UNAM
14 de diciembre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 29 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 29 Entre rateros navegues

Entre rateros

Un sábado por la noche, mientras su esposa preparaba unas agujas norteñas, el Tigre de Santa Julia comenta a sus cinco secuaces que el martes por la mañana él solo asaltará el banco que se ve desde la ventana de la cocina de su guarida. Dicho y hecho, el martes por la mañana entra el Tigre al banco y, después de una violenta balacera, lleva al gerente hasta la caja fuerte y lo obliga a abrirla. El gerente, todo nervioso, mientras abre la caja, le dice entrecortadamente: “Señor, no hay nada de dinero, ayer por la noche alguien asaltó ya este banco”. En efecto, al abrir la caja, ni siquiera había unos cuantos centavos. Furioso, el Tigre de Santa Julia arrancó las pulseras, collares y relojes a los clientes del banco y, echando bala, se fue corriendo, perdiéndose entre las ajetreadas calles citadinas.

Horas más tarde, aún furioso, el Tigre llegó a su guarida y, mientras su esposa le preparaba unos tacos de cochinita pibil, le contó que alguien se le había adelantado. La esposa lo miró fijamente con los ojos henchidos de ira y le espetó: “Fueron uno o varios de tus secuaces; yo presencié el asalto mientras lavaba los trastes de la cena”.

Iracundo y cuchillo en mano, el Tigre de Santa Julia interrogó uno a uno a sus secuaces. He aquí sus respuestas:

El Tobi: Uno sólo de nosotros es el traidor que lo hizo.

El Tuerto: No jefe, fue una parejita.

El Muerto: No les crea, son tres los traidores.

El Cuello: Aquí nada más hay cuatro traidores.

El Lucy: Lo hicimos entre todos.

El Tigre de Santa Julia recordó que, entre rateros, cuando se es inocente se dice la verdad y que luego, luego, hay que mentir cuando se es culpable. Con la velocidad de un huracán, degolló a cuatro de sus secuaces porque la traición se paga con la muerte. ¿Cómo supo el Tigre de Santa Julia quiénes lo habían traicionado y cuál fue el ratero que siguió con vida?

Barquitos de papel

En una aburrida tarde de miércoles, Pedrito tomó las hojas de unos exámenes de matemáticas y biología que había reprobado y se puso a hacer multitud de barquitos de papel. Si las hojas de los exámenes de matemáticas eran tamaño carta y las del de biología eran tamaño oficio, ¿qué barcos quedaron más grandes?

Soluciones del número anterior

Número de la suerte. El cinco.

Polos opuestos. Por la fuerza de Coriolis, en el hemisferio norte el giro del agua se realiza en sentido contrario a las manecillas del reloj y en el sur al revés.

El más veloz. Del total de carreras, en tres llegaron Juan, Pedro y Marcos; en otras tres, Marcos, Juan y Pedro; y en las tres restantes el orden fue: Pedro, Marcos y Juan.

 

 

Antonio Ortiz

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir