ellas.

Al combinar estos datos con los de temperatura, precipitación, tipo de hábitat y latitud encontraron un patrón sorprendente: las aves macho que sufren cambios mas drásticos en las diferentes estaciones del año, producían una mayor diversidad de cantos: podían emitir notas muy bajas o muy altas y ajustar el volumen de su canto.

Además de los cambios de clima estacionales, los investigadores encontraron un patrón similar en relación a las variaciones geográficas de los sitios en que las aves se desplazaban. Las especies que vuelan grandes distancias y están sometidas a cambios extremos en los diferentes lugares donde habitan, por lo general tiene cantos mas complejos y variables.

¿Cómo explicar este patrón? Existe una relación entre la cantidad de lluvia que recibe un sitio y la densidad de la vegetación, aseguró Iliana Medina de la Universidad Nacional de Australia. Una vegetación que se modifica estacionalmente implica que las condiciones acústicas del sitio también cambian; es decir, el sonido se transmite de manera diferente a través de distintos tipos de vegetación.

Las aves suelen llegar a los sitios donde tendrán a sus crías durante la primavera, cuando muchos de los árboles tienen pocas hojas y, en el transcurso de unas pocas semanas, el sonido de sus cantos cambiará drásticamente a medida que los árboles se cubran de hojas. No hay que olvidar que los cantos de las aves son un elemento de supervivencia importantísimo: son su manera de comunicarse con otros machos para delimitar su territorio o para atraer a las hembras.

Descubren templo maya en Guatemala

Adornado con enormes mascarones y pintado de color rojo sangre, el recién descubierto Templo del Sol Nocturno seguramente fue impresionante desde su construcción, que un equipo de científicos guatemaltecos y estadounidenses calcula ocurrió hace 1 600 años. El hallazgo lo dio a conocer el Instituto de Antropología e Historia de Guatemala el pasado 12 de julio.

En 2010 Thomas Garrison de la Universidad de California, Stephen Houston de la Universidad de Brown y el arqueólogo guatemalteco Edwin Román de la Universidad de Austin, Texas, trabajaban en el sitio conocido como El Zotz, en el departamento del Petén, 500 km al norte de la capital guatemalteca. En las excavaciones descubrieron la Pirámide del Diablo, un edificio de cerca de 15 metros de altura que tenía en la parte más alta los vestigios de un palacio real y una tumba fechada entre el 350 y el 400 d.C. Asimismo, descubrieron el Templo del Sol Nocturno, pero les tomó dos años excavarlo y revelar sus obras de arte. Las paredes están decoradas con mascarones de estuco de 1.5 m de altura, con representaciones en tres dimensiones de diferentes rostros del Sol conforme avanza en el cielo en el curso del día.

En la primera fase, la deidad del Sol está representada por un pez parecido a un tiburón que se ve en el horizonte, en referencia al Sol cuando nace en el Caribe. El Sol de medio día está representado por un anciano que bebe sangre y en la tercera fase se ve un jaguar, animal que está activo al atardecer y durante la noche en la selva. Las máscaras están cubiertas por restos de pigmentos de color rojo intenso.

Si bien ya se conocían sitios arqueológicos con imágenes de diferentes etapas del Sol, nunca se habían encontrado en un solo templo. Esas fases coinciden con las descritas en el inframundo del Popol Vuh, libro sagrado de los antiguos mayas. Para ellos, el Sol se relacionaba con nuevos comienzos y es un símbolo de la realeza, por lo que la presencia del templo en un sitio muy cercano a una tumba podría indicar que se trata del fundador de una dinastía, el primer rey Zotz.
Este descubrimiento es un elemento más que nos ayuda a entender las dimensiones y complejidad de la cultura maya.

Alergias por polen

Según datos de la Secretaría de Salud los pólenes de árboles, malezas y pastos silvestres y cultivados ocasionan alergias en 25–30% de la población mexicana. Los casos de polinosis reportados en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias por polen de árboles fue de 73%, por pastos el 60% y por malezas el 36%.

Según un muestreo de la Red Mexicana de Aerobiología (REMA) de la UNAM, el polen del fresno es una de las biopartículas más abundantes en el aire del Distrito Federal y una de las más alergénicas, que ocasiona rinitis alérgica (reacción de las membranas de la mucosa de la nariz), conjuntivitis (irritación de los ojos y lagrimeo), asma o espasmos bronquiales y urticaria.

En los hospitales aumentan los casos graves de alergias al polen cuando las concentraciones de estas partículas alcanzan los niveles más altos según la REMA; esto es, de enero a marzo, y en junio y julio. Por intervalo de edad, la mayor frecuencia se da entre los cinco y los 20 años.

El fresno (Fraxinus excelsior), árbol que mide hasta 40 metros de altura, y otras especies introducidas como los cipreses y los eucaliptos, fueron utilizadas masivamente para la reforestación en el Distrito Federal y otros lugares de México. Tan sólo en Chapultepec hay cerca de 8600 fresnos y en Ciudad Universitaria más de 7000.

Guillermina González Mancera, de la Facultad de Química de la UNAM, realizó estudios de microscopía electrónica de barrido en la exina, o pared externa de varios tipos de polen, y además encontró adheridos a su superficie una gran variedad de partículas de diésel y otros contaminantes inorgánicos, entre otras aluminio, silicio y azufre, que frecuentemente ocasionan respuestas inflamatorias.

La REMA cuenta con semáforos que alertan sobre la con- centración de granos de polen suspendidos en la atmósfera. Debido a que en México este tipo de alergias se ha incrementado entre 30 y 40% en los últimos años, el personal de la REMA ha empezado a realizar gestiones para que los medios masivos los incluyan en los informes de la calidad del aire, incluso por teléfono celular. Puedes consultar su portal en: www.atmosfera.unam.mx/rema/index.html

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir