UNAM
27 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 16 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 16 La partida de póquer

Hubo una vez un hombre joven, rico y avaro, que era amigo y rival de otros dos, más ricos, más viejos y más avaros que él. En cierta ocasión, el joven fue invitado por uno de sus amigos ricos a una cacería. Como siempre, quiso hacer creer a sus amigos que tenía más riquezas de las que en verdad poseía. En plena cacería los sorprendió una tormenta de nieve que les impidió salir. Se habían levantado muy de madrugada, como acostumbran los cazadores, pero como la tormenta arreciaba les pareció peligroso salir y regresaron a los brazos de Morfeo. El joven soñó que estaba jugando con sus amigos una partida de cartas, apostando cantidades muy pequeñas para pasar el tiempo, y que ganaba una y otra vez, y al hacerlo se burlaba de sus compañeros de juego quienes estaban cada vez más irritados.

Entonces, el hombre más viejo y más rico de los tres, para desquitarse y dar una lección al joven, propuso que jugara cada quien todo lo que tenía. Al oír esto, el joven palideció, pues su fortuna era muy pequeña comparada con las de sus amigos. Para no quedar en evidencia, tuvo que aceptar la apuesta, pero para no ir a la cárcel y no quedar en bancarrota en caso de perder, propuso que cada quien jugara el 20% de su fortuna. Como la intención de sus rivales era aniquilar al jactancioso joven, aceptaron las condiciones. Así, el hombre más viejo apostó 100 veces más que el joven y 50 veces más que el otro viejo. El joven puso en juego 150 millones de pesos.

Comenzó la partida de cartas. El joven ganó y se burló de sus amigos, lo que motivó al viejo a proponer que se duplicara la apuesta a fin de que, en una de tantas, el joven perdiera todo lo que les había ganado, además de la riqueza que de por sí tenía. Ya era una cuestión de honor. Sin embargo, la diosa de la fortuna favoreció de nuevo al joven, quien siguió ganando y en un solo día se convirtió en un hombre fabulosamente rico.

Otros invitados a la cacería estaban maravillados de la suerte del joven, pero además querían saber todos los detalles y se hacían las siguientes preguntas: • ¿En cuántos juegos dejó en la ruina a sus rivales?

• ¿Cuánto dinero perdió el más viejo?
a) En dos partidas
b) En cuatro partidas
c) En tres partidas
d) En seis partidas

• ¿Cuánto dinero perdió el más viejo?
a) 105 000 millones
b) 75 000 millones
c) 76 500 millones
d) 15 000 millones

• ¿Cuánto dinero ganó el joven?
a) 76 500 millones
b) 143 550 millones
c) 105 000 millones
d) 750 millones

• ¿Alguno de los jugadores tendría que
ir a la cárcel?
a) Ninguno
b) Uno
c) Dos

Soluciones del número anterior

Llegó su hora

Para que se escuchen las campanadas, según el orden del video, la única manera posible es que al comienzo de éste se escuche la última campanada de las 12:00 de la noche. Por consiguiente, el asesino es Francisco.

Hora por hora

La respuesta de Pedro, por cierto correcta, fue: son las 9:36 de la mañana, dado que la cuarta parte del tiempo transcurrido desde la media noche hasta ese momento serían 2 horas con 24 minutos y la mitad del tiempo que falta para que sea de nuevo media noche son 7 horas con 12 minutos.

Hora de misa

Dado que uno de los relojes se adelanta 3 minutos cada hora con respecto al otro, entonces estará adelantado una hora después de las 20:00 horas.

 

Antonio Ortíz

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir