UNAM
24 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 177 Años en este mundo

Levita

Pedro estaba más que harto de que siempre le pasaran cosas raras, como aquella vez que lo contrataron como maestro de álgebra para dar clases en un establo mientras ordeñaban a las vacas; alguien le había dicho al dueño que si las vacas escuchaban ecuaciones algebraicas producían más y mejor leche. Otro ejemplo de rareza fue lo que le ocurrió en un taxi; al abordarlo el chofer le dijo a Pedro que primero lo llevaría a casa de un pariente para que se quedara cuidando a unos periquitos australianos a los que les estaban dando un alimento especial que los transformaría en guacamayas mientras el pariente y el taxista iban a comprar más alimento. Pero lo más raro de todo fue cuando una tarde, mientras veía en la computadora el video Los peligros del Cosmos, de repente de la pantalla salió una luz extraña que primero lo hizo levitar para luego ser teletransportado al pasado y reconfigurado en otra persona: su propio abuelo Pedro, pero de joven.

Todavía medio mareado por la brusca teletransportación y reconfiguración, se dio cuenta de que se encontraba en una esquina del zócalo de la Ciudad de México en 1932. Como no tenía nada mejor que hacer, se puso a esculcarse los bolsillos para ver qué traía su abuelo y encontró unos 50 pesos —una fortuna para la época— y su pasaporte. Con el dinero se compró una torta y se sentó en la banqueta, de repente se le acercó un señor diciendo: "Ven Pedrito, tu abuela nos espera para comer". Al ir caminando con el hombre Pedrito fue atando cabos hasta llegar a la conclusión de que éste era realmente el abuelo de su abuelo, o sea su tatarabuelo. Entonces a Pedro se le ocurrió decir: "Mira abuelo, justo ahora tengo igual número de años que los 2 últimos dígitos del año en que nací".

Pero para su sorpresa el señor le dijo: "No soy tu abuelo, pero sí soy el novio de tu abuela y también, igual que tú, ahorita tengo exactamente el mismo número de años que los que indican los 2 últimos dígitos del año en que nací".

Aunque a Pedro le quedó claro que el hombre no era su abuelo, no logró calcular la edad de éste.

¿Cuántos años tenía el señor y cuál era la edad del abuelo de Pedro en 1932?

Envite

A la tatarabuela de Pedro le encantaban las apuestas, así que en cuanto llegó Pedrito (reconfigurado en su abuelo) a su casa junto con el hombre que era su novio, dijo: "A ver mi nieto, te voy a poner un problema con unos palillos y si lo resuelves te doy de comer, pero si no tú nos invitas a comer al mejor restaurante de la ciudad". El problema era lograr que moviendo sólo 1 palillo, la siguiente igualdad errónea, hecha con palillos de dientes, se volviera cierta:

lll = lll + lll

Por más que Pedro intentó resolver el problema no lo logró y tuvo que invitar a comer a su abuela y al novio de ésta al mejor restaurante de la ciudad.

Invito

Al salir del restaurante nuevamente se apareció una extraña luz y Pedrito fue teletransportado de vuelta a la actualidad, apareciendo en medio del altar mayor de la Catedral de México al mismo tiempo que un sacerdote oficiaba misa. En cuanto el sacerdote lo vio, le preguntó tan sorprendido como si hubiera visto una aparición: "¿Eres de este mundo o del otro?". A lo que Pedro, todavía mareado y apenas comenzando a tomar conciencia de quién era, dijo: "Híjole, lo único que sé ahorita es que si a 3 veces los años que tendré dentro de 3 años le resto 3 veces los años que tenía hace 3 años, el resultado es exactamente los años que tengo ahora".

¿Cuantos años tenía Pedro?

Soluciones al número anterior

Al vapor
Al término de las 48 semanas Adolfo había dibujado 2 642 piezas.

Al fresco
La figura mostrada por Rivera tiene 11 triángulos.

Al pastel
Vasconcelos se tomó 5 cafés y Rivera 7.

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir