UNAM
21 de octubre de 2017
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 224 Lógica y penachos

Cráneos y antorchas

Ramiro siempre tenía sueños extraños. Una noche, al salir de clase de lógica y encontrar que el departamento que alquilaba con otros 6 estudiantes lo había prestado 1 de ellos para unos XV años, le pareció lógico comer pozole en la colonia Portales y caminar de Ciudad Universitaria al Centro Histórico. Al momento de llegar, a un lado del asta bandera había un grupo de danzantes. Ramiro se quedó viéndolos hipnotizado hasta que se tendió en el suelo y comenzó a soñar. Se vio a sí mismo como un chamán azteca caminando por un túnel. De repente apareció la Coatlicue con cráneos y serpientes de cascabel diciéndole: “Ya sabes exactamente qué hacer”. Ramiro comenzó a ver un cuarto de máquinas con 3 interruptores (A, Z y M) conectados a antorchas olímpicas, que se hallaban en otro cuarto, en otro túnel sinuoso a 30 segundos del cuarto de máquinas. De hecho, no se podía saber cuál interruptor prendía o apagaba cada una de las 3 antorchas (F, T y Y). Mientras Ramiro veía los interruptores recordó lo que le dijo la Coatlicue y cuando salió del cuarto pasó por el túnel sinuoso y llegó al cuarto de las antorchas, en donde sólo había una prendida. Al salir de ahí encontró nuevamente a la Coatlicue y le dijo: “Sí supe qué hacer; el interruptor A está conectado a la antorcha T, el interruptor Z a la antorcha F y el M a la Y”. ¿Qué hizo Ramiro para saber cuál interruptor estaba conectado a cada antorcha?

Cheques y tamales

Como a las cuatro de la madrugada Ramiro comió entre sueños una torta de tamal verde y caminó hasta llegar al departamento compartido donde ya había terminado la fiesta. En cuanto se acostó en su cama, comenzó a soñar que otra vez era un azteca con penacho y taparrabos que trabajaba de cajero en un banco. Después de atender a 5 personas en la ventanilla, llegó un niño a depositar 24 tamales mientras la cajera de al lado se transformó en la Coatlicue y le dijo: “Uno de los tamales es falso y por eso pesa un poco más que los demás. Recuerda que sólo tienes 3 oportunidades para encontrarlo”. Entonces comenzó a tratar de encontrar el tamal falso pesando por pares los tamales en la balanza, pero fue hasta la séptima pesada que encontró el falso, por lo que el niño empezó a burlarse mientras le mostraba cómo encontrar el tamal falso en sólo 3 pesadas. ¿Cómo hizo el niño para hacerlo en 3 pesadas?

Policías y primos

Para su fortuna al día siguiente Ramiro alcanzó a comer parte del pastel de XV años y nuevamente en la cama comenzó a soñar que era un elegante vendedor de palillos de dientes. De repente tres niños policías aztecas, ataviados con taparrabo y penacho, lo arrestaron por vender de frac palillos de contrabando. Súbitamente, apareció de nuevo la Coatlicue diciendo: “Debes decir a cada niño policía su edad o van a detenerte. La multiplicación de las 3 edades da 412; su suma es un número primo de 2 dígitos y la suma de estos dígitos es también un número primo, pero de una sola cifra”. Si a Ramiro no lo detuvieron ¿cuántos años tenía cada niño?

Soluciones al número anterior

Plantas de otro mundo
Los amecamequenses se encontraron con 100 plantas extraterrestres, incluida la primera, que construyó a las demás.

División espacial
Así dividió Julián la figura en cuatro partes iguales:

Calendario extraterrestre
El martes 1º llegaron las plantas extraterrestres y el cumpleaños de Julián fue un domingo. El calendario del mes de enero:

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Lo interesante está al final

Slide 3

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Facebook Twitter Google+ YouTube

encuesta suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Concurso Evita el ciberbullying Nutilus Valor UNAM
Subir