UNAM
21 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 145 El rey del gallinero

Corazón y cerebro

Un día, cuando Carlos tenía 14 años de edad, estaba en el Zócalo de la Ciudad de México esperando a su novia a la sombra de la monumental bandera, meditando cómo invertir los 100 pesos que tenía ahorrados cuando se le ocurrió una idea genial: criar pollos para luego vender patitas y alitas enchiladas en la plancha del Zócalo.

En cuanto Carlos y su novia llegaron a la casa de los papás de ésta, se pusieron a buscar dónde criar a los pollitos. Decidieron que lo mejor era aprovechar la jaula del tendedero que había en la azotea y cuyas paredes estaban hechas precisamente con la malla metálica conocida como “tela de gallinero”. La jaula tenía una superficie de forma triangular y para poder criar bien a los pollitos la novia de Carlos le dijo que había que colocarle en el piso 7 divisiones de medio metro de alto, paralelas a uno de los lados del triángulo que tenía 8 metros de largo y que seccionaran los otros lados en partes iguales, además de atarle a cada pollo un hilo rojo en una de sus patas para que no se enfermara, tal y como eran las costumbres de cría avícola en el pueblo de donde era originaria su familia. Dado que Carlos no entendía bien cómo se tenían que hacer las divisiones, su novia le dibujó este croquis:

Ya en la tienda “El rey del gallinero”, cuando el vendedor les preguntó cuántos metros de tela de gallinero de medio metro de ancho querían, Carlos sacó el croquis y vio que les faltaban varios datos, como las medidas de los otros lados y la del largo de cada una de las divisiones. Entonces le contestó al vendedor que al rato regresaban. Pero justo cuando iban a salir de la tienda la novia de Carlos le dijo: “Espérate, para qué vamos a ir a ver cuánto deben medir cada una de las divisiones si no hace falta; con saber que son 7, que dividen a los otros lados en partes iguales y que van paralelas al lado de 8 metros es más que suficiente”.

Carlos intentó infructuosamente hacer los cálculos mentales, entonces le dijo a su novia: “Estás loca y vas a desperdiciar mis 100 pesos. No hay manera de saber cuántos metros necesitamos. Es más, si tienes razón te quedas con todas las ganancias del negocio pero si no me las quedo yo y tú trabajas gratis”.

La novia de Carlos no lo pensó ni 3 segundos y le pidió al vendedor exactamente los metros de tela de gallinero que necesitaban y con el resto del dinero compró varios pollitos.

Si cada metro de tela de gallinero costaba 2 pesos y los pollitos 1 peso, ¿cuántos pollos compró la novia de Carlos y cómo calculó la cantidad de metros que necesitaban?

Alas y patas

Meses después el negocio prosperaba porque, gracias a la entrada al país de alimento para pollos hecho a partir de semillas transgénicas, conforme se desarrollaban los pollitos, en ocasiones les crecía una ala de más, lo cual aumentaba los márgenes de ganancia por pollo en la venta de alitas en el Zócalo capitalino; la novia de Carlos siempre se quedaba con las ganancias.

Todos los días Carlos llegaba al mediodía al Zócalo y poco antes de las 5 pm ya había vendido todas las alas y patas enchiladas de los pollos de 2 y de 3 alas que había sacrificado en la madrugada.

Si un domingo vendió exactamente 240 patas y 330 alitas, ¿cuántos pollos había sacrificado por la mañana y cuántos de éstos eran de 3 alitas?

Orejas y cuernos

Quizá el peor día de la vida de Carlos fue cuando su novia le dijo que con las ganancias del negocio no sólo se había comprado un Cadillac, sino también una residencia en Acapulco y que se pensaba casar con el dueño de la tienda “El rey del gallinero”. También le dijo que le devolvería los 100 pesos que él había puesto para iniciar el negocio si le contestaba correctamente la siguiente pregunta: “Imagina que te compras por 300 pesos unas orejas de burro y unos cuernos de venado; si los cuernos de venado cuestan 150 pesos más que las orejas de burro, ¿cuánto costarán las orejas de burro?”

Rápidamente Carlos contestó que las orejas de burro costarían 150 pesos.

¿Era correcta la respuesta de Carlos?

Soluciones al número anterior

Puro rollo. Esta paradoja se “deshace” al tomar en cuenta que, una vez comprados los tinacos, desde un inicio todos los personajes están con saldo en ceros, ya que lo que le deben a cada uno es exactamente igual a la cantidad de dinero que deben.

Póquer de prendas. Paulina perdió el 1º, el 3º y el 5º; ganó el 2º y el 4º juegos.

Recuperación. Los dos padres y los dos hijos eran el abuelo, su hijo y su nieto. El abuelo le da 1 000 pesos a su hijo que se queda con 500 y los otros se los da al nieto.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir