UNAM
25 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 132 Los encajes de Laura

Manteles

Laura tenía 25 años cuando terminó su doctorado en administración de empresas en la Universidad de la Sorbona, en Francia, y regresó a su natal Puebla. Después de hacer varios estudios de mercado y pensarle y pensarle, decidió abrir una lujosa tienda de finos y costosísimos encajes y bordados a mano: manteles, cortinas, vestidos, colchas, rebozos, etc. Apenas unas semanas después de abrir su tienda, Laura no sólo había alcanzado un nivel de ventas que le permitió recuperar el capital invertido, sino que además el gobierno poblano le había otorgado el título de empresaria del año. Lo que nadie sabía era que en el lúgubre sótano de la lujosa tienda, Laura tenía trabajando noche y día a su pobre abuelita a cambio de unas cuantas galletas y medio litro de leche al día. Y tampoco nadie sabía que a pesar de estas infames condiciones laborales, la abuelita tejía con una velocidad y técnica tales que le permitían, por ejemplo, cuando tejía un fino y redondo mantel con pájaros y flores multicolores duplicar cada 3 horas el área del tejido hecho hasta terminarlo en un total de 9 horas.

Era tal el éxito de la tienda de Laura, que solían visitarla importantes empresarios, políticos, deportistas y estrellas del espectáculo de todo el país e incluso del extranjero. Así, una lluviosa mañana, entró a la tienda un cantante de reguetón, que quería hacer un regalo a cada una de sus dos novias. Al ver el mantel de pájaros y flores multicolores, que estaba en exhibición, le dijo a Laura que le envolviera 2 para regalo. Sin embargo, como sólo había un mantel en existencia y el cantante viajaba por la tarde a otro concierto en Mexicali, Laura le sugirió que regresara en 5 horas y ya estaría listo el mantel faltante.

En cuanto el cantante salió de la tienda, Laura se fue a buscar a su otra pobre abuelita y de muy malas maneras la llevó al sótano de la tienda, y tratando a las dos viejitas como verdaderas esclavas les dijo: “Tienen que terminar entre las dos un mantel de pájaros y flores multicolores en menos de 5 horas”, y salió dando un portazo. Al quedarse solas ambas abuelas, la que ya trabajaba ahí le enseñó en unos cuantos segundos a la otra su técnica y de inmediato se pusieron a tejer.

¿Cuál fue la suerte de las dos pobres abuelitas? ¿Pudo el cantante regalarle un mantel a cada una de sus novias?

Servilletas

A Laura le urgía encontrar a una cajera, y después de pensarle y pensarle decidió contratar a una de sus sobrinas. Cuando la sobrina llegó a la tienda en su primer día de trabajo, con lo primero que se encontró fue con una regañiza de su tía Laura por llevar rastas y un tatuaje en el brazo, regaño que derivó en el cuestionamiento de que seguramente la sobrina no sabía ni siquiera sumar o restar. Entonces, la sobrina se le puso al tú por tú a su tía diciéndole: “Pues igual y hasta sé más que tú; a ver, dime, ¿cuántas servilletas bordadas habrías vendido en un día si te dijera que únicamente las compraron 3 personas y que por la mañana vino una señora gorda y se llevó la mitad de las que vendiste, que al mediodía vino una viejita que se llevó la tercera parte y que por la tarde llegó una venezolana muy guapa que se llevó una docena?”

Laura le pensó y le pensó al problema planteado por la sobrina pero no pudo dar con la respuesta.

¿Cuántas servilletas bordadas se vendieron?

Labores

Con el paso de los meses las dos abuelitas de Laura comenzaron a presentar problemas de artritis y ceguera debido a la humedad y la poca luz que había en el sótano. Entonces Laura las despidió y fue contratando de una en una a las diversas viejecitas poblanas que aún dominaban las artes del bordado a mano. Sin embargo, ninguna pudo soportar las condiciones laborales, y 21 meses después Laura tuvo que cerrar la tienda por falta de mercancía.

Si a lo largo de esos 21 meses contrató a 6 viejitas y la que menos aguantó estuvo trabajando sólo un mes, ¿cuál es el máximo número de meses que una de las viejitas trabajó en el sótano tomando en cuenta que todas trabajaron un distinto número de meses?

Soluciones al número anterior

Búsqueda y consulta. 108 minutos. Se plantea la ecuación: (X/6) + 20 + (X/9) + (X/3) + 22 =X, en donde X son los minutos que Emiliano esperó.

Plataforma. Colocan 1 contenedor en el trailer y viajan Emiliano y su hermano (2 horas). El hermano se queda en las bodegas y regresa Emiliano (1 hora). Cargan otro contenedor en el trailer y viajan el papá y el abuelo (10 horas). Se quedan el abuelo y el papá en las bodegas; regresa el hermano (2 horas). Cargan el tercer contenedor en el trailer y viajan Emiliano y su hermano (2 horas). En total son 17 horas, por lo que todos estarán en la bodega al momento en que la avioneta llegue a recogerlos.

Acceso seguro. Necesitarían 45 minutos para averiguar las 32 claves. En 3 horas (180 minutos) entre ambos averiguarían 128 claves, por lo que por una sencilla regla de tres, para averiguar 32, sólo requieren 45 minutos.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir