UNAM
20 de agosto de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 234 » De entrada
imprimirpdfmenosmas

De entrada

No. 234

La gran etóloga y primatóloga Jane Goodall tenía 26 años cuando llegó a Gombe, Tanzania, para estudiar a los chimpancés. Y siguió haciéndolo por más de 50 años, durante los cuales además se casó dos veces, fue madre de un hijo y obtuvo un doctorado en la Universidad de Cambridge, Inglaterra. Goodall está considerada la máxima experta mundial en estos animales y durante décadas ha militado en favor de la conservación ambiental y los derechos humanos. En el artículo de portada Laura V. Cuaya narra lo ocurrido en un sangriento conflicto entre chimpancés, que Goodall registró detalladamente —una verdadera guerra de los simios—, y nos explica sus posibles causas.

En “Arquitectura forense” Guillermo Cárdenas escribe sobre una nueva disciplina que se nutre tanto de la ciencia como del arte para buscar evidencias de crímenes de guerra, violaciones de los derechos humanos y daños graves al medio ambiente. Entre los casos que se han examinado desde esta disciplina está el de Ayotzinapa, con 43 estudiantes que a la fecha siguen desaparecidos.

Maia Miret, a quien damos la bienvenida a estas páginas, comparte una de sus pasiones: los trilobites, criaturas antiquísimas cuyos fósiles son codiciados, y un hallazgo muy reciente que por primera vez revela cómo se reproducían estos animales extintos, parientes lejanos de las arañas.

“La carrera científica, comercial y tecnológica por alcanzar la inmortalidad humana ya comenzó”, afirma Greco Hernández en el texto que completa la presente edición. Y nos proporciona abundantes ejemplos de ello. También nos lleva a reflexionar si como especie nos conviene alcanzar esa meta.

 

Estrella Burgos

En ediciones anteriores
Slide 1

Escapar de la violencia

Slide 2

Aire limpio, ¿un milagro?

Slide 3

Armas biológicas

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir