UNAM
23 de abril de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 200 » De entrada
imprimirpdfmenosmas

De entrada

No. 200

En diciembre de 1998 presentamos el primer número de ¿Cómo ves? en el teatro del museo Universum, donde están las oficinas de la revista. En esa época no teníamos idea de cuál iba ser el futuro de la nueva publicación, pensada para los jóvenes. Pero estábamos optimistas y muy agradecidos de poder hacer un trabajo creativo desde la UNAM para compartir con los lectores la manera científica de ver el mundo; para contarles cómo se investiga, quiénes lo hacen, qué resultados obtienen y en qué forma todo ello se relaciona con cada uno de nosotros. Luego de más de 16 años de hacer esta revista mensualmente, seguimos sorprendidos del éxito de ¿Cómo ves? en un país en el que se supone que a la gente no le interesa la ciencia y los jóvenes leen muy poco. Nuestra experiencia demuestra que por fortuna no es así.

Desde aquel diciembre ha habido grandes avances en la ciencia, y la tecnología nos ha traído nuevas formas de comunicación y nuevas herramientas para hacer nuestro trabajo. Cuesta recordar cómo era la vida sin teléfonos inteligentes, sin redes sociales, sin impresión digital…

Pero la situación de nuestro país también se ha deteriorado en formas que no podíamos imaginar hace 16 años, y eso hace que la labor de comunicar la ciencia sea aún más importante porque la ciencia es una fuente de esperanza; una esperanza bien fundada. El conocimiento que produce puede aplicarse para muchas cosas, entre ellas mejorar la calidad de vida y entender el comportamiento humano. Más aún, el mero hecho de conocer algo, de entender un fenómeno y de plantearse nuevas preguntas, conlleva una enorme satisfacción. A veces incluso puede darnos una sensación de libertad cuando la hemos perdido. Eso fue lo que hace unos años nos escribió un joven que había estado en prisión. En su carta relataba que un familiar empezó a llevarle ¿Cómo ves? y que leerla le permitió a su mente escapar de las rejas y adentrarse en los misterios del Universo y en la teoría de la evolución. Cuando por fin salió de la cárcel, una de las primeras cosas que hizo fue escribirnos esa carta.

Sí, seguimos optimistas y muy agradecidos de poder dar esperanza a nuestros jóvenes, de trabajar en la magnífica institución que es la UNAM, del equipo que formamos, de la colaboración de tantísimas personas —con sus textos, sus ilustraciones, sus fotografías—, de la ayuda de nuestros asesores y de quienes han promovido esta revista. Y sobre todo apreciamos el invaluable apoyo de ustedes, nuestros lectores, sin el cual no seguiríamos aquí y no habríamos tenido la oportunidad de hacer lo que más nos gusta durante 200 meses (y los que faltan).

 

Estrella Burgos

En ediciones anteriores
Slide 1

Medicina espacial*

Slide 2

El agente secreto de la evolución

Slide 3

Experimentos con animales, ¿mal necesario?

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir