UNAM
12 de diciembre de 2017
II
II
¿Cómo ves?
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 229 Anécdotas descabelladas

La presa de Diego

Entre carcajadas en la pozolería de doña Lucha, unos historiadores de arte se pusieron a contar anécdotas de pintores mexicanos. Una era de cuando Diego Rivera vivía en la ciudad de Guanajuato. Después de una lluvia torrencial, la presa de La olla estuvo a punto de desbordarse, su capacidad era de unos 132 000 m3 de agua y le faltaban unos 24 000 m3 para que inundara la ciudad. Rivera, que era bueno para las matemáticas, calculó que en tan sólo 8 minutos se llenaría y comenzaría a desbordarse.

La presa contaba entonces con dos compuertas y el pintor logró abrirlas al mismo tiempo de tal manera que por una salían 24 000 m3 de agua cada 12 minutos y por otra también 24 000 m3 en sólo 6 minutos. 40 minutos después cesó de llover repentinamente y Diego cerró las dos compuertas.

¿Cómo quedó entonces la presa?

Atentado de Siqueiros

Otro de los historiadores de arte platicó que el día anterior a la noche en que David Alfaro Siqueiros intentó asesinar a Trotsky en su casa de Coyoacán, dos agentes secretos que desde hacía semanas lo seguían y vigilaban su taller, se percataron de que se iba a celebrar ahí una reunión secreta porque siempre que las convocaba Siqueiros compraba 5 botellas de vino y encargaba tamales.

Al llegar la noche efectivamente comenzaron a llegar de 1 en 1 varios hombres. Cuando cada 1 llegaba al taller, tocaba a la puerta y desde dentro Siqueiros decía un número, el hombre respondía con otro número y el artista abría la puerta. Al llegar el primer hombre y tocar la puerta, Siqueiros dijo 18 y el hombre respondió 9, entonces el artista abrió la puerta. Luego tocó otro hombre, Siqueiros dijo 8, el hombre contestó 4 y el pintor abrió la puerta. Luego llegó un tercer hombre y Siqueiros dijo 14, el hombre respondió 7 y se abrió la puerta. Los dos agentes secretos se miraron sonriendo porque habían descubierto qué decir para que Siqueiros abriera la puerta; alguno de ellos entraría a la reunión y averiguaría qué atentado planeaba el pintor.

Así que uno de ellos tocó a la puerta de Siqueiros quien le dijo 0, y el agente secreto contestó “dígame otro número porque el 0 no tiene mitad”, y en lugar de decir otro número, Siqueiros comenzó a disparar hiriendo al agente. El otro agente se quedó pensando que obviamente la mitad de 0 era 0 y se acercó a la puerta y tocó. Entonces Siqueiros dijo 6 y el agente contestó 3. Siqueiros comenzó a disparar nuevamente a través de la puerta e hirió al agente secreto.

El historiador del arte que estaba contando la anécdota les dijo a los otros: “Invito la cena a todos si me dicen qué números debían haber contestado los 2 agentes y si no ustedes pagan mi cena”. ¿Qué números debían contestar los agentes?

Amor eterno del Dr. Atl

Otro historiador narró cómo el Dr. Atl se encontró con la mujer que le hizo perder la cabeza: la hermosa Nahui Ollin. Entre las anécdotas que contó fue que en una de sus peleas Nahui Ollin le lanzó al Dr. Atl sartenes, ollas, botes de pintura y una radio con tal fuerza que le ocasionó varias heridas. Al llegar al hospital, el médico que atendió al Dr. Atl vio que 5 de las heridas no habían sido provocadas por sartenes, 6 no eran de ollas, 6 no eran de botes de pintura y 3 no correspondían a utensilios de cocina. Cuando él salió del hospital, Nahui le pidió perdón y le declaró una vez más su amor eterno. ¿Cuántos sartenes le había lanzado ella al doctor Atl?

Soluciones al número anterior

Puro antojo
Doña Eustolia preparó 10 quesadillas, 20 tacos, 15 sopes y 30 pambazos, por lo que eran 15 obreros y a cada obrero le hubiera tocado pelearse con 2 líderes charros

Chocoveneno
Si probaba 1 pasita del costal etiquetado que contenía los 2 tipos de pasitas cubiertas de chocolate, sabría cuál de los otros 2 contenía sólo pasitas cubiertas de chocolate envenenado. Si sabía a cereza, el costal envenenado sería el que decía que contenía pasitas no envenenadas y si sabía a chamoy, sería el que decía mezcla

Mensaje secreto
La ficha es la doble cero o mula blanca

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores
Slide 1

Las tentaciones de editar nuestro genoma

Slide 2

Para verte mejor: el cuerpo por dentro

Slide 3

¿Solos en el Universo? En busca de nuestros hermanos cósmicos

Facebook Twitter Google+ YouTube

encuesta suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Concurso Evita el ciberbullying Nutilus Valor UNAM
Subir