UNAM
16 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 144 Una simple ilusión

Puro rollo

Una mañana, en Tuxtla Gutiérrez, don Víctor acomodaba unos rollos de popelina sobre unos de rayón en su tienda “El hermano de Moisés”, cuando entró nada más y nada menos que Paulina Rubio, toda atribulada porque alguien le había robado la cartera en el hotel donde se hospedaba, con todo su dinero y tarjetas de crédito, y le urgía comprar 3 rollos de tela de satín para una sesión fotográfica en el impresionante Cañón del Sumidero. Todavía no terminaba Paulina de lamentarse cuando don Víctor, le dijo: “No te preocupes, yo te regalo los 3 rollos de tela porque a fin de cuentas el dinero es tan sólo una ilusión y te lo voy a demostrar. Precisamente ayer como a estas horas vino a mi tienda la esposa del gobernador para que le prestara un rollo de tela para cortinas porque quería ver si el color combinaba con la sala de su casa. Decidí prestárselo a cambio de que me dejara 5 000 pesos de depósito en garantía. No habían pasado ni 10 minutos de que la señora me dejó un cheque al portador por 5 000 pesos cuando me acordé de que yo le debía 5 000 pesos a don Salomón, el dueño de la tienda de pinturas y viendo el cheque se me hizo fácil llevárselo a Salomón y pagar mi deuda.

En cuanto salí de la tienda de pinturas, Salomón recordó que le debía 5 000 pesos al plomero de la esquina y se los fue a pagar. Cuando el plomero vio devuelto su dinero, se fue con el cheque a comprarle a don Jacinto 5 tinacos de 1 000 pesos cada uno; don Jacinto, como era el día del cumpleaños de su esposa, le regaló el cheque y ésta, que acababa de redecorar su casa con telas de “El hermano de Moisés”, no tardó ni 20 minutos en venir a verme para finiquitar su adeudo de 5 000 pesos. Y bueno, no acababa de salir la esposa de don Jacinto de mi tienda cuando regresó la esposa del gobernador con su rollo de tela, diciéndome que no combinaba con su sala, me dejó el rollo y ante mis ojos hizo cachitos el cheque de 5 000 pesos y lo tiró a la basura. Al irse la señora, me quedé pensando en algo sumamente inquietante: ¿de dónde habían salido los 5 000 pesos con los que el plomero compró los tinacos?, ¿de dónde había salido el dinero para que yo, Salomón y la esposa de don Jacinto quedáramos sin deuda alguna? Pero por más que estuve piense y piense, no hallé la respuesta hasta que llegué a la conclusión de que el dinero es una simple ilusión, que el dinero no existe”.

Después de escuchar lo sucedido a don Víctor, Paulina dejó de preocuparse por la pérdida de su cartera y, aceptando el obsequio de los 3 rollos de tela, se fue al Cañón del Sumidero.

¿De dónde salieron los 5 000 pesos con los que el plomero compró los tinacos?, ¿de dónde salió el dinero para que Víctor, Salomón y la esposa de don Jacinto quedaran sin deuda alguna?

Póquer de prendas

Después de su sesión fotográfica, en la cual Paulina se la pasó contándole a media humanidad la teoría de que el dinero era sencillamente una ilusión, volvió a la tienda de don Víctor, quien la retó a jugar una partida de póquer. Como Paulina seguía sin tener dinero, don Víctor le explicó una muy inconexa e ilógica teoría de que al igual que el dinero la ropa también era una ilusión, por lo que le propuso que él jugaría con dinero y que ella lo hiciera con la ropa que traía puesta siguiendo esta regla: si Víctor perdía el 1er juego le daría 100 pesos a Paulina y si ésta perdía se quitaría una prenda; en el 2º juego si perdía Víctor le daría 200 pesos y si perdía Paulina se quitaría 2 prendas; en el 3er juego serían 400 pesos contra 4 prendas y así sucesivamente, teniendo en cuenta que Paulina, a partir del segundo juego, podía optar por pagar 100 pesos en lugar de una prenda, etcétera.

Si después de 5 partidas Paulina había perdido 21 prendas de las 30 con las que estaba vestida, ¿cuáles fueron los resultados de las 5 partidas?

Recuperación

Entonces Paulina le propuso a don Víctor lo siguiente: “Te voy a hacer una pregunta, pero si la contestas mal me devuelves mis 21 prendas. A ver, están 2 papás y 2 hijos, ninguno de estos últimos tiene dinero alguno y uno de los padres le da a su hijo 1 000 pesos y el otro le da 500 pesos a su hijo; sin embargo, cuando sumamos el dinero que tiene cada hijo al final nos da un resultado de sólo 1 000 pesos: ¿dónde quedaron los otros 500 pesos?”. Don Víctor se equivocó en la respuesta y tuvo que devolver a Paulina sus prendas.

¿Cuál es la respuesta correcta?

Soluciones al número anterior

Cortesía de Hernán.

Xochitl.

El tesoro de Moctezuma. El colibrí colocó 1 de las monedas encima de cualquiera de las otras 3, formándose así 2 líneas de monedas con 3 monedas en cada una.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir