UNAM
18 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 141 Del juego al trauma infantil

La casita

Según los psicólogos infantiles, un grave problema que enfrentan los niños, y que los puede llevar a padecer serios trastornos al alcanzar la edad adulta, es que los padres los obliguen a elegir una profesión. Entre los numerosos casos de este tipo está el que le provocó el afamado arquitecto Javier Melgarejo a su hijo Javiercito cuando éste tenía apenas 8 años de edad.

Una tarde, Javiercito se entretenía haciendo “casitas indias” con unas fichas de dominó, que luego derribaba con una canica. Cuando Melgarejo vio lo que hacía su hijo, se le ocurrió incentivarlo con la arquitectura y le sugirió que construyera una casita de muchos pisos utilizando todas las fichas de los 6 juegos de dominó que tenía. El arquitecto mostró a su hijo cómo construir una casita de 2 pisos utilizando 7 fichas y una de 3 pisos usando 15 fichas, y le condicionó el permiso para salir a jugar con sus amigos a que terminara la casita.

Después de intentarlo durante 10 minutos, Javiercito se desesperó porque a cada rato se le derrumbaba la casita mientras su papá lo regañaba diciéndole que no lo estaba haciendo bien, que si no terminaba no sería “nadie” en la vida y que fracasaría en todo. Entre lágrimas y los regaños de su papá, Javiercito pasó toda la tarde tratando en vano de construir la casita de muchos pisos.

Al morir su padre 20 años después, Javiercito heredó su fortuna, abandonó la arquitectura y por más de 7 años se dedicó a aterrorizar al mundo dinamitando edificios emblemáticos de la arquitectura contemporánea.

Aquella traumática tarde, de haberla logrado construir Javier, siguiendo las instrucciones de su papá ¿de cuántos pisos como máximo hubiera sido la casita y cuántas fichas de dominó le hubieran sobrado?

Papel y tijeras

La doctora Dolores Gómez, directora del departamento de geometría aplicada de una universidad, decidió bautizar a su hija con su mismo nombre y hacer todo lo posible para que de mayor Lolita fuera también una famosa matemática. La doctora pensaba que el método más eficaz para introducir a Lolita en la geometría era enseñarla a armar todo tipo de rompecabezas. Y justamente la mañana del cumpleaños número 7 de la niña, le regaló una cartulina recortada con la siguiente forma y medidas:

Lolita se desilusionó al ver su regalo y más todavía cuando su mamá le dijo: “Es un regalo más que maravilloso porque es un rompecabezas al revés: lo que tienes que hacer es recortar esta figura en 4 figuras exactamente iguales, sin que te sobre nada”. Lolita lo intentó durante tres horas sin conseguirlo, hasta que su mamá enfurecida le arrebató la cartulina y le mostró cómo hacerlo.

Años después, Lolita abandonó sus estudios universitarios de matemáticas debido a las continuas presiones de la doctora Gómez, y al poco tiempo apareció en la nota roja de los periódicos porque una noche fue sorprendida mutilando señales de tránsito con una sierra eléctrica.

¿Cómo debió Lolita cortar la cartulina aquella traumática mañana?

La herencia

Don Martín Campuzano es un célebre abogado especializado en sucesiones testamentarias y desde que nació su hijo, Martincito, hizo hasta lo imposible para que se inclinara por la abogacía, recurriendo incluso a métodos no muy ortodoxos.

Cuando a sus 26 años el totalmente martirizado Martincito le mostró su título de abogado a don Martín, éste le dijo: “Te voy a hacer una pregunta muy sencilla y si no me la contestas bien te voy a encerrar 3 meses a pan y agua. Imagina que un señor hizo su testamento poco antes de morir, cuando su esposa tenía apenas 2 meses de embarazo. En el testamento mencionaba que su herencia de 14 millones de pesos se repartiría de tal manera que si su esposa daba a luz a una niña, ésta recibiría el doble de dinero que su mamá, y que si daba a luz un varón, éste recibiría la mitad del dinero que su mamá. El señor murió 3 meses después y aunque su esposa parió gemelos, un niño y una niña, la herencia se repartió según el testamento. Ahora dime, ¿cómo fue la repartición del dinero?”

Por más que lo pensó, Martincito no encontró la respuesta y se pasó 3 meses encerrado en el sótano. Al salir, se dedicó a levantarle a su papá múltiples juicios por maltrato infantil.

¿Qué debió responder Martincito aquel fatídico día en que se tituló?

Soluciones al número anterior

Estabilidad. Se plantea un sistema de 3 ecuaciones y al resolverlo se obtiene que la masa de los cerillitos es de 2 gramos, la de los alfilercitos es de 2 gramos y la masa del chiclito es de 18 gramos.

Inestabilidad. Se plantea el sistema de ecuaciones: X = 3(X – Y); Y + (X – Y) + X + (X – Y) = 70. Se obtiene que la masa de Juan es 50 g y la de Beto, 40 g.

Equilibrio. Uno comió 1 taco, otro 2, otro 3, otro 4, otro 5 y otro 6.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir