UNAM
16 de agosto de 2022
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 285 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Ilich Argel Ibarra Alvarado
Foto: Arturo Orta

No. 285 Ilich Argel Ibarra Alvarado

Nanomateriales para combatir la contaminación ambiental.

En Latinoamérica, la UNAM es líder en el diseño de nanomateriales para la captura de dióxido de azufre en el aire y mitigar el cambio climático. Este compuesto es un gas que se produce en la combustión de productos del petróleo y en la quema de carbón.

“Los nanomateriales son materiales en la escala nanométrica [un nanómetro es una millonésima parte de un milímetro] capaces de realizar diferentes tareas en la física, química y áreas emergentes tecnológicas”, explica el doctor Ilich Argel Ibarra. Su grupo “empezó analizando el dióxido de carbono y ahora estamos trabajando con otras sustancias más tóxicas, complejas y sumamente corrosivas como el dióxido de azufre y el ácido sulfhídrico. En el caso del dióxido de carbono hay bastantes grupos consolidados en la UNAM y en el mundo, pero lo que queremos es que nuestros estudiantes abran nuevas líneas de investigación, como la del dióxido de azufre”.

El investigador, oriundo de la Ciudad de México, estudió la licenciatura en química en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y el doctorado en la Universidad de Nottingham, Reino Unido. En una de sus publicaciones del doctorado, presentó la síntesis y caracterización de un nuevo nanomaterial denominado NOTT-400, que la compañía química Sigma-Aldrich tiene a la venta; se utiliza en diferentes aplicaciones en la remediación ambiental. Ilich Argel realizó una estancia postdoctoral en la Universidad de Texas, Estados Unidos y otra en la Universidad de Estocolmo, Suecia. Según palabras del joven investigador, tuvo la fortuna de poder regresar a México para trabajar en el Instituto de Investigación de Materiales de la UNAM desde 2014, donde actualmente es el secretario académico. En 2019 fue galardonado con el Premio Jóvenes Investigadores en Ciencias Exactas de la UNAM y un año después con el Premio a Joven Investigador de la Academia Mexicana de Ciencias, en el área de ciencias exactas. Desde 2020 forma parte del Consejo Asesor de Comunicaciones Químicas en el Reino Unido.

¿Cómo capturan los nanomateriales los gases tóxicos que hay en el aire y por qué es importante su diseño?

La captura se da mediante interacciones químicas y eléctricas (por ejemplo puentes de hidrógeno y fuerzas electrostáticas) entre los contaminantes y los nanomateriales.

La remediación ambiental es el enfoque actual. Por ejemplo, en la Ciudad de México nuestro problema de contaminación tiene muchas aristas que abarcan el agua, el suelo y el aire, y no hay una solución única. Nuestra situación geográfica es complicada al estar rodeados de montañas. La contaminación es un problema urgente y el trabajo en conjunto es una vía para atacarlo. México no solo es consumidor de tecnología, también puede ser productor y en este sentido estamos proporcionando alternativas a nuestras problemáticas de contaminación ambiental.

¿Cómo surgió su conexión con la química?

Orgullosamente soy egresado del Colegio de Bachilleres y recuerdo que, dentro de las opciones de capacitación técnica, la que más me atrajo fue la de laboratorista químico, donde realizamos prácticas sencillas en procesos alimenticios o pinturas. Decidí después estudiar química en la UAM y a media carrera recibí la invitación del doctor Enrique Lima para pasar tres veranos en el Instituto de Investigaciones Nucleares de la UNAM, donde aprendí mucho.

¿Cuál fue su mayor enseñanza en el posgrado?

Fundamentalmente, el haber adquirido un criterio más amplio en la resolución de problemas pues un doctorado, independientemente del área y el país, es una oportunidad para aprender a resolver problemas, encontrar diferentes alternativas de ver y hacer las cosas y experimentar la combinación de culturas. Más allá de lo técnico, de la parte de investigación y de los recursos que hay en otros países, adquirí la capacidad para resolver problemas desde diferentes enfoques. Aunque en México hay desventajas, la formación que brinda es competitiva en el extranjero; la UNAM, en particular, tiene importantes redes de colaboradores e instituciones de prestigio donde se trabaja en equipo.

¿Por qué es importante la formación de recursos humanos de alta calidad?

Para mí lo más importante, lo que realmente me motiva, es ver a los chicos cumpliendo sus sueños; considero que la principal contribución es la formación de recursos humanos en la investigación, la docencia y las colaboraciones con científicos dentro y fuera del país. Hace falta que la sociedad reconozca la importancia del papel de la ciencia en el progreso de cualquier nación. En México hacen falta científicos y sobre todo científicas que se sumen a esta tarea; la equidad de género es una manera interesante de medir la evolución de una sociedad o de un país. Tenemos que trabajar desde adentro; lograr que más chicas se conviertan en investigadoras y ocupen cargos directivos.

¿Hay prejuicios respecto a las carreras científicas?

Hay percepciones erróneas. Por ejemplo, se suele creer que un doctorado es solo para impartir clases. Desafortunadamente hay poca conexión entre la industria y la preparación académica; se ve a la ciencia como una actividad alejada de la vida cotidiana. Debemos trabajar y divulgar el conocimiento científico para que los chicos sepan la importancia de la ciencia y la utilidad que tiene en el progreso y avances del país. Hay que fortalecer la colaboración entre academia, gobierno y empresas; nos falta entender que la educación va de la mano del mejoramiento social y que este tiene impacto económico.

¿Qué satisfacciones da innovar en la investigación?

Es muy gratificante y lo veo con mis estudiantes; percibo su satisfacción cuando presentan trabajos a colaboradores dentro y fuera de México, cuando se percatan del nivel de sus conocimientos, que son expertos en sus áreas, que no hay muchos en sus temas de investigación, y que eso les da mayores oportunidades de trabajo. Es muy satisfactorio verlos hablar con investigadores reconocidos a nivel mundial y destacar en congresos internacionales.

El doctor Ibarra se describe como “extrovertido, comunicativo, agradecido y optimista”, y una persona que en lugar de ahogarse en los problemas busca su solución. Le gusta trabajar en equipo y ver triunfar a su gente. También es perfeccionista y extremadamente puntual, los que considera defectos. Le gusta trabajar en equipo y ver triunfar a su gente.

Anayansin Inzunza

En ediciones anteriores
Slide 1

Cien años de la teoría general de la relatividad

Slide 2

La inteligencia artificial no es como la pintan

Slide 3

La dieta humana contra los ecosistemas del mundo

Facebook Twitter YouTube

Liniamientos ¡Suscríbete! pleca Revista digital pleca Guía del maestro pleca Antologías ¿Cómo ves? pleca
Evita el ciberbullying
Subir