UNAM
27 de octubre de 2020
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 257 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 257

Huesos que cuentan historias

Investigadores de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la Universidad de Heidelberg, Alemania, encontraron en el cenote Chan Hol un esqueleto de 9,900 años de antigüedad. Estos restos dan información acerca de la vida de los primeros habitantes del continente americano. Pero no son los restos óseos más antiguos: otro esqueleto encontrado en el cenote Chan Hol 2 tiene aproximadamente 13 000 años.

La presencia de seres humanos en la Península de Yucatán se remonta al Pleistoceno tardío. El Pleistoceno va de 2.6 millones de años en el pasado a 11 700 años. Fue una época de grandes cambios: hubo glaciaciones seguidas por periodos de deshielos, se extinguieron muchos vertebrados, en especial los grandes mamíferos, y apareció nuestra especie.

Los restos óseos de esta antigüedad son escasos en el continente americano, y por lo general se recuperan solo pequeños fragmentos. Pero alrededor de la región de Tulum se han descubierto en la última década restos humanos de nueve personas sumergidos en cenotes, que estuvieron habitados cuando el nivel del mar era más bajo y no estaban inundados. Estas cavidades formaban parte de una compleja red de cuevas de diferentes tamaños y profundidades.

Un hallazgo importante es que cuatro de los nueve individuos localizados en cenotes tienen una estructura facial y del cráneo diferente al resto de los primeros habitantes del continente y de los nativos americanos actuales. Los investigadores determinaron que los restos de Chan Hol 3 fueron de una mujer de unos 30 años y 1.64 m de estatura. Tiempo antes de morir perdió varios dientes y muelas y tenía un absceso que llegaba a la mandíbula, lo que debió causarle un dolor intenso y constante. Los dientes picados de este y otros individuos encontrados en la región son resultado de una dieta rica en azúcares, probablemente de frutas y miel de abejas nativas. La mujer de Chan Hol 3 tenía dos vértebras con hernias y principios de artritis. Sus huesos mostraban también marcas producidas por alguna enfermedad bacteriana, probablemente Treponema peritonitis, pariente de la sífilis. Esto la convierte en el esqueleto americano más antiguo con señales de esta enfermedad. Chan Hol 3 sufrió en diferentes momentos de su vida tres golpes a la cabeza, dos con objetos afilados y uno romo, documentados por el crecimiento anormal de sus huesos, pero sobrevivió a estas lesiones. Los huesos de Chan Hol 3 narran la historia de una mujer con una vida plagada de dolores y enfermedades, probablemente con enemigos que la golpearon varias veces. No se ha podido determinar la causa de su muerte, pero parece que alguien la depositó boca arriba en la cueva.

Los resultados de esta investigación se publicaton en la revista PLOS ONE en febrero pasado.

La nariz de los perros

Sabemos que el órgano más desarrollado de los perros es el olfato. Su nariz es miles de veces más sensible que la nuestra. Lo que resulta novedoso es que también pueden detectar radiaciones térmicas muy débiles, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Lund, Suecia, y la Universidad Eötvös Loránd, de Hungría.

La capacidad de percibir el calor en forma de radiación es muy poco frecuente entre los animales. La tiene el escarabajo de fuego negro, algunas serpientes y el vampiro común, todos depredadores que la utilizan para detectar y cazar a sus presas.

La mayoría de los mamíferos poseen una zona de piel sin pelo alrededor de las fosas nasales llamada rinario. El de los perros es una región húmeda y más fría que el ambiente, con una enorme cantidad de terminales nerviosas. Los investigadores diseñaron dos experimentos: en el primero entrenaron a tres perros a elegir un objeto cálido sobre uno más frío a una distancia de 1.6 metros. Los perros no podían oler ni ver las diferencias entre los objetos, solo guiarse por la diferencia de temperatura. Después del entrenamiento, los perros pudieron fácilmente localizar los objetos cálidos.

Los investigadores realizaron también una resonancia magnética funcional en el cerebro de 13 perros de distintas razas mientras les presentaban objetos que emitían calor y otros que no. La corteza somatosensorial izquierda del cerebro de los perros, que recibe los estímulos de la nariz, respondió al calor. El estudio, publicado en febrero en la revista Scientific Reports, concluye que podría ser una herencia de su ancestro el lobo gris, un hábil depredador.

Obesidad e insomnio

Una reciente investigación realizada en la Universidad de Columbia sugiere que en las mujeres dormir mal incrementa la probabilidad de padecer obesidad y enfermedades cardiacas. En estudios previos se había encontrado una relación entre dormir poco y padecer obesidad, diabetes tipo 2 y algunas afecciones cardiacas, pero solo se había tomado en cuenta la duración del sueño y no aspectos de su calidad.

Existe una predisposición en las mujeres a sufrir trastornos del sueño debido a que a menudo asumen la responsabilidad del cuidado de los hijos y otros miembros de la familia y también como consecuencia de la menopausia. Los investigadores analizaron los hábitos de sueño y alimentación de un grupo étnicamente diverso de 495 mujeres de entre 20 y 76 años. Estudiaron el tiempo que tardaban en conciliar el sueño, si despertaban o no durante la noche y la duración. Las participantes también informaron sobre los tipos y cantidades de alimentos que consumían regularmente. Los resultados muestran que aquellas que peor dormían consumían más azúcares añadidos y comían porciones mayores que las que dormían bien. También presentaron más problemas cardiacos. El estudio se publicó en la revista Journal of the American Heart Association.

Los investigadores concluyen que se debe investigar si las terapias que ayudan a mejorar la calidad del sueño podrían ayudar a mejorar la salud cardiaca y disminuir la obesidad.

El increíble viaje de los neandertales

El hallazgo de una gran cantidad de huesos y herramientas de piedra en una cueva en Siberia sugiere que grupos de neandertales realizaron el viaje de cerca de 3 000 kilómetros desde Europa hace unos 60 000 años. Se han encontrado yacimientos con restos óseos de neandertales en Europa y el Asia occidental, incluso hasta las montañas Altái, en el sur de Siberia, pero el origen de las poblaciones siberianas no se ha podido precisar.

Investigadores de la Academia Rusa de Ciencias en Novosibirsk y la Universidad de Wollongong, Australia, encontraron 74 fósiles neandertales, 90 000 herramientas de piedra y restos de animales y plantas en la cueva Chagyrskaya, en Siberia. Los restos tienen entre 59 000 y 49 000 años de antigüedad. Estudios posteriores revelaron que estos neandertales tenían relaciones genéticas más cercanas con las poblaciones europeas que con las de la cueva Denisova, situada a solo 100 kilómetros de Chagyrskaya. Además, las herramientas que encontraron los investigadores se parecen mucho a las de Europa oriental. En otros yacimientos denisovianos no se han encontrado herramientas de piedra. Estos yacimientos son más antiguos que los de Chagyrskaya. Su antigüedad se calcula en 100 000 años. Los investigadores proponen que pudieron pertenecer a una migración anterior.

Grupos de neandertales hicieron largos viajes durante miles de años buscando mejores condiciones de vida, hasta que, no sabemos bien por qué, se extinguieron. Los resultados de esta investigación se publicaron en la revista PNAS.

¿Adónde van las tortugas?

Un equipo de investigadores de la Universidad Central de Florida (UCF), Pronatura y otras instituciones diseñaron un modelo que muestra las rutas que recorren tres especies de tortugas marinas, lo que será una herramienta invaluable para su conservación. Eligieron especies que viven en el Golfo de México: la caguama (Caretta caretta), la tortuga verde (Chelonia mydas) y la lora (Lepidochelys kempii).

Los investigadores estudiaron la circulación de las corrientes marinas de los últimos 30 años. Durante las primeras etapas de su vida, las tortugas marinas aprovechan estas corrientes para desplazarse. El equipo recogió también información de los sitios en los que nacen las tortugas, así como informes de tortugas varadas. Esto se tomó de las bases de datos de más de 30 años de investigaciones realizadas tanto en la UCF como en México.

También se tomaron en cuenta los huracanes y su impacto en los océanos, pero no las acciones humanas, como los derrames de petróleo que han ocurrido en el Golfo.

Con esta información se elaboró un modelo que muestra los sitios en los que se encuentran las tortugas durante sus años perdidos, lapso del que sabemos muy poco y que transcurre entre la eclosión del huevo y la etapa juvenil. Entender adónde viajan y durante cuánto tiempo es vital para saber qué peligros y amenazas enfrentan y así elaborar mejores planes de conservación.

Hay siete especies de tortugas marinas que, durante más de 100 millones de años, han recorrido nuestros mares en viajes de miles de kilómetros. Son especies migratorias, que solo pisan tierra firme para recorrer algunos metros de playa y desovar. De las tortuguitas que nacen de estos huevos, solo llegarán a la edad adulta una entre 1 000 o una entre 100 000, dependiendo de la especie.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores
Slide 1

Trastornos de ansiedad: la marca del miedo

Slide 2

México 68: un legado que perdura

Slide 3

¿Comprar o no comprar?

Facebook Twitter YouTube

Banner descarga marzo y abril suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir