UNAM
18 de septiembre de 2018
II
II
¿Cómo ves?
Inicio » Número » Índice 128 » ¿Quién es?
imprimirpdfmenosmas

¿Quién es?
Johanna Broda
Foto: Ernesto Navarrete

No. 128 Johanna Broda

Desentrañar el culto a las montañas

“Nací en Austria y mi infancia trascurrió entre libros sobre viajes a países remotos. De mis padres aprendí el respeto y el amor por todos los pueblos. Mi abuela, actriz muy culta, me contaba cuentos y alimentaba mi sueño de dedicarme a la etnología, a la antropología y a la historia”. En 1973, Johanna Broda vino a México con la ilusión de “descubrir su atrayente cultura y la de los pueblos de América”. Llegó con su hija de nueve años y una maleta repleta de incógnitas, buscando familiarizarse con la vida y la cosmovisión de los pueblos indígenas. Antes había hecho el doctorado en etnología en la Universidad de Viena, con la especialidad en antropología mexicana o “mexicanística” y también estudió en la London School of Economics, Inglaterra, y en la Universidad Complutense de Madrid, donde fue profesora del Departamento de Antropología de América. “Cuando llegué a México me fascinó la complejidad de su cultura, sus artesanías y su historia”, recuerda la investigadora.

De 1973 a 1979 trabajó en el Centro de Investigaciones y Estudios en Antropología Social (CIESAS) y desde 1980 se desempeña en el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM. Sus primeros estudios se centraron en las ceremonias religiosas de los aztecas del Valle de México. Entre sus proyectos actuales se encuentra la concepción del tiempo y del espacio en el mundo prehispánico. “Me siento privilegiada de ser investigadora de la UNAM, pues México es mi segunda patria, y significa mucho para mí que me hayan otorgado el Premio Universidad Nacional 2008, en Investigación en Ciencias Sociales”.

La obra de la doctora Broda posee originalidad y rigor académico; abarca áreas de la historia social mexica del siglo XV y de épocas anteriores de la civilización mesoamericana. Combina el estudio de las fuentes escritas con la arqueología, la geografía cultural y la arqueoastronomía, en particular la observación de la naturaleza y los calendarios prehispánicos. Investiga también el sincretismo y la reelaboración simbólica en los pueblos y culturas indígenas desde la época prehispánica, así como los antecedentes de las religiones indígenas en el desarrollo de la civilización en Mesoamérica. “En los años 80 me compenetré con la arqueología porque me fascina estudiar los sitios ceremoniales. Quizá por mi origen y por haber pasado mis primeros 19 años cerca de los Alpes, me atraen los paisajes montañosos. De niña soñaba con escalar el Everest y leía mucho sobre las conquistas del Himalaya; nunca me volví alpinista, pero me propuse conocer el significado del culto a las montañas”.

En sus estudios de arqueoastronomía, Johanna ha tratado de saber cómo construyeron los antiguos mexicanos su visión del Universo, una visión basada en la observación y la comprobación. “Entre los mexicas existieron lugares sagrados, santuarios íntimamente ligados con la observación astronómica, por medio de Calendarios de Horizonte. Aún hoy es posible percibir las líneas visuales de los alineamientos más significativos que establecen una conexión entre los sitios y las montañas. La observación de la naturaleza y los calendarios los analizo desde la perspectiva del significado que tenían para las sociedades pasadas; aplico un enfoque interdisciplinario, colaborando con astrónomos, geógrafos culturales y arqueólogos”.

Johanna Broda es autora y coordinadora de 11 volúmenes colectivos y de más de 100 artículos especializados y capítulos de libros publicados en México y el extranjero. Relata que hace muchos años su colega Catharine Good la invitó al pueblo de Ameyaltepec en el Alto Balsas, en Guerrero, a presenciar una ceremonia llamada yalo Tepetln o “ida al cerro”, para festejar la fiesta de la Santa Cruz. “Los lugareños ponen ofrendas, cantan y rezan toda la noche y pernoctan en lo alto del cerro, y por la mañana intercambian comida. Esta vivencia me impactó mucho por la profunda continuidad de la relación con el paisaje, con la naturaleza y por lo que representan las montañas para ellos”.

Durante sus viajes Johanna ha nutrido su colección de arte popular, especialmente su acervo de esculturas en miniatura de animales así como de textiles tradicionales: “Mi casa parece un museo con objetos de gran valor sentimental que he reunido a lo largo de los años.”

Su labor docente es vasta; ha sido profesora visitante en las universidades de París, Madrid, Cantabria y Viena. En México ha impartido cátedras en el posgrado de antropología y de estudios mesoamericanos de la UNAM y en el de historia y etnohistoria en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. “He aprendido mucho de mis alumnos, algunos de ellos antropólogos, etnohistoriadores, arqueólogos, geógrafos y arquitectos muy conocedores de las culturas indígenas del país.”

La maleta de Johanna Broda está repleta de hallazgos, tradiciones y costumbres encontrados en su aventura intelectual en México. Ella ha sabido tender puentes entre el pasado y el presente para rescatar los elementos culturales y darles su valor histórico y social. Ésta es su herencia para las nuevas generaciones de jóvenes latinoamericanos.

PersonalmenteSoy muy inquieta, siempre necesito tener alguna actividad, pero también soy tranquila. Quiero mucho a la gente que me rodea.

Autorretrato.

Tiempo libre.Me dedico a cuidar las plantas y los árboles del jardín. Me gusta mucho caminar en los cerros.

 

Concepción Salcedo Meza

En ediciones anteriores
Slide 1

Sismos

Slide 2

Suicidio: jóvenes en riesgo

Slide 3

El aroma del recuerdo

Facebook Twitter Google+ YouTube

suscripción Antología Nuestro canal en Youtube
promociones2 promociones1 promociones3
Evita el ciberbullying Nutilus
Subir