UNAM
23 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 35 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 35 Celebraciones y cuentos aterradores

Celebración

Para celebrar el fin de cursos varios amigos, entre ellos Juan Manuel y José Luis, decidieron irse a Garibaldi. En el Tenampa, entre mariachis y tríos, Juan Manuel y José Luis, tomaron tanto tequila, que parecía que tenían la consigna de terminar con todo el que existiese en el planeta. No contentos con ello, y ya en plena borrachera, al salir de la cantina decidieron ir a comprar una botella más. En cuanto compraron la botella, y como típicos borrachos, comenzaron a pelear por cualquier tontería hasta llegar a terminar ahí la parranda y repartirse a partes exactamente iguales el contenido de la botella. En medio de su borrachera, José Luis recordó que en la cajuela del coche traía dos frascos, uno de 500 ml y otro de 300 ml. Si la botella contenía 800 ml de tequila, ¿qué tendrían que haber hecho para dividirlo en dos utilizando únicamente los dos frascos?

Ellos no pudieron hacerlo; terminaron rompiendo los frascos, tomándose todo el tequila, haciendo escándalo en la calle y fueron llevados a la delegación por una patrulla que por ahí pasaba.

La cuenta de los años

Cuando Federico preguntó a su tío Fernando su edad, éste le contestó con otra pregunta: “Si tengo el doble de años de los que mi vecino tenía cuando yo tenía la edad que él tiene ahora y, además, si sumamos la edad actual de mi vecino a la que tengo yo, resultarían 91 años”. ¿Cuántos años tienen el tío y el vecino?

Matemáticas aterradoras

Cuentan que allá en Zacapu, Michoacán, durante las madrugadas, por la calle del panteón deambulan grupos de zombies que espantan y amenazan con comerse a los transeúntes nocturnos. Sin embargo, los vecinos que viven frente al panteón, a lo largo de la calle Cristeros, en la que sólo hay 10 casas, continuamente se quejan de que los zombies desordenan la numeración de sus casas, ya que todos los días por más que los vecinos ordenan los números para que queden 1, 2, 3, 4... 10, en las madrugadas los zombies los cambian por 12, 23, 35, 47, 511, 613, 717, 819, 923 y 1029. Una madrugada, Pepito y Luis andaban cazando ranas para su clase de biología cuando, de repente, notaron que un grupo de zombies estaban cambiando los números de las casas. Observándolos con cuidado distinguieron entre ellos a Don Ataulfo, su antiguo maestro de matemáticas que murió estrangulado por el esposo de la maestra de inglés. Aguantándose el miedo, Pepito y Luis se acercaron al cadáver viviente de Don Ataulfo y le preguntaron por qué desordenaba la numeración de las casas, pregunta a la que, con una voz cavernosa y que erizaba los cabellos, les contestó: “No la desordenamos, sino que le damos un nuevo orden, porque si se fijan, la nueva numeración es en realidad una serie, y si no quieren que mañana nos los comamos, díganme ¿cuál es el número que seguiría después del 1029?”.

Soluciones del número anterior

Multiplicación de cocodrilos: En un total de 39 días, debido a que, en 15 días, cubrirían la superficie equivalente del lago más 24 días, dado que 16 777 216 es 2 a la 24.

Partido de tenis: Porque Juan y Roberto jugaron un partido de dobles y ganaron tres sets.

Jaguar veloz: Al momento de cruzarse, los dos estarán a la misma distancia de Tampico.

 

Antonio Ortíz

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir