UNAM
10 de diciembre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 33 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 33

A través de la historia se han documentado ampliamente casos dramáticos en los que una especie exótica, introducida en un ambiente al que no pertenece, desplaza a las propias del lugar. Por ejemplo, gatos y ratas que llegan a islas y se alimentan de los polluelos de las aves que ahí anidan, hasta colocarlas en límites críticos de supervivencia.

Los investigadores Gustavo Casas, del Instituto de Biología de la UNAM, y Xóchitl Aguilar y Ricardo Cruz de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), se han dedicado a estudiar la introducción al territorio nacional de la rana toro, Rana catesbeiana, originaria de Canadá y los Estados Unidos, y a entender cuál ha sido su efecto en la fauna nativa. Los resultados de sus investigaciones, aparecieron en el número 8 de la revista Ciencia ergo sum que edita la UAEM. La rana toro fue importada con la idea de hacer criaderos, ya que por su gran tamaño se utiliza en la gastronomía para preparar diversos platillos como las famosas (no en nuestro país, pero sí en el extranjero) ancas de rana. Éste se presentó como un negocio con buenas posibilidades de ser exitoso desde el punto de vista económico, ya que se podría abastecer tanto el mercado nacional, como el de Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, no más del 10% de los ranarios que se han instalado en México logran mantenerse activos al cabo de dos o tres años. En teoría esta especie se reproduce en condiciones controladas, pero en la práctica, debido a la falta de capacitación y conocimiento de quienes controlan y realizan las diversas tareas en las granjas, la rana se ha introducido al medio natural en muchas localidades. La rana toro es competitivamente dominante sobre otras especies por su gran tamaño y su elevada tasa de reproducción (cada hembra puede poner hasta 70 mil huevos dos veces al año, de los que sobreviven el 80%) y por la falta de depredadores. Los investigadores afirman que la han encontrado en por lo menos 16 estados del país y aún se desconocen en gran medida los efectos que está ocasionando en el ambiente. Han documentado que en los alrededores de la presa Colina, en el estado de Chihuahua, las únicas ranas encontradas fueron las toro, en números muy elevados, por lo que suponen que ésta ya eliminó a los otros anfibios del área.

Se sabe que esta especie es responsable de la reducción en las poblaciones de otros anfibios nativos de diversas regiones de los Estados Unidos y Europa, y en Colombia, país al que también fue introducida, se llegó a sugerir a los campesinos que adquirieran el gusto por alimentarse de estas ranas, ya que: “solo la sartén y un poco de sal pueden detener a este voraz animal antes de que acabe con nuestras especies locales”.

Los investigadores opinan que “tenemos que aprender a cultivar las especies nativas y evitar introducir las exóticas, que sólo contribuyen al deterioro y pérdida de la biodiversidad en las diferentes regiones que conforman el país”. Se puede añadir que ya es hora de que se tome en cuenta el punto de vista de la protección a nuestra biodiversidad antes de emprender acciones que la afectan directamente.

¿La ciudad más antigua de América?

Caral, un centro urbano localizado en Perú, fue descubierto en 1905 pero los arqueólogos de la época no le dieron mucha importancia: no encontraron restos de cerámica y sobre todo le faltaba un elemento que abundaba en otros sitios, el oro. En 1994, Ruth Shady Solís, de la Universidad Nacional de San Marcos de Lima, Perú, regresó a la zona para continuar excavando y descubrió algo más valioso que el oro: Caral perece ser el asentamiento urbano más antiguo del continente americano.

Actualmente, el sitio de Caral dista mucho de ser impresionante: lomeríos aislados cubiertos de arena. Pero las apariencias engañan; bajo las capas arenosas de cada loma se encuentran estructuras piramidales complejas, construidas hace más de 4 000 años. El sitio se localiza 230 kilómetros al norte de Lima, en una región conocida como el Valle de Supe y recientes estudios realizados por Shady y un grupo de investigadores de la Northern Illinois University, lo han fechado en el año 2 627 a.C., en la misma época en que se construyeron las pirámides de Egipto y 1 500 años antes de lo que los arqueólogos calculaban.

Caral está dominado por una zona central que contiene seis grandes plataformas colocadas alrededor de una plaza, dos plazas sumergidas y ocho barrios. La mayor de las pirámides tiene 18 metros de altura y 135 por 150 metros en la base (superficie mayor a cuatro campos de fútbol modernos). Los edificios demuestran que los habitantes de Caral tenían conocimientos muy avanzados de arquitectura, ingeniería y geometría. Los edificios de la zona fueron construidos en una o dos etapas, lo que indica que se trataba de una sociedad estratificada, con una enorme capacidad para planear y organizar a mucha gente, con un alto grado de complejidad cultural y una religión bien establecida.

El Océano Pacífico está a sólo 25 kilómetros de Caral y debido a que la costa peruana es extremadamente árida, la única fuente de agua dulce era el Río Supe y la única manera de transportarla era a través de canales de irrigación. Los campesinos de Caral pueden ser los pioneros en toda América en cuanto a la construcción de canales para la agricultura. Se ha descubierto también que cultivaban calabaza, frijol y algodón, y que se alimentaban de varias especies de peces y moluscos. A la fecha no se han encontrado restos de maíz y si se confirma que no lo había, sería la primera cultura precolombina que no basó su alimentación en dicho cereal.

Con el tiempo esta sociedad se desintegró y fue reemplazada por otras civilizaciones localizadas al norte y al sur, pero seguramente es la raíz ancestral de la gran civilización inca, que gobernaba Los Andes 4 000 años más tarde, cuando llegaron los españoles.

Everest conquistado

El pasado 25 de mayo, Erik Weihenmayer, de 33 años, llegó a la cima del Everest. Esta es una hazaña que han logrado más de 800 escaladores, pero es la primera vez que lo hace un invidente.

Erik es ciego desde los 13 años debido a una rara enfermedad de la retina llamada retinosquisis, que es hereditaria (está ligada al cromosoma X) y se caracteriza por la formación de pequeños quistes en la retina. Esta última es la membrana interior del ojo y contiene los receptores de luz, los conos y los bastones, y desempeña el mismo papel que la película en una cámara fotográfica. Los quistes separan las capas internas del tejido nervioso de las externas y producen un abombamiento en la retina. Con el tiempo, los pacientes que tienen esta enfermedad sufren un desprendimiento de retina, lo que causará pérdida de visión o ceguera. Se estima que esta enfermedad afecta a una de cada 5 000 a 25 000 personas, en especial a hombres jóvenes.

La ceguera de Erik fue médicamente inevitable. Lo que él sí pudo evitar fue convertirse en un inválido y pasarse la vida sentado lamentándose de su suerte. Siempre le gustó el deporte y, ya ciego, empezó a practicar la lucha y en la preparatoria representó a su escuela en un capeonato nacional. Empezó a escalar a los 16 años y ésta fue la disciplina que más le gustó. Para principios del 2001 ya había logrado llegar a la cima de algunas de las montañas más altas del mundo como el McKinley, en Alaska; el Kilimanjaro, en Tanzania y el Aconcagua, en Argentina. Pero alcanzar la cima del Everest, con sus 8 848 metros de altura, son palabras mayores para cualquier escalador. Noventa por ciento de los escaladores se quedan en el intento y cerca de 180 personas han muerto al tratar de lograrlo (120 de los cuerpos aún no han sido recuperados), 15 sólo en 1996.

Los escaladores dependen para su seguridad de la coordinación entre su visión y los movimientos de pies y manos. Erik se guió por el sonido que emitían pequeñas campanas que iban atadas a las chamarras de sus compañeros y guías de esta expedición, patrocinada por la National Federation of the Blind.

Ésta fue una de las expediciones al Everest más exitosas, debido a que los 19 miembros del grupo llegaron hasta la cima. Entre ellos iba además el hombre de más edad que ha conquistado el Everest, Sherman Bull, de 64 años. También fue la segunda vez que un padre y un hijo pisan juntos la cima de esa montaña ya que Bull realizó el ascenso con su hijo Bradford, de 33 años.

Bradford, de 33 años. En el Tibet, al Everest se le llama Chomolungma, que significa Madre Diosa del Universo. Seguramente el 25 de mayo la diosa tuvo un día muy feliz.

India y México unidos por el clima

El huracán Gilberto, que azotó las costas de la península de Yucatán en 1988, dejó un saldo de 24 personas muertas y daños materiales por más de mil millones de pesos. Este no fue un caso aislado, ya que las costas del Golfo de México y del sureste de los Estados Unidos cuentan con una historia de huracanes y tormentas tropicales devastadoras. Es por ello que conocer las condiciones climatológicas que favorecen su formación es de suma importancia tanto para los residentes y el gobierno, como para los que navegan en esas zonas.

Recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Washington, descubrió que el ciclo climático conocido como Oscilación de Madden-Julian (MJO, por sus siglas en inglés), es un factor clave en la formación de los huracanes y las tormentas tropicales que llegan al Golfo de México y al mar Caribe. La MJO, también conocida como Oscilación de 30 a 60 días, ocurre en el invierno y la primavera del hemisferio norte. Consiste en una fluctuación climática que incluye variaciones en la velocidad del viento, la temperatura superficial del mar, y la concentración de las nubes y lluvia en el Océano Índico ecuatorial, y se propaga hacia el este por el Pacífico, siguiendo la línea del ecuador.

Eric Maloney y Dennis Hartmann revisaron datos climáticos de 1949 a 1997 y encontraron que aproximadamente 15 días después de que se registra el surgimiento de la MJO en la región este del Pacífico, la formación de huracanes y tormentas tropicales en el Golfo de México, en un área que cubre desde el este de Texas hasta el límite este de Cuba, es cuatro veces más probable que si esta oscilación no se generara.

Ya se sabía que existe una relación entre la MJO y los huracanes del Pacífico, pero de lo que no existían indicios es que también está relacionada con las tormentas que azotan las costas del Golfo de México.

El relieve de México y Centroamérica es muy alto, por lo que las regiones del Pacífico y las del Atlántico no se habían relacionado antes en lo que se refiere al clima. Sin embargo, los investigadores se dieron cuenta de que es indudable que la señal climatológica enviada desde India repercute después de unos días en el Golfo, lo cual les sorprendió mucho. Piensan seguir buscando los otros factores que influyen en la formación de tormentas en el Atlántico.

En el futuro próximo se registrará el pasado remoto

¿Qué edad tiene el Universo?, ¿cómo evolucionó hasta ser lo que es hoy?, ¿cuál será su final?, ¿cómo y cuándo se formaron las galaxias? Estas preguntas han sido objeto de especulaciones, teorías y seguramente muchas desveladas observando los cielos o haciendo cálculos por parte de los astrónomos que se ocupan de estas cuestiones. Pero el 30 de junio, desde Cabo Cañaveral, la NASA puso en órbita a bordo de un cohete Delta II la sonda espacial Microwave Anisotropy Probe (MAP), que viajará al espacio exterior para intentar responder a éstas y otras interrogantes.

De acuerdo con la teoría de la Gran Explosión, el Universo se originó hace aproximadamente 14 mil millones de años, y desde entonces continúa expandiéndose y enfriándose. Quizá la pieza de evidencia de la Gran Explosión más cuidadosamente examinada es la existencia de un fondo de radiación en todo el Universo, llamado Radiación de Fondo o Fondo Cósmico de Microondas (CMB por sus siglas en inglés), que fue descubierto accidentalmente. En 1964 dos jóvenes radioastrónomos, Arno Penzias y Robert Wilson, de los Bell Telephone Laboratories de Nueva Jersey, usaban una pequeña y bien calibrada antena y escucharon un molesto ruido, parecido a una interferencia, que no podían eliminar. Pronto determinaron que este ruido era causado por una radiación difusa que se encontraba en todas las direcciones del cielo. Después de descartar otras explicaciones, decidieron que emanaba del espacio exterior. Poco tiempo después se enteraron que esta radiación había sido predicha por varios científicos años antes, como una reliquia del Universo primitivo. El CMB es un fenómeno parecido a una luz fósil, los restos de la radiación que existió hace 14 mil millones de años, en el momento de la Gran Explosión. Y de ella se pueden extraer muchos datos acerca de las condiciones físicas del Universo primitivo.

La sonda MAP, de 3.8 metros de altura por cinco de ancho, está diseñada para capturar esta información. Va a orbitar en un punto del espacio conocido como L2, que está localizado a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta a la del Sol. Desde este punto, el MAP tendrá una visión del cosmos sin obstáculos y sin las interferencias que produce la atmósfera terrestre, y le tomará seis meses hacer un mapa completo del cielo. Para determinar la validez de las señales recibidas, va a realizar este mismo mapeo varias veces.

El MAP viajará cuatro meses hasta alcanzar su destino final y la misión durará 18 meses. Cuando este tiempo haya pasado, seguramente algunas de las ideas que tenemos acerca del origen y evolución del Universo se habrán modificado y otras se habrán confirmado con las nuevas evidencias recabadas. Lo que es seguro es que durante los próximos meses el MAP será el centro de atención de muchos habitantes de este planeta azul, diminuto en la inmensidad del espacio.

 

Martha Duhne

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir