UNAM
16 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 172 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 172

Cementerio prehispánico en Sonora

A 300 metros del pueblo de Onavas, municipio del sur de Sonora, Cristina García Moreno, de la Universidad Estatal de Arizona, y un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dieron a conocer el hallazgo del primer cementerio prehispánico en esa entidad, compuesto de restos óseos de 25 personas, fechados en cerca de 1 000 años de antigüedad. El sitio fue descubierto por habitantes de Onavas en 1999, cuando realizaban obras para construir un canal de irrigación.

Lo interesante del hallazgo es que 13 esqueletos tienen una deformación intencional del cráneo (alargado hacia la parte posterior) y cinco tienen limados algunos dientes en forma de V, prácticas culturales similares a las de grupos prehispánicos de Mesoamérica que no se habían registrado en Sonora. La deformación craneal en las culturas mesoamericanas se utilizaba para diferenciar grupos sociales o con fines rituales, mientras que limar los dientes en culturas de Nayarit era un ritual de paso a la adolescencia.

En Sonora no había evidencias de entierros prehispánicos. Lo más cercano es el sitio arqueológico La Playa, donde se han recuperado más de 400 esqueletos enterrados en las viviendas o cerca de éstas, pero en este caso se trata de un área especifica para enterrar muertos, dijo García Moreno.

En el sitio se encontraron también brazaletes, una nariguera, aretes, pendientes y collares elaborados con conchas y caracoles de la región del Golfo de California. Un individuo tenía un caparazón de tortuga a la altura del abdomen. No está claro por qué algunas personas fueron enterradas con ornamentos, ni la razón de que sólo un esqueleto sea de mujer. En ninguno de los entierros se encontraron ofrendas.

De las 25 personas, 17 eran menores de edad de entre cinco meses y 16 años; se piensa que la fuerza aplicada al cráneo para deformarlo fue la causa de su muerte, pues en estudios realizados en los huesos no se detectó ninguna enfermedad.

El análisis de los entierros concluyó en noviembre de 2012 y este año la investigación continuará para determinar si hubo interacción entre los pueblos de esta región y los mesoamericanos.

Carbohidratos y domesticación

Hace miles de años, grupos de lobos empezaron a frecuentar asentamientos humanos, iniciando así una serie de acontecimientos que desembocaron en los perros domésticos que conocemos hoy. La fecha y la región exactas aún se debaten, pero un grupo de científicos ha identificado lo que parece haber sido un factor esencial en esa transformación: la capacidad de digerir carbohidratos que poseen los perros.

La investigación, publicada en enero de este año en la revista Nature, encontró evidencias de que los perros pueden transformar el almidón en azúcar y luego transportarla del intestino al torrente sanguíneo de manera mucho más eficiente que los lobos. Al comparar el ADN de perros y lobos, los científicos identificaron diferencias en los genes involucrados en el metabolismo del almidón y su transformación en azúcares. Estas diferencias dieron a los primeros perros la posibilidad de digerir los restos de comida que eran desechados en primitivas aldeas agrícolas, renunciando a la vida independiente y entrelazando sus vidas con las de los humanos.

Erik Axelsson, de la Universidad de Uppsala, Suecia, dirigió el estudio, en el que se analizó el material genético de 12 lobos grises y se comparó con el de 60 perros domésticos de distintas razas. El equipo de investigación localizó las variaciones genéticas que poseían todas las razas de perros y que estaban ausentes en los lobos; y detectaron 122 genes, 10 de ellos implicados en el metabolismo del almidón. El almidón es un carbohidrato constituido por largas cadenas de dos moléculas diferentes, la amilosa y la amilopectina. Las plantas almacenan su alimento en raíces, tubérculos, semillas y frutas en forma de almidón. Esta sustancia proporciona entre el 70 y el 80% de las calorías consumidas por los humanos de todo el mundo.

Como resultado de esta diferencia genética, los perros pueden digerir el almidón presente en alimentos de origen vegetal, mientras que los lobos son predominantemente carnívoros. Los cambios pudieron darse cuando los perros fueron domesticados, y debieron suceder a la par de los que sufrieron los humanos conforme pasaron de alimentarse de la carne de los animales que cazaban, a una dieta que incluía vegetales. Esto ocurrió con la agricultura y la vida más sedentaria que trajo consigo.

Además de los genes relacionados con el metabolismo del almidón, el equipo de científicos encontró otros que se relacionan con el desarrollo del sistema nervioso. Estos genes quizá tengan que ver con las diferencias de comportamiento entre perros y lobos.

Maltrato a los crustáceos

De acuerdo con una reciente investigación dirigida por Bob Elwood y Barry Magee, de la Universidad de la Reina, en Belfast, Irlanda del Norte, y publicada el pasado enero en la revista Journal of Experimental Biology, hay que extender a los crustáceos los principios éticos que norman la forma en que deberíamos tratar a los mamíferos y aves que criamos para alimentarnos.

Los investigadores diseñaron cuidadosamente un experimento con el objetivo de diferenciar entre una respuesta al dolor y un proceso neuronal conocido como nocicepción. El dolor cumple con la función de evitar las acciones futuras que podrían producirlo, mientras que la nocicepción es un reflejo que da protección inmediata, sin producir cambios de conducta a largo plazo. Se ha encontrado que la nocicepción existe en prácticamente todos los animales, pero el dolor no; opinión que de manera generalizada se aplica a los crustáceos.

Para determinar si los crustáceos pueden sentir dolor, recordar su fuente e intentar evitarla, los investigadores colocaron 90 cangrejos en un tanque con sitios oscuros donde podían esconderse. Los cangrejos eligieron uno al que volvían si se sentían en peligro. Una vez que los animales habían elegido su escondite, los investigadores les dieron una descarga eléctrica cuando se refugiaron ahí. Después de un tiempo de descanso fuera del tanque, los cangrejos recibieron una segunda descarga al volver a su refugio. A la tercera vez la mayoría de los animales se dirigió a un refugio alternativo. Esto se interpretó como indicio de que recordaban las descargas y estaban tratando de evitarlas, y que por lo tanto los cangrejos tienen la capacidad de sentir dolor.

Elwood afirma que el estudio debería afectar la forma en que tratamos a los cangrejos, langostinos y langostas; por ejemplo, cuando se los echa vivos en agua hirviendo.

El Rey ha muerto

La Universidad de Leicester, Inglaterra, dio a conocer el lunes 4 de febrero la confirmación de una sospecha: los huesos desenterrados por un equipo de arqueólogos en un estacionamiento del centro de esa ciudad en septiembre de 2012 son los del rey Ricardo III de Inglaterra. Ricardo III murió en combate en 1485. Poco más de 100 años después, William Shakespeare lo hizo protagonista de una obra de teatro.

Richard Buckley, quien dirige el equipo de arqueólogos, afirmó que las pruebas científicas que se aplicaron a los restos durante los últimos meses muestran sin lugar a dudas que se trata del monarca. Ricardo III fue el último rey de la dinastía Plantagenet que gobernó Inglaterra por espacio de tres siglos. A su muerte la corona pasó a manos de la Casa Tudor.

El esqueleto fue localizado a principios de septiembre de 2012, a dos metros de profundidad en las ruinas de lo que fue el coro de la iglesia de un monasterio franciscano destruido en 1538. De acuerdo con fuentes históricas, en ese templo fue enterrado el monarca tras morir en la batalla de Bosworth Field, en 1485. La prueba del carbono radiactivo indica que los huesos encontrados pertenecen a un individuo que murió en la segunda mitad del siglo XV o principios del XVI.

Turi King, experta en genética de la misma universidad, confirmó que se llevaron a cabo estudios del ADN en la dentadura y el fémur del esqueleto encontrado. La muestra se comparó con el ADN de dos descendientes directos de la familia materna del monarca y se encontró una concordancia satisfactoria.

El esqueleto, bastante bien conservado, tiene dos heridas fatales en el cráneo, una posiblemente producida por una espada y la otra por una alabarda, y otras en el resto del cuerpo, lo cual coincide con las fuentes históricas que describen la muerte del rey.

La columna vertebral está visiblemente desviada debido a una escoliosis, por lo que el individuo habría tenido el hombro derecho más alto que el izquierdo, lo que también coincide con las descripciones que tenemos de Ricardo III.

Funcionarios de la ciudad y de la Universidad de Leicester dijeron que se planea enterrar los huesos en la catedral anglicana que se localiza a escasos 100 metros de donde fueron encontrados, lo que ocurrirá a más tardar en agosto del 2014.

Nanotecnología contra el Parkinson

Un equipo multidisciplinario de científicos de la UNAM y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) diseñó un método para restablecer la capacidad motora en ratas de laboratorio afectadas por la enfermedad de Parkinson. El método podría emplearse a mediano plazo en humanos.

Esta enfermedad fue descrita por primera vez en 1817 por el médico inglés James Parkinson. Se trata de un padecimiento neurodegenerativo, crónico y progresivo que se caracteriza por temblores, rigidez muscular y lentitud en los movimientos. A pesar de que han pasado casi 200 años, aún no se sabe con exactitud qué la causa ni como detener su avance.

Se sabe que la enfermedad se presenta por el deterioro o la muerte de las neuronas que producen el neurotransmisor dopamina —una de las moléculas que transmiten información de una neurona a otra—, en una región específica del cerebro, llamada sustancia negra. Los síntomas del Parkinson aparecen cuando el 70% de esas neuronas están dañadas.

Actualmente se emplean medicamentos precursores de la dopamina administrados por vía oral para aliviar los síntomas, pero estos fármacos no reducen la muerte celular. Con el paso del tiempo los pacientes necesitan cada vez dosis mayores, hasta que la medicina deja de funcionar. El método más eficiente sería inyectar de manera directa el neurotransmisor en el cerebro, pero la dopamina deja de ser útil al entrar en contacto con diversos agentes, como la luz.

Patricia Vergara Aragón, de la Facultad de Medicina de la UNAM, estudia hace años los efectos del mal de Parkinson en ratas de laboratorio. Le interesaba encontrar la forma de administrar la dopamina directamente al cerebro. Vergara se puso en contacto con Jorge García Moreno, del Instituto de Física de la UNAM, y María Guadalupe Valverde, del Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada del IPN, y les explicó su inquietud.

García y Valverde desarrollaron un implante en forma de diminutos tanques de un material hecho de dióxido de titanio para almacenar la dopamina. Este material no permite el paso de la luz ni del aire y lleva al neurotransmisor adonde se necesita. En estudios realizados por Vergara las ratas que recibieron este implante han mostrado una recuperación de la función motora de cerca del 90% y hasta el momento no se han detectado efectos secundarios adversos. El siguiente paso es realizar pruebas clínicas en humanos.

Es buena noticia, sobre todo tomando en cuenta que la Secretaría de Salud estima que en el país hay al menos 500 000 de enfermos de Parkinson, y que la Fundación para la Enfermedad de Parkinson de Estados Unidos afirma que en el mundo hay un poco más de 10 millones.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir