UNAM
18 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 160 Pican, pican los mosquitos

Cachete

Una noche, en el famoso barrio de Tepito, Rodolfo leia en su cama el típico libro de superación personal cuando sintió que un mosquito le picaba el cachete; no se le ocurrió mejor cosa que darse una fuerte autocachetada para dejar al mosquito totalmente apachurrado. Sin embargo, cuando Rodolfo trató de seguir leyendo, lo comenzó a invadir un cansancio y un sueño tales que en menos de 2 segundos se quedó completamente dormido. Lo que no sabía Rodolfo era que el mosquito, apenas unos minutos antes, se había detenido a tomar agua en un nauseabundo charquito que se había formado con los desechos líquidos de los puestos de garnachas que se encontraban a la salida de la estación del metro Lagunilla, y que al momento de picarle en el cachete, le inyectó ese mismo líquido en el torrente sanguíneo. Con el paso de las horas, el líquido en la sangre de Rodolfo se dispersó por todo su cuerpo, provocando que sus células comenzaran a mutar de manera impredecible.

Al día siguiente, al despertarse, Rodolfo se dio cuenta de que ahora no sólo tenía los superpoderes de un mosquito, también le habían salido unas alitas transparentes en la espalda con las que podía volar. Después de varias horas de estarle piense y piense sobre cómo aprovechar sus nuevos poderes de mosquito, a Rodolfo no se le ocurrió mejor idea que poner su bodega de discos piratas en el rancho que tenía uno de sus tíos en el estado de Guanajuato, y diariamente ir y venir con su cargamento de discos al puesto que tenía en la calle Aztecas.

Con el paso de los días, Rodolfo aprendió a dominar el vuelo con sus alitas de tal manera que podía ir y venir del rancho a una velocidad constante, haciendo todos los días el trayecto hasta el rancho en el mismo tiempo y saliendo siempre a las 8 de la mañana.

Un día, exactamente 1 hora después de salir volando de su casa hacia el rancho, Rodolfo vio desde los aires un puesto de quesadillas atendido por una guapísima muchacha. No tardó ni medio segundo en aterrizar, pedir una quesadilla de flor de calabaza y comenzar a conquistar a la muchacha. Después de media hora Rodolfo se había comido 5 quesadillas y también tenía novia; como se le hacía tarde, se despidió de ella con un apasionado beso y volvió a emprender el vuelo, pero esta vez a la mitad de la velocidad “normal” ya que le dolía un poco la panza por las cantidades increíbles de salsa que les había puesto a las quesadillas. Entonces, llegó al rancho de su tío 2 horas después de la hora acostumbrada.

Si el puesto de quesadillas hubiera estado 100 kilómetros más adelante, en dirección al rancho, Rodolfo sólo habría llegado 1 hora tarde, entonces ¿a qué distancia de la casa de Rodolfo se encontraba el rancho de su tío y a qué velocidad constante solía volar?

Zoquete

Con el paso de las semanas y aprovechando sus superpoderes de mosquito, Rodolfo abrió 100 puestos de productos de dudosa procedencia. En algunos vendía exclusivamente perfumes “originales” franceses, en otros películas Blue-ray y, en otros más, muñecos de peluche.

Si diariamente en los 100 puestos vendía un total de 100 000 pesos en productos y, tomando en cuenta que en cada puesto de perfumes vendía 10 000 pesos, que en cada uno de películas 1 000 pesos y que en cada conjunto de 8 puestos de peluches vendía 1 000 pesos también, ¿cuántos puestos de cada uno de estos productos tenía Rodolfo?

Piquete

La misma noche que el mosquito picó a Rodolfo, varios mosquitos más habían tomado agua del mismo charquito contaminado y picaron a otros tantos comerciantes de Tepito que, al igual que Rodolfo, al día siguiente amanecieron con superpoderes. De hecho, con el paso de los meses, todos estos comerciantes se llegaron a conocer entre sí y solían organizar cada mes una reunión general para mejorar sus técnicas de vuelo. En todas estas reuniones, los supercomerciantes se saludaban fraternalmente con un fuerte abrazo. Si en una de tantas reuniones se realizaron exactamente 45 abrazos, ¿a cuantas personas en Tepito les habían picado los mosquitos aquella memorable noche?

Soluciones al número anterior

Disgustado. El Negro respondió que había comprado 5 cargamentos de jitomates y 4 de cebollas.

Devastado. El Negro compró un total de 3 cargamentos de verduras, 1 de cebollas, 1 de jitomates y 1 de zanahorias.

Desesperado. El Negro le respondió a don Juventino que 55 + 5 = 60.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir