UNAM
17 de octubre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 23 » Aquí estamos
imprimirpdfmenosmas

Aquí estamos

No. 23 Adictos a Internet

¿Qué tanto te ha atrapado Internet? La red mundial de computadoras es el fenómeno de la década. Nacido como proyecto militar en los setenta, la primitiva Arpa Net fue evolucionando hasta convertirse en una extensa red de computadoras conectadas entre sí a través del mundo. No se había visto tanto furor por un nuevo armatoste tecnológico desde la invención de la radio o de la primitiva televisión en blanco y negro. Y la pregunta ¿cuál es tu email? está reemplazando a la de ¿cuál es tu número de teléfono? Aunado a la revolución tecnológica, el fenómeno Internet nos lleva a una revolución social de dimensiones aún inesperadas.

El aislamiento de un individuo y el reemplazo que, tarde o temprano, se da en un usuario común de una plática virtual en chat rooms por alguna tarde con amigos del mundo “real”, conjuntamente con el servicio de pizzas a domicilio, está contribuyendo a crear a un nuevo tipo de individuo que en un futuro cercano sustituirá al clásico nerd. La personalidad estándar del ciudadano del nuevo milenio será la de un individuo parapléjico incapaz de sobrellevar más de cinco minutos de conversación lógica, si ésta no sucede vía módem. Nuestro personaje dominará todos los temas, desde las complejas ciencias exactas hasta la levitación hindú, pasando por las nuevas tendencias de las ciencias computacionales y la filosofía de Nietzsche, aunque su esperanza de vida deje mucho que desear.

Internet es un punto intermedio entre un magnífico medio de comunicación de alcance global y una nueva alternativa para evadir la realidad y refugiarse en un pequeño mundo.

¿Cuánto tiempo dedicas a las amistades en línea? Es una pregunta interesante. Un alto porcentaje de la población mundial conectada a Internet le dedica tres o más horas diarias. Sin ser tan pesimistas y tomando un promedio de dos horas al día, nos damos cuenta de que, a ese ritmo, el usuario promedio desperdicia cerca de un mes completo de su vida cada año. ¿Qué nos ha llevado a esto? ¿Nuestro propio aburrimiento crónico? Miramos con cariño aquellos recortes de la primera vez que la raza humana puso un pie en la Luna. Ahora ya nadie se interesa en el destino y los fines de las nuevas misiones espaciales. Realmente no estamos lejos de nuestro fin como especie, ahora que nuestra capacidad de asombro por pequeños detalles ha decaído notablemente. Los chinos ya sabían esto, pero se empeñaron en hacer su muralla, y toda su sabiduría y su conocimiento permaneció oculto a los ojos de la civilización occidental por siglos. Nos toca decidir de qué lado de la muralla queremos estar, o mejor aún, de qué lado nos ha tocado estar.

Juan Pablo Maldonado López
Tercer semestre, Preparatoria José Sixto Verduzco,
Jacona, Michoacán, México.

 

Este espacio es tuyo: aquí puedes publicar tus comentarios, reflexiones y experiencias en torno a la ciencia. Envíanos un texto breve y adjunta tu nombre, dirección, teléfono y el nombre de la escuela a la que asistes. Manda tus colaboraciones.

Fax: 5665-2207

Correo electrónico: comoves@dgdc.unam.mx

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Slide 3

La inteligencia artificial no es como la pintan

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir