UNAM
18 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 32 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 32

Primer lugar a robot mexicano

Seis estudiantes de octavo semestre en ingeniería electrónica e ingeniería industrial de la Universidad Bonaterra, de Aguascalientes, capitaneados por Ernesto Martínez Villalpando, diseñaron y construyeron un robot, Nemesis, con el que el 5 de mayo ganaron el primer lugar en el 15th Walking Machine Challenge. Esta competencia internacional de robots caminadores tuvo como sede la Universidad Bonaterra y es avalada por la Society of Automotive Engineers, The Engineering Society for Advancing Movility Land, Sea, Air and Space (SAE), que agrupa a cerca de 80 000 ingenieros, industriales y estudiantes de más de 97 países.

La SAE define un robot caminador como aquel que no tiene ninguna parte en contacto continuo con el suelo y que se desplaza por medio de mecanismos articulados o patas. Estos robots se pueden mover en terrenos accidentados y no dañan el medio ambiente. Tienen aplicaciones en la exploración espacial, el manejo de materiales peligrosos, en trabajos submarinos, en logística militar y pueden dar movilidad a robots industriales y a personas discapacitadas.

Nemesis superó a 15 robots de los Estados Unidos, Canadá, México y Puerto Rico en 10 pruebas diferentes, entre ellas velocidad, capacidad de carga, maniobrabilidad, detección, búsqueda de objetos, navegación, desplazamiento sobre obstáculos aleatorios y movilidad en superficies irregulares.

Durante las distintas etapas de su desarrollo, Nemesis requirió una inversión de siete mil dólares y más de 10 mil horas de trabajo. Mide cerca de 80 centímetros de altura, pesa 85 kilos y con sus nueve extremidades es capaz de avanzar 12 metros por minuto y cargar hasta 60 kilogramos de peso, con una autonomía de movimiento de 100 metros.

Con esta competencia se busca desarrollar habilidades en los estudiantes como el trabajo interdisciplinario, motivar el quehacer científico, acercarlos a las tecnologías de punta, detectar nuevos talentos y buscar soluciones innovadoras en robótica. Otro beneficio para los participantes es la posibilidad de obtener becas para continuar sus estudios, así como el acceso a fondos para investigación y desarrollo de tecnología.

Otro grupo de estudiantes de la misma universidad obtuvo el segundo lugar con el robot Decart 2001 y el tercer lugar fue para Bender, de la Universidad Estatal de Nueva York, en Stony Brook. ¿Cómo Ves? felicita calurosamente a los ganadores de este concurso.

El que por su gusto muere…

…hasta la muerte le sabe. El problema es cuando las acciones que se toman afectan a terceros, cuartos o, más bien, a millones y millones de plantas, seres humanos y otros animales que compartimos el planeta. Y es que recientemente George W. Bush, el presidente de los Estados Unidos (país que con el 4% de la población mundial produce el 25% de los contaminantes atmosféricos), se rehusó a que su país firmara los acuerdos del llamado Protocolo de Kioto. Estos acuerdos fueron discutidos por representantes de 160 países en la Conferencia sobre Cambio Climático realizada en esa ciudad del Japón, en diciembre de 1997, y en ellos se dispuso reducir las emisiones de gases contaminantes que producen los países industrializados. Pero los acuerdos debían ratificarse en estas fechas y los Estados Unidos decidió no firmar.

Hasta hace una década, la idea de que la Tierra se estaba calentando como resultado de actividades humanas era solamente una teoría, pero en la actualidad existen suficientes pruebas para afirmar que es un hecho.

Un reporte publicado recientemente y patrocinado por la ONU, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), asegura que, sin lugar a dudas, la tendencia al calentamiento global se ha iniciado. La temperatura mundial se ha elevado más de 0.5º C durante el pasado siglo y la década de los noventa fue posiblemente la más calurosa de los últimos mil años. Los glaciares están desapareciendo de las cimas de las montañas en todo el planeta; los corales se están viendo afectados al calentarse los mares; han aumentado las sequías en Asia y en África; partes del Ártico están empezando a derretirse; los lagos y ríos de climas fríos se congelan más tarde en el año y se descongelan antes, y los patrones de migración de muchas especies animales están cambiando. De acuerdo con el IPCC, para el 2100 las temperaturas aumentarán entre 1.4 y 5.8º C, lo cual es una predicción 50% más elevada que las más pesimistas realizadas hace sólo cinco años. Si esto sucede, muchas de las costas quedarán sumergidas en un mar cada vez más caliente.

Robert Watson, investigador del Banco Mundial y participante de este estudio, dijo que si no logramos estabilizar las emisiones de bióxido de carbono —uno de los principales causantes del calentamiento global—, las inmensas concentraciones de este gas que existen en la atmósfera seguirán afectando a la Tierra por cientos de años, tiempo en el cual la temperatura continuará aumentando. Pero aún podemos tomar acciones enérgicas y probablemente la más importante es controlar las emisiones de contaminantes.

Bush explicó que su negativa a firmar los acuerdos de Kioto (dijo literalmente “Kioto está muerto”) se debe a la crisis económica por la que atraviesan los Estados Unidos. Afortunadamente para el planeta, los demás países participantes del Protocolo han decidido seguir sin su apoyo.

Hábito mortal

Lejos quedarán los días en que fumar se veía como algo sexy e interesante. Los hombres “Marlboro”, guapos, fuertes y a todas luces sanos, tendrán que dejar su lugar a imágenes menos placenteras pero mucho más cercanas a la realidad. A partir de septiembre del 2002 en toda la Unión Europea las cajetillas de cigarros deberán dedicar 30% de la superficie en su parte frontal y 40% en la de atrás a imágenes y advertencias sobre los resultados que tiene para la salud el hábito de fumar. Las regulaciones actuales exigen que esta información cubra apenas 4% del paquete.

Textos como “Fumar mata” y “Fumar te perjudica gravemente a ti y a los que te rodean”, fotografías de encías inflamadas, dientes manchados y pulmones con cáncer e información acerca de los riesgos que acarrea el fumar, como son adicción, cáncer, enfermedades cardíacas, impotencia y daño a los espermatozoides, tendrán que cubrir, por ley, buena parte de la superficie de las cajetillas de cigarros. Otras medidas incluyen reducir la cantidad de nicotina y alquitrán en los cigarros, colocar en el paquete información sobre los ingredientes que contienen y, a partir de septiembre del 2003, eliminar el término light.

Desde los primeros meses del 2007, estos requerimientos serán obligatorios también para los cigarros producidos en la Unión Europea y exportados al resto del mundo. Los legisladores europeos se proponen elaborar otras restricciones a la industria tabacalera como son aumentar los impuestos a los cigarros y restringir drásticamente su publicidad.

John Carlisle, de la Britain‘s Tobacco Manufacturers Association, habló de la posibilidad de que se pierdan cerca de 8 000 empleos en la Unión Europea, ya que la industria tabacalera está pensando en reubicarse en países con medidas menos estrictas, ¿México, por ejemplo?

Julio Frenk, Secretario de Salud, aceptó recientemente, en la 54 Asamblea Anual de la Organización Mundial de la Salud, que el tabaquismo en México es alarmante y debe ser frenado con una política social que imponga altas tasas al precio de los cigarros y un mayor control de la publicidad. Con el cálculo para nuestro país de una muerte cada 12 minutos por causas imputables directamente al (mal) hábito de fumar, debemos preguntarnos si éste es el tipo de industria que nos conviene promover.

Termina el último brote de ébola

La fiebre hemorrágica del ébola es una enfermedad viral que, desde que se identificó en 1976, ha provocado la muerte a 1 000 de las 1 500 personas que la han padecido. Hasta la fecha no se sabe cuál es el origen del virus que lo produce, pero se piensa que es zoonótico, es decir, que pasó al ser humano de algún animal, probablemente de un primate. Este virus es muy contagioso y se transmite de una persona a otra a través de la sangre y otras secreciones, por lo que gran cantidad de los contagios se ha dado en los mismos centros de salud en donde se atiende a los enfermos.

Desde 1976 se han registrado brotes de ébola en Zaire (ahora República del Congo), Gabón, Sudán y Costa de Marfil, en el continente africano. El último brote se inició en octubre de 2000 en el distrito de Gulu, al norte de Uganda, donde se reportaron varios casos de pacientes con fiebres muy altas, hemorragias y un índice de mortalidad muy elevado. El doctor Matthew Lukwiya, director del St. Mary´s Hospital, alertó primero al Ministerio de Salud de Uganda el 8 de octubre y pocos días después al Global Outbreak Alert y al Response Network de la Organización Mundial de la Salud, la OMS. Cuando se confirmó el diagnóstico de ébola se instrumentaron una serie de medidas de emergencia, entre ellas campañas de educación a la población y supervisión y apoyo a los hospitales con laboratorios y otros requerimientos. También se prohibieron ciertas prácticas de medicina tradicional y ritos funerarios que se consideran como factores de riesgo. Para detener la epidemia colaboraron más de 20 organizaciones no gubernamentales y agencias de la OMS. Gracias a esto y a la decidida acción del doctor Lukwiga, fue posible triplicar la capacidad de los hospitales para recibir a los enfermos de ébola y se elevó el número de pacientes que se atendieron por día.

Finalmente, el 28 de febrero de este año, el brote de Uganda se declaró oficialmente terminado, cuando la última persona infectada tenía más de 42 días sana, lo que representa el doble del tiempo que necesita el virus para desarrollarse.

doctor Matthew Lukwiya quien se infectó mientras atendía a un enfermero del hospital que se había contagiado. En su funeral se restringió el número de asistentes, quienes tuvieron que usar tapabocas, guantes y trajes quirúrgicos. Asimismo, se selló el féretro. El doctor Lukwiya hubiera aprobado estas medidas de seguridad pues fue él quien las diseñó.

Semáforo rojo para la fiebre aftosa

La fiebre aftosa es una enfermedad viral, altamente contagiosa, que afecta a los animales con pezuña hendida, como vacas, borregos, cabras, cerdos y a otras especies silvestres como los venados. Los síntomas incluyen llagas en y alrededor del hocico, pezón y patas, letargo, pérdida de apetito y una fuerte disminución en la producción de leche. Generalmente no es una enfermedad fatal, aunque los animales muy jóvenes pueden morir debido a enfermedades secundarias y desnutrición. No es contagiosa para los seres humanos, pero se han tenido que destruir miles de animales para evitar que se propague. En Gran Bretaña, por ejemplo, para mediados de abril se habían reportado cerca de 1 300 casos y se habían sacrificado más de un millón de animales.

México ha estado libre de la fiebre aftosa desde 1954, fecha en que fue erradicada del territorio nacional. Esto fue un gran logro en la salud animal en el país, que involucró un enorme esfuerzo por parte de productores, médicos veterinarios, autoridades civiles y militares y se tuvieron que sacrificar más de un millón de cabezas de ganado para lograrlo. Debido a los brotes recientes ocurridos en Gran Bretaña, Francia, Países Bajos, República de Irlanda y Argentina, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) estableció un serie de medidas de emergencia para prevenir que esta enfermedad se introduzca en México.

En el acuerdo aprobado en abril de este año se incluyen, entre otras, las siguientes medidas: se prohibe la introducción de animales vivos, susceptibles a la fiebre aftosa, sus productos y subproductos, originarios o procedentes de los países afectados; podrán entrar a México las importaciones de leche, productos lácteos, y preparaciones a base de leche o de carne de animales susceptibles a contraer esta enfermedad, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos que aseguren que no están infectados con el virus; los caballos tendrán que pasar por una cuarentena y deberán ser bañados en un desinfectante que inactive al virus en sus países de origen y al entrar a México se someterán al tratamiento o cuarentena que determine la SAGARPA. Asimismo, en los puertos, aeropuertos y fronteras del país se han instrumentado varias medidas de seguridad como el uso de tapetes sanitarios para desinfectar los zapatos de los viajeros, la revisión del equipaje de las personas que lleguen de los países afectados y prohibir la descarga de desechos orgánicos (como son los restos de comida), de los transportes que vengan de estos países.

A pesar de los inconvenientes, es tranquilizante saber que se están tomando las medidas necesarias para evitar un mal mayor: que la fiebre aftosa reingrese a México.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir