UNAM
18 de octubre de 2017
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 51 » Ojo de mosca
imprimirpdfmenosmas

Ojo de mosca

No. 51 Moby y la comunión con el cosmos

Moby, el famoso creador de música electrónica, incluye en su más reciente disco, 18, una canción llamada “We are all made of stars” (todos estamos hechos de estrellas), que hace poco sonó mucho en la radio.

Aunque la letra de la canción se refiere sobre todo a la fraternidad entre los seres humanos, el título hace alusión a un hecho fascinante revelado por la astronomía: que prácticamente toda la materia que conforma a los seres vivos fue fabricada en esas gigantescas bolas de gas incandescente que, vistas desde la Tierra, parecen simples puntitos luminosos en la oscuridad de la noche: las estrellas.

La historia ya nos la había narrado magistralmente Carl Sagan en su libro (y serie de TV) Cosmos. El Universo originalmente consistía casi únicamente de hidrógeno, el elemento químico más simple. A partir de esta materia primordial, creada en el big bang o gran explosión, se formaron, por atracción gravitacional, las estrellas, que al condensarse se calentaron. En su interior comenzaron a llevarse a cabo las reacciones termonucleares que convierten el hidrógeno en helio —el siguiente elemento en la tabla periódica— y liberan energía en forma de luz y calor.

A medida que maduran, algunas estrellas se comprimen y calientan aún más, y el helio formado en ellas comienza también a reaccionar, formando a su vez carbono y nitrógeno, elementos fundamentales para los seres vivos. Reacciones posteriores producen elementos más pesados: oxígeno, magnesio, azufre, hierro... Algunas de estas estrellas se convierten en supernovas y explotan, liberando sus productos al espacio. Así, las estrellas fabrican los elementos de nuestro mundo.

En la portada de su disco, Moby aparece vestido con un rudimentario traje de astronauta. Pacifista convencido, uno de los mensajes que transmite su música es que los seres humanos somos una sola familia. Al señalar que estamos hechos del mismo material de las estrellas nos recuerda no sólo que somos uno con el Universo: los seres vivos somos una consecuencia natural de la forma cómo está hecho. Descendemos de él por un proceso evolutivo que estamos comprendiendo cada vez mejor.

Cierto, estamos hechos de estrellas, pero más asombroso es saber que existimos gracias a las mismas leyes que permiten su existencia. La unidad del Universo no es sólo una especie de comunión mística, sobrenatural, sino un hecho de la naturaleza, y por lo tanto comprensible. Sin por ello dejar de ser maravilloso.

Comentarios: mbonfil@servidor.unam.mx

 

Martín Bonfil Olivera

En ediciones anteriores
Slide 1

En busca de otros mundos

Slide 2

Lo interesante está al final

Slide 3

Aguas profundas: crónica de un desastre anunciado*

Facebook Twitter Google+ YouTube

encuesta suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Concurso Evita el ciberbullying Nutilus Valor UNAM
Subir