UNAM
24 de junio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 174 Salto al Sistema Solar

Desierto en la Tierra

A diferencia de la novela de Kafka en la que un señor se despierta transformado en insecto, cuando Raúl se despertó una mañana de lunes se vio transformado nada más y nada menos que en Supermán, con todos sus súper poderes. Y así, después de bañarse, vestirse y desayunar, Raúl salió volando por la ventana hacia su trabajo, pero cuando estaba por llegar le surgió la pregunta: "¿Para qué sigo trabajando si debe existir alguna manera en la que me vuelva supermillonario aprovechando mis poderes?". Decidió entonces regresar a su casa para pensar en cómo hacerse millonario, y después de estar pensándolo un buen rato se le ocurrió poner una vulcanizadora en la carretera a medio camino entre San Luis Potosí y Matehuala, en pleno desierto.

Tal y como lo hubiera hecho Supermán, Raúl se fue volando a súper velocidad hasta unos 40 kilómetros más adelante del poblado del Huizache, que se encuentra entre San Luis y Matehuala y, utilizando su súper fuerza, construyó un inmenso local con las piedras que había por ahí. En cuanto terminó, voló hasta una bodega de máquinas industriales en Houston, Texas, y de ahí se llevó todo lo necesario para poner una vulcanizadora moderna. Así, en instantes, su flamante vulcanizadora estaba lista para recibir las miles de llantas ponchadas que había calculado Raúl. Sin embargo, después de varias horas ni siquiera las moscas se habían detenido; entonces, tras pensarle un rato, a Raúl se le ocurrió la fantástica idea de ¡poncharle las llantas a cuanto vehículo transitara por la carretera por medio de su visión calorífica! Y, dicho y hecho, no habían pasado ni 5 minutos y ya se había formado una larga fila de desconcertados camioneros y automovilistas con las llantas ponchadas y Raúl estaba vulcanizando, reparando y cambiando llantas a súper velocidad.

A quien se le hizo rarísimo lo que ocurría y la puso de un humor de los mil demonios fue a la famosa Lola "la trailera", que estaba transportando un tramo pre-construido para un puente en el Río Bravo sobre 4 plataformas de tráiler a las que se le habían ponchado nada más y nada menos que todas sus 78 llantas. Cuando le tocó su turno le preguntó a Raúl cuánto se iba a tardar, quien haciéndose el chistosito y tratando de conquistar a Lola, le contestó: "Pues mira mi reina, hace un rato desmonté, vulcanicé y volví a montar 23 llantas de tráiler, 42 de coche y 9 de motocicleta en apenas 259 segundos y 125 de coche, 59 de tráiler, y 15 de motocicleta en apenas 15 minutos, además de que, claro, si restas lo que me tardo en desmontar, vulcanizar y volver a montar una llanta de motocicleta de lo que me tardo en una de tráiler, tendrás exactamente el tiempo que tardo en una llanta de automóvil; y es más, si me dices exactamente cuánto tiempo me voy a tardar con tus 78 llantas, prometo llevarte a la Luna".

Si por la noche Raúl y Lola estaban viendo la Tierra desde la Luna, ¿cuál fue la respuesta de Lola?

Paraíso en Júpiter

Mientras estaban en la Luna, Raúl le prometió amor eterno a Lola la trailera y decidieron irse a vivir a Júpiter, lejos de los problemas de la Tierra. Pero en cuanto llegaron, un extraño jupiteriano, que tenía 3 ojos y 10 cerebros con cabeza, los recibió diciéndoles: "Aquí nadie viene a vivir así nada más, éste sí es el paraíso de todo el Sistema Solar y somos extremadamente selectivos y sólo dejamos entrar a los seres más inteligentes. Entonces deben decirme qué me contestarían si yo les dijera que si me dicen una verdad los enviaría de regreso rápidamente a la Tierra y si me dicen una mentira los enviaría lentamente a la Tierra y si no me contestan nada los enviaría a Neptuno y ahí a ver qué hacen para poderse regresar". Ni a Raúl ni a Lola se les ocurrió nada que decir, entonces llegó una nave para conducirlos a Neptuno. ¿Qué podrían haber contestado para quedarse en Júpiter?

Decepción en Neptuno

En cuanto llegaron a Neptuno, para sorpresa de ambos, Lola y Raúl se dieron cuenta de que los súper poderes de Raúl habían desaparecido. Además, como no llevaban trajes espaciales, si no hubiera sido por un platillo volador que iba pasando por ahí y les dio un aventón hasta la Tierra, seguramente se habrían muerto. En el platillo volador, un extraterrestre le dijo a Lola que si le contestaba de qué manera la mitad de 2 más 2 podía ser 3, se la llevaría a vivir a su planeta en otra galaxia, donde la llenaría de riquezas y súper poderes.

Si el único que regresó a la Tierra fue Raúl, sin súper poderes y sin novia, ¿qué le contestó Lola al extraterrestre?

Soluciones al número anterior

El negocio perfecto
Existen varias soluciones, una de ellas es la de la figura:

negocio perfecto

El novio perfecto
Lorena había vendido 750 boletos.

La memoria perfecta
La pata de conejo estaba en la caja 2.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Cambio climático, ¿qué sigue?*

Slide 2

Nuevas drogas sintéticas

Slide 3

Jugo de Sol: combustible a partir de fotosíntesis artificial

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir