UNAM
22 de junio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 72 » Ráfagas
imprimirpdfmenosmas

Ráfagas

No. 72

Una rana y tres plantas

Científicos del Instituto de Ecología y de la Facultad de Ciencias de la UNAM, descubrieron recientemente en el estado de Guerrero, al oeste del puerto de Acapulco, lo que parecen ser cuatro especies nuevas —en el sentido de que nunca antes han sido descritas—: un anfibio y tres plantas. El anfibio es una rana a la que, a falta de nombre y apellido en latín (aún no ha recibido su denominación en forma oficial), la han llamado rana papagayo porque su distribución se restringe a las riberas del río de ese nombre. Las plantas son un arbusto urticante conocido popularmente como “mala mujer” y dos especies de árboles que se están analizando para ver si, en efecto, son nuevas.

Gerardo Cevallos González, jefe del Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre del Instituto de Ecología de la UNAM y director del proyecto, informó que también observaron más de 20 variedades de plantas y animales que no se sabía que existían en la costa del Pacífico, pero sí en otras regiones de México o en otros países, y que localizaron un cacto de gran tamaño, el llamado columnar, y una bromelia, ambos endémicos, es decir, exclusivos de ese sitio. Entre las especies de fauna endémicas hay un pequeño zorrillo conocido como pigmeo, varios ejemplares de roedores y tres distintas lagartijas abanico. El investigador asegura que estos hallazgos son sorprendentes, pues la zona ya había sido bien estudiada anteriormente.

En este sitio se pretende construir una hidroeléctrica, La Parota, y el grupo de investigadores opina que un área tan grande de selva debería ser una reserva para proteger su patrimonio natural. La región en donde se proyecta construir la hidroeléctrica está en la zona de transición de la vegetación templada a la tropical; sin embargo la presa sólo afectaría a la tropical. Cevallos señala la importancia biológica de la zona y asegura que fuera del área que ocupará el embalse de la presa se registraron ocho especies de plantas consideradas en riesgo de extinción. El estudio encontró también que esta región es muy diversa en vertebrados terrestres; hay registro de 508 especies de las cuales 95 son endémicas y 113 están en peligro de extinción. Los investigadores continuarán sus estudios en la zona y seguirán solicitando en forma oficial que se conserve.

ADN contra la piratería

La molécula de ADN, portadora de la información genética de una especie, podría utilizarse próximamente para saber si obras de arte, medicinas o ropa son originales y no productos pirata. Y esto no es cualquier cosa si tomamos en cuenta que la Cámara de Comercio Internacional calcula que alrededor del 7% de los productos que se venden en todo el mundo son copias y que esto ocasiona pérdidas a los fabricantes de mercancías originales de cerca de 350 mil millones de dólares al año. En los marcadores genéticos podría colocarse, además, información sobre el país de origen y, en caso de productos cárnicos, por ejemplo, se podría añadir la historia médica del animal. Si éste presentara alguna enfermedad, como el mal de las vacas locas, las autoridades sanitarias podrían rastrear fácilmente el sitio donde se originó el padecimiento.

Para marcar un producto con material genético se elige un fragmento de ADN del tamaño deseado: desde unas pocas bases hasta decenas de miles. La molécula puede ser sintética o natural, es decir, producida en laboratorio o extraída del genoma de alguna planta. Posteriormente, de este segmento de ADN se obtienen varias copias idénticas y se aplican al producto en forma de aerosol o dentro de la tinta o del hilo que se utiliza para marcar o elaborar la etiqueta. Ya en los almacenes o en las tiendas, los inspectores tienen que saber el sitio exacto donde se colocó la información y el complemento de la secuencia usada (que como sabemos es siempre la misma: a una adenina se le une una timina, y a una guanina, una citosina, y a la inversa, o sea, T-A y C-G). Se han diseñado instrumentos a los que se les da la secuencia de bases del complemento y cuando localizan la información de la molécula de ADN que le corresponde, emiten una luz fluorescente. Varias compañías han diseñado lectores manuales, parecidos a los utilizados actualmente para leer el código de barras de los diferentes productos de las tiendas departamentales.

Este método ya fue usado en los productos oficiales vendidos en las Olimpiadas de 2000, en Australia. Ahí se marcaron 34 millones de productos con trozos de moléculas de ADN. Poco después, 3 422 inspectores rechazaron 14.8% de los productos que revisaron por ser falsos. El Comité Olímpico de Sydney estimó que el dinero perdido por falsificaciones fue menor al 1% de la venta total. En comparación, el Comité de los Juegos Olímpicos de Atlanta, de 1996, calculó que cerca del 50% de los productos vendidos eran falsificaciones.

El procedimiento se sigue perfeccionando y seguramente pronto será utilizado en buena parte del mundo. Se trata de un inesperado de la nueva revolución genómica cuyas aplicaciones apenas estamos vislumbrando.

Explora cumple 10 años

Explora es un Centro Interactivo de Ciencias, un lugar donde las 2 255 000 personas que lo han visitado desde que abrió sus puertas hace 10 años han podido manipular aparatos, realizar experimentos, operar computadoras y resolver distintos retos y así, de una forma interesante y lúdica, se han acercado al mundo de la ciencia y la tecnología.

Explora está ubicado en la ciudad de León, Guanajuato, en la región central de México, unos 380 km al noroeste de la Ciudad de México y a 230 km de Guadalajara. Tiene una área construida de 9 500 metros cuadrados, donde se puede visitar:

Sala del Movimiento Albert Einstein, que con 50 exhibiciones interactivas permite al visitante entender las leyes básicas de la dinámica, la electricidad, el magnetismo, la óptica, la acústica y el calor.

Sala del Hombre Louis Pasteur. Aquí 59 exhibiciones ilustran cómo se organizan las células para formar órganos, los órganos para formar sistemas y el conjunto de sistemas integra el maravilloso cuerpo humano. También se proporciona información acerca de las enfermedades y el cuidado de la salud.

Sala Planeta Agua para conocer más sobre las características físicas, biológicas y químicas del preciado líquido, así como su papel protagónico en el clima y el desarrollo de la vida.

Sala de la Comunicación Thomas Alva Edison. Con el apoyo de 27 exhibiciones, aquí el visitante se adentra en el mundo de la electrónica, la fibra óptica, la realidad virtual, las redes de computadoras, los satélites de comunicación y la Internet, entre otros aspectos relacionados con la informática y la telecomunicación.

Sala del Espacio Carl Sagan. Ésta ofrece testimonios del esfuerzo humano por conquistar el espacio, entre ellos réplicas de cohetes y satélites, así como modelos del Sistema Solar y de los trajes de los astronautas.

Sala de la Vida Charles Darwin donde el visitante podrá reflexionar acerca del valor de los ecosistemas y los recursos naturales, y comprender algunos de los más graves problemas ambientales que enfrenta la humanidad, como la contaminación, el deterioro de la capa de ozono, las inversiones térmicas y la extinción de especies.

Explora también cuenta con un teatro IMAX; un área para exposiciones temporales; un auditorio; un Aula de la Ciencia; cuatro espacios más para actividades educativas específicas; y varias exhibiciones al aire libre.

El acervo museográfico de Explora se complementa con 19 exhibiciones que se encuentran fuera de sus seis salas, algunas forman parte integral de las edificaciones y otras, del Parque que circunda al Centro de Ciencias. Destacan un Péndulo de Foucault, la Montaña de la Energía (escultura cinética ubicada en el patio central) y dos modelos del Sistema Solar.

El Centro realiza talleres sobre diversos temas científicos, tecnológicos y artísticos, dirigidos sobre todo a niños de cuatro a 12 años. Se han dado hasta ahora temas como Manos a la obra, Formas, colores y medidas; Computación; Chispas y enlaces; Nuestro ambiente; Láser; Robótica; Iniciación a la fotografía y astronomía.

A partir de 1996, Explora ha atendido a más de un millón personas en más de 30 ciudades del centro y norte del país, principalmente a través de programas extramuros como la Valija Científica, las Muestras Foráneas, y las Exposiciones Itinerantes sobre el VIH-SIDA y el agua.

En 1997 Explora creó los Centros del Saber, que ya suman cinco y funcionan en colonias populares. Éstos cuentan con biblioteca, videoteca, audioteca, sala de proyecciones y una red de computadoras con acceso a Internet, todo ello a disposición del público en forma gratuita. Por este programa Explora obtuvo, junto con el Museo Universum de la UNAM, el Premio Latinoamericano 2000-2001 de Popularización de Ciencia y Tecnología, que otorga la Red Pop-UNESCO.

Felicitamos calurosamente al Centro Explora por el camino recorrido en estos primeros 10 años y les deseamos que sigan adelante con su importante labor. www.explora.edu.mx

El lugar de los sueños

Investigadores del Hospital Universitario de Zurich, Suiza, dirigidos por Claudio Bassetti, creen haber encontrado la región del cerebro donde se originan los sueños. La investigación comenzó con un caso clínico: una mujer de 7 3 a ñ os sufrió un infarto cerebral que disminuyó el flujo de sangre en una pequeña región de la parte posterior de su cerebro. Inicialmente, la mujer sufrió pérdida de visión y debilitamiento en la mitad izquierda de su cuerpo. En pocos días recuperó parcialmente la visión, pero el debilitamiento persistió durante las cuatro semanas que estuvo hospitalizada. Al tercer día de haber sufrido el infarto, reportó un sueño vívido, que duró poco tiempo, parecido a una alucinación, pues la paciente no estaba segura de si en ese momento estaba dormida o despierta. Después de esto la mujer dejó de soñar. Antes del infarto recordaba tres a cuatro sueños cada semana.

Los investigadores decidieron estudiarla para saber qué región del cerebro estaba afectada y para ver si en realidad no tenía sueños o era sólo que no podía recordarlos. Mediante técnicas de imagen por resonancia magnética supieron que la región afectada era una pequeña zona del lóbulo occipital, el lingual gyrus. Posteriormente decidieron estudiar la actividad cerebral de la mujer mientras dormía, pero no detectaron ninguna anomalía. Se centraron entonces en la fase del sueño conocida como MOR, por movimiento ocular rápido, en la que se tienen las experiencias oníricas. Despertaron a la mujer durante esa fase, pero ella no recordaba haber tenido ningún sueño, lo que parece indicar que no es que ella no pudiera recordar sus sueños, sino que éstos no se producían.

Mark Solms, investigador de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica, asegura que el hecho de que la mujer durmiese normalmente pero se despertara con más frecuencia que antes del infarto, parece indicar que la teoría que señala que una de las funciones de los sueños es evitar que las personas se despierten es correcta.

Además, según Bassetti, que la paciente haya sufrido una alucinación y después una pérdida de la capacidad de soñar, parece indicar que ambos procesos tienen el mismo origen.

Un año después, la paciente ya ve casi con normalidad, la lesión se ha reducido y ya sueña, aunque con menos claridad. Y algo más importante que haber localizado el sitio donde parecen originarse los sueños, es el hecho de que esta investigación permite entender un poco más la función de estas curiosas aventuras que nuestra mente emprende noche tras noche sin que podamos ejercer ningún control en su contenido o su falta de lógica.

 

Martha Duhne Backhauss

En ediciones anteriores
Slide 1

Cambio climático, ¿qué sigue?*

Slide 2

Nuevas drogas sintéticas

Slide 3

Jugo de Sol: combustible a partir de fotosíntesis artificial

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir