UNAM
21 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 121 Cuentos y cuentas en “el 10”

La gaussiana

En apenas 10 años de existencia, el extraño edificio de la calle Guerrero núm. 10, había albergado más de una veintena de negocios; desde la famosísima guardería infantil “La cuna de Darwin” hasta la tortería “La gaussiana”, pasando por hoteles, gimnasios, supermercados, etc. Algo que le ocurría a cualquier persona que se encontrara al interior de este edificio, conocido entre los vecinos de la calle como “El 10”, era que mientras estaban allí misteriosamente adquiría tales conocimientos en matemáticas que podía resolver casi instantáneamente cualquier problema matemático; aunque ya en la calle este efecto desaparecía.

Don Benito, el propietario de “La gaussiana” y conocedor de las curiosas propiedades de “El 10”, solía plantear a sus clientes operaciones matemáticas para que ellos mismos se sorprendieran de sus repentinos conocimientos. En una ocasión, justo después de un complicado examen de matemáticas de quinto de primaria, que había reprobado, Miguelito fue a “La gaussiana” a comerse una torta de pierna con queso y piña. Al terminarla, don Benito se le acercó y dijo: “Si me dices cuál es el resultado de sumar todos los números del 1 al 100, no sólo no te cobro la torta, sino que te regalo 5 más”.

Al instante Miguelito contestó: “Cuando Carl Friederich Gauss era niño se lo contestó en menos de 3 minutos a su profesor después de hacer exactamente una suma, una multiplicación y una división en su cuaderno; pregúnteme algo más difícil”. Entonces, don Benito dijo: “Dime cuánto suman los primeros 200 números impares”.

Para su sorpresa, no más de 5 minutos después Miguelito salía de “La gaussiana” con 5 tortas más y con la satisfacción de haber calculado la suma de los primeros 100 números impares haciendo tan sólo una suma, una multiplicación y una división en una servilleta.

¿Qué operaciones hizo Miguelito y cuál fue el resultado?

La que te espera

Uno de los negocios favoritos de los vecinos de “El 10” fue el centro de acondicionamiento físico y masajes La que te espera. Aunque los masajes eran bastante económicos –25 pesos cada uno–, los clientes quedaban tan complacidos por el tratamiento que en ocasiones pedían varios con lo cual su estancia llegaba a ser muy costosa. Eso fue lo que les sucedió el sábado a Luis y Paco. Cuando se disponían a pagar sus respectivos masajes la cajera les dijo: “Entre los dos deben un total de 92 masajes; el más gordito de ustedes tomó el doble de masajes de los que el más flaco debería ahora si en lugar de haberse entretenido tanto con 3 de las masajistas hubiera optado por 7 masajes más.

Normalmente ni Luis ni Paco se sabían ni la tabla del 2, pero al interior de “El 10” no les costó ningún trabajo sacar la cuenta y pagar lo que debía cada uno. ¿Cuánto pagó cada uno tomando en cuenta que Paco pesa 30 kilos más que Luis?

Los tórtolos

El 14 de febrero de 2003 se armó un escándalo en “El 10” porque se inauguró el café Los tórtolos. Exactamente al momento de abrir, acudieron tantas parejas que Don Evaristo, el dueño avaricioso, no sabía cómo acomodarlas. Si las sentaba de 2 en 2 en cada mesa, le quedaban 11 parejas sin asiento; en cambio, si las acomodaba de 3 en 3 le quedaban 8 mesas vacías. Don Evaristo decidió hacer esto último porque quizá llegarían más clientes.

Si ahora tú estuvieras en el interior de “El 10” y te contaran esta anécdota, sin duda tardarías menos de 10 segundos en hacer los cálculos, pero como no estás, tómate tu tiempo y responde: ¿cuántas mesas tenía el café y cuántas parejas llegaron al momento de la inauguración?

Soluciones del número anterior

Don Simón. El ganadero de Chiapas, tan sólo seis semanas después, tendría el mismo número de super vacas que tenía el ganadero de Sonora el día de la visita de don Simón.

Rigoberto. Rigoberto era enano y no alcanzaba el botón del piso 23 del elevador, por lo que aprovechaba que hubiera otro pasajero o traer su paraguas para poder oprimir el botón de su piso.

Miguel, Mario y Mauricio. Leyendo con atención se encuentra que Miguel es más extraño que Mauricio.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir