UNAM
18 de julio de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 39 » Retos
imprimirpdfmenosmas

Retos

No. 39 La edad a la velocidad correcta

La edad correcta

Aunque Martha está aún de muy buen ver, siempre que alguien le pregunta su edad prefiere no contestar. Sin embargo, la única vez que se vio en verdaderos aprietos fue cuando tuvo que ir a sacar un pasaporte para viajar a París; la edad que había puesto en su solicitud no concordaba con la que tendría según su acta de nacimiento. Al percatarse de esto el empleado que revisaba los documentos le dijo: “Señorita, aquí hay un problema. En su solicitud dice que tiene 21 años pero según su acta de nacimiento tendría un poco más”.

Martha tan sólo le explicó que como los domingos no trabajaba y se dedicaba exclusivamente a descansar, entonces esos días no envejecía. El empleado se limitó a sonreir y en la solicitud puso la edad correcta. ¿Cuántos años tenía en realidad Martha?

A toda velocidad

El día que a Pedrito le regalaron una bicicleta de montaña, no se le ocurrió mejor idea que subir el Cerro de la Silla, en Monterrey, Nuevo León. Para subir el cerro, Pedrito se tardó media hora a una velocidad de 20 km/h. Pero al llegar a la cima, se dio cuenta que no había traído su cámara y bajó por ella rápidamente a una velocidad de 40 km/h. ¿Cuál fue su velocidad promedio?

Lotería espiritista

Madame Zaida, la famosa espiritista de Guanajuato, había tenido un mal año de clientela y se fue a la ciudad de México a comprar unos billetes de lotería para el magno sorteo. Al llegar al edificio de la Lotería Nacional se metió en la bodega donde tenían todos los billetes y, al ver que todos los números eran de seis cifras, le pidió al encargado que le vendiera todos los billetes que no tuvieran cuatros, ceros, sietes, seises, nueves ni treses; y que, además, su primera cifra, de izquierda a derecha, fuese el uno, la tercera cifra el cinco, la quinta cifra un número par y que terminara en cinco. ¿Cuántos billetes de lotería tuvo que comprar Zaida?

Soluciones del número anterior

Adán y Eva. Ambos cadáveres carecían de ombligo.

Confusión familiar. El enunciado del problema únicamente será cierto si se trata de tres personas: un niño, el padre de éste y su abuelo.

¿Voz del más allá? La voz le dijo que escapara por la puerta bloqueada por los monstruos alienígenas muertos de hambre, dado que, como dice el enunciado del problema, ya estaban “muertos de hambre”, sin vida.

 

Antonio Ortíz

En ediciones anteriores
Slide 1

Racismo discriminación que persiste

Slide 2

Fracking. Beneficios fugaces… ¿daños permanentes?*

Slide 3

El camino a las percepciones

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir