UNAM
16 de enero de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 190 » De entrada
imprimirpdfmenosmas

De entrada

No. 190

Conseguir una fuente de energía limpia, barata y que jamás se agote es un anhelo desde hace décadas. El mejor candidato para ser esa fuente de energía es, también desde hace décadas, la fusión nuclear. Pero conseguirla en un ambiente controlado y de manera que podamos producir electricidad con ella resultó un desafío muchísimo mayor del esperado. Por eso son muy buenas las noticias que nos da Daniel Martín Reina en el artículo de portada: en fechas recientes, y en dos proyectos muy diferentes entre sí, ha habido avances de gran importancia en la investigación sobre fusión nuclear.

Qué hacen los animales para combatir las enfermedades que los aquejan es el tema que abordan Constantino Macías e Isabel López-Rull. Resulta asombrosa la variedad de estrategias que utilizan: desde consumir ciertas plantas hasta aprovechar la luz del Sol, pasando por los baños de lodo y hormigas. De todo ello es mucho lo que podemos aprender para beneficio de la salud humana.

El cambio climático está dando problemas en muchos lugares del mundo. Y a éste se añade un fenómeno cíclico que tiene su origen en el océano Pacífico, pero afecta el clima del mundo entero. Se trata de El Niño y los Murray escriben sobre lo que se espera del mismo durante el resto de 2014. Más de los mares encontrará el lector en la sección “Así fue”, en la que Luis Javier Plata Rosas se ocupa de quien muchos consideran el mejor oceanógrafo de todos los tiempos, Henry Stommel. La razón, en palabras de Luis Javier, es que hizo aportaciones en todos los temas de esa disciplina, desde los más prácticos hasta los más teóricos, y no tuvo par en lo que se refiere a explicar la física de los océanos.

Completa esta edición un artículo de Miguel Ángel Cevallos, quien da cuenta de un avance médico que está teniendo muy buenos resultados, si bien todavía es experimental. La manera elegante de nombrarlo es “trasplante de microbiota intestinal”, pero es más conocido como trasplante fecal. Y en efecto, consiste en trasplantar heces fecales de pacientes sanos para aliviar padecimientos de personas que han perdido en su intestino los microorganismos indispensables para mantener la salud. A veces lo que nos parece asqueroso puede ser muy eficaz.

 

Estrella Burgos

En ediciones anteriores

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir